¿Cansada de probar productos en tu cabello? Aprender a saber lo qué necesita

Al momento de estilizar nuestro cabello cometemos errores muy comunes que, además de arruinar la melena, nos hacen gastar dinero. Por ejemplo, cuando vemos que el pelo está maltratado y con frizz, intentamos solucionarlo con productos ligeros y procesos con calor que resultan contraproducentes porque las puntas se abren más.

O peor aún, cuando tenemos poca humectación y lavamos con tratamientos pesados y agua fría, y sólo notamos que el cabello queda más seco y con restos, ¿te ha pasado algo de esto? La responsable de la situación es la porosidad del cabello.

La porosidad es la facilidad que tiene el cabello de absorber y mantener la hidratación dentro de sus cutículas. Saber esto es importante para saber qué productos usar, si deben ser con más proteína o con más humectación.

Por eso, es necesario que conozcas tu tipo de porosidad para que no caigas en los errores anteriores una vez más. De esta manera sabrás con certeza las características de los tratamientos que tu cabellera necesita, no derrocharás tu dinero a la basura y obtendrás un resultado saludable y controlado.

Esta es la prueba de la porosidad

Toma un cabello que se te haya caído y lávalo con un champú para eliminar cualquier resto de producto que altere el resultado. Una vez que se seque, sumérgelo en un vaso lleno de agua a temperatura ambiente, procurando que no quede pegado al vidrio.

Espera 10 minutos y revisa ahora dónde se ubica el cabello. Si se encuentra flotando en la superficie del líquido, quiere decir que la porosidad es baja. Si está en medio del agua, significa que la porosidad es media. Si está hundido en el fondo, la porosidad es alta.

Tu cabello necesita hidratación si

Si la porosidad es baja o el cabello se encuentra en la superficie. Esto indica que la cutícula está cerrada, no absorbe la humedad fácilmente y, por ello, tiende a acumular restos de productos. Lo ideal aquí es usar vapor (como el de una toalla caliente) para abrir las cutículas, aplicar un combo de champú y acondicionador humectante y usar productos ligeros que sellen las cutículas nuevamente.

Tu cabello necesita proteína si

Si la porosidad es alta o el cabello está hundido en el fondo. Esta se trata de una cutícula abierta donde los activos de los productos entran y salen fácilmente. Lo podemos observar en un cabello opaco, con frizz, frágil, debilitado y dañado. Para esto coloca mascarillas o tratamientos de proteína cada 3 semanas, evita el agua y el vapor caliente, deja el acondicionador por al menos 3 minutos y apóyate de aceites espesos para sellar esa capa que le falta a tu melena.

¿Tu cabello se quedó en medio del vaso? Es sinónimo de que tienes porosidad media o una cutícula que mantiene los niveles de humedad a lo largo del tiempo. Esto es señal de que debes seguir manteniendo un equilibrio entre productos que hidratan y productos que nutren con proteína. La porosidad cambia a lo largo del tiempo, dependiendo de los productos y procedimientos que apliques. Por este motivo, te aconsejamos repetir el test de porosidad cada 3 meses o antes, si es que notas que tus tratamientos no están funcionando.

Further Reading
¿Las uñas acrílicas pueden afectar considerablemente tu salud?

Fuente. vidasana.sv

Irtra
CMI

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll to top
Close