Turismo religioso se reinventa para sobrevivir pese a pandemia

0
301

Instituto de Gastroenterologa

Honduras. Pese a la pandemia, que por segundo año “apaga” la “industria sin chimenea”, esta se reiventa ofreciendo experiencias a los veraneantes, que optaron por disfrutar de unas vacaciones veraniegas en Comayagua, Siguatepeque, Lempira, Yojoa y otras zonas del país.

En Comayagua, la capital del turismo religioso de Honduras, este Viernes Santo se desarrollaron las celebraciones tradicionales que distinguen a esta ciudad colonial, aunque de manera limitada.

Abrieron las puertas de las iglesias y con todo el control y las medidas de bioseguridad posibles, en coordinación con las disposiciones del Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (Sinager), recibieron a los turistas.

El alcalde de Comayagua, Carlos Miranda, expresó que las actividades religiosas se desarrollaron de manera limitada y controlada para evitar los contagios.

Las celebraciones se limitan únicamente a mantener la tradición, sobre todo la religiosa, el fervor cristiano y la tradición cultural que Semana Santa promueve en la ciudad colonial.

En los templos y museos locales, hubo preciosas alfombras para recordar las actividades de otros años, donde participaron cientos de personas en las actividades religiosas, que también son una muestra de arte.

Para los comayagüenses, las alfombras de aserrín por donde pasa el Santo Entierro son una tradición de la Semana Santa, desde hace cerca de seis décadas.

Este año, estas obras de arte se elaboraron de manera demostrativa en museos, casas culturales, hoteles, restaurantes y centros comerciales para que el turista y los habitantes locales puedan apreciarlas.

Fuente: La Tribuna.


NiPromed


Trecsa


Ministerio de Turismo de Cuba

Leave a reply


Banco Ficosah


Heberprot