miércoles, julio 17, 2024
MAD-HAV Enjoy Travel Group
Enjoy Travel Group
Grupo Hotelero Islazul
Banco GyT
HardRock
Irtra
Barceló Solymar
Campismo Popular
Los Portales
Agexport
Banco GyT
Intecap
HardRock
Instituto Hondureño de Turismo
Enjoy Travel Group
Centro Nacional de Cirugía de Mínimo Acceso de Cuba
Irtra
Cervecería Centroamericana S.A.
INOR
Nestle
MAD-HAV Enjoy Travel Group
BAM
Servicios Médicos Cubanos
Irtra
Grupo Hotelero Islazul
Herbalife

La ONU y la democracia en América Latina

Tiempo de lectura estimado: 5 minutos

Panamá. Esta realidad indica que la democracia no se perfecciona globalmente, sino por partes, priorizando lo que más interesa al pueblo

La crisis de la democracia tiene diversas causas de igual categoría. Entre éstas se encuentran, sin duda, los problemas acumulados. El principal de ellos es el relativo al desempleo, sin opacar la corrupción, la seguridad social y la negación de la igualdad. No existe gobernante panameño que no haya prometido acabar con el desempleo. Lamentablemente, como país subdesarrollado, Panamá carece de las actividades económicas que puedan garantizar el pleno empleo. Los grandes países industriales no han logrado, ni lograrán, el cero desempleo.

Lo que le ocurre a la democracia es que sus adalides prometen trabajo para los desocupados y luego de todo cambio de gobierno, a los pocos meses, el pueblo logra advertir que todo sigue igual. El problema de la igualdad, a su vez, como principio fundamental, no supera su crisis ni en la democracia, ni mucho en la dictadura, porque siguen existiendo los “desfavorecidos y los privilegiados”. Esta realidad indica que la democracia no se perfecciona globalmente, sino por partes, priorizando lo que más interesa al pueblo.

La frustración, crónica, por cierto, ha hecho posible que algunas encuestas mal orientadas estén dirigidas a dar algún tipo de oxígeno a las dictaduras. Los encuestadores se preguntan si acaso los totalitarios son alternativa de gobierno. La pregunta es irresponsable, por no decir torpe, porque al formularse no se sugiere ninguna clase de reflexión sobre las experiencias vividas bajo la férula de las tiranías. En los momentos en que los marginados conviven con el desengaño, el encuestador aprovecha la oportunidad para hacer una pregunta sugerente, de por sí impertinente, por descansar en perspectivas ficticias: ¿Si la dictadura le ofrece pan, techo, seguridad social, trabajo, la prefiere a la democracia? ¿Prefiere la seguridad a la libertad?

La pregunta, en caso de haberse formulado así, es malévola porque encarna la utopía en el despotismo y degrada a la libertad al pintarla sin colores, sin expresión real y vital, sin los elementos espirituales que son propios de ella. Se ignora que la seguridad es el tuétano de la libertad. Salvo que los encuestadores presuman que la libertad es una entelequia fría, ajena a la naturaleza del ser humano.

Es lógico que, si a un sediento le advierten que sólo hay un trago amargo totalitario para sobrevivir, éste no vacilaría en escanciarlo. Pero se trata de un ejemplo extremo, de laboratorio, porque siempre existe como posible el trago dulce de la democracia que nunca deja de estar al alcance de los pueblos como realidad o como posibilidad digna. El trago amargo totalitario es como el trago engañoso de vinagre proporcionado a Cristo en su hora de martirio.

Dentro de tales parámetros, de significados muy extraños, la ONU llevó a cabo una reciente encuesta en algunos pueblos latinoamericanos y se dijo que ciertos sectores prefieren la seguridad a la libertad y que, si una dictadura ofrece lo esencial para vivir, nada importa vivir bajo el sistema dictatorial. Todo es engañoso y antihistórico, porque desde que cesó la esclavitud el ser humano no puede concebir como propio de su condición saborear el pan sin libertad.

Una encuesta en beneficio de la democracia, con sus respectivos consejos didácticos, debería enfocar la interrogante de modo que la libertad siempre salga airosa. Sugerir hipótesis falsas que hagan atractiva la dictadura porque, según se dice, da pan, aunque condicionalmente, es vergonzoso porque consagra la exaltación de lo ventral como ideal humano. En estos días recordé a Benjamín Franklin, al afirmar que aquellos que prefieren la seguridad a la libertad no se merecen ni la libertad ni la seguridad.

A los pigmeos que se identifican con la dictadura se les debe ignorar a la hora de precisar el perfil ideológico de un pueblo. Como igualmente se debe ignorar a los sátiros y demás sabandijas del crematorio humano a la hora de precisar las estructuras morales de una sociedad.

El resto del informe de las Naciones Unidas, llevado de la mano por Dante Caputo, es académicamente perfecto como todo lo que fabrican los expertos talentosos de los organismos internacionales.

La crisis de la democracia se debe entre otras cosas a que la clase política no tiene la fortaleza ni la voluntad para resistir las embestidas de la opinión pública. Suplen la polémica por el desdén. Quienes representan la democracia carecen de argumentos persuasivos para triunfar en toda polémica que tenga por objeto el encuentro de la verdad. No se logra diferenciar la defensa del gobierno de la defensa de la democracia. Estos fenómenos no se dan en la dictadura, porque en ella sólo existe su verdad y no se advierte una reflexión contraria. En la dictadura la opinión pública tiene un bozal bañado de adrenalina.

En la democracia la disputa hasta encontrar el fin último o la causa remota de una tesis es confrontación de gladiadores y en los sistemas políticos democráticos débiles el único gladiador vigoroso es la opinión pública. Por eso hoy el cuarto poder del Estado es la opinión del pueblo y ante ella el político contemporáneo suele encontrar con cierto recato el aplauso por sus virtudes y la censura sin freno por sus vicios notorios.

El gobierno que se iniciará dentro de pocos días, y que será el timonel de la democracia que aún corre en pañales, advertirá pronto que no habrá voluntarios para defenderla en su esencia, pero sí sobrarán los espontáneos para destruirla en el habitual festín de los intereses. Lo importante es advertir y truncar a tiempo ese maldito festín que tiene en crisis a la democracia latinoamericana.

A los pigmeos que se identifican con la dictadura se les debe ignorar a la hora de precisar el perfil ideológico de un pueblo. Como igualmente se debe ignorar a los sátiros y demás sabandijas del crematorio humano a la hora de precisar las estructuras morales de una sociedad”

Campismo Popular
INOR
HardRock
Intecap
BAM
Instituto Hondureño de Turismo
Los Portales
Herbalife
Banco GyT
Enjoy Travel Group
Barceló Solymar
Nestle
Grupo Hotelero Islazul
MAD-HAV Enjoy Travel Group
Agexport
Irtra
Irtra
Centro Nacional de Cirugía de Mínimo Acceso de Cuba
Cervecería Centroamericana S.A.
Servicios Médicos Cubanos

Related Articles

Cervecería Centroamericana S.A.
INOR
Enjoy Travel Group
BAM
Irtra
Barceló Solymar
Agexport
MAD-HAV Enjoy Travel Group
HardRock
Instituto Hondureño de Turismo
Banco GyT
Los Portales
Intecap
Irtra
Nestle
Campismo Popular
Servicios Médicos Cubanos
Centro Nacional de Cirugía de Mínimo Acceso de Cuba
Grupo Hotelero Islazul
Herbalife

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí
Captcha verification failed!
La puntuación de usuario de captcha falló. ¡por favor contáctenos!

Instituto Hondureño de Turismo
Campismo Popular
MAD-HAV Enjoy Travel Group
Barceló Solymar
Servicios Médicos Cubanos
BAM
INOR
Enjoy Travel Group
Centro Nacional de Cirugía de Mínimo Acceso de Cuba
HardRock
Grupo Hotelero Islazul
Cervecería Centroamericana S.A.
Intecap
Agexport
Nestle
Irtra
Irtra
Los Portales
Banco GyT
Herbalife
- Advertisement -
Intecap
Henkel Latinoamerica
Tigo
Hotel Barcelo Solymar
AirEuropa
Revista Colombiana de Turismo Passport
Irtra
La Ruta de Hemingway
Havanatur
Maggi - GLUTEN-FREE
Blue Diamond Resorts
Cubacel
Barcelo Guatemala City

Lo más leído...

- Advertisement -
Henkel Latinoamerica
Hotel Barcelo Solymar
Blue Diamond Resorts
Tigo
Maggi - GLUTEN-FREE
Intecap
La Ruta de Hemingway
Irtra
Revista Colombiana de Turismo Passport
Barcelo Guatemala City
AirEuropa
Cubacel
Havanatur