Hacienda Guachinango, un lugar para los amantes de la naturaleza

0
627

Cuba. El Valle de los Ingenios se ubica muy cerca de Trinidad, ambos declarados por la Unesco en 1988 Patrimonio de la Humanidad, allí los amantes de la naturaleza pueden descubrir la Hacienda Guachinango, un lugar para disfrutar de la vida en el campo con sus tradiciones y cultura.

La Hacienda Guachinango data del año 1806, conserva sus decoraciones de la época, con murales realizados por anónimos artistas que recrean escenas bíblicas, mitológicas y de animales, muy poco común en la historia de las decoraciones murales de Cuba.

Durante años el lugar ha sido conservado por familiares quienes han mantenido su encanto y tradición, y donde los visitantes podrán vivir una experiencia única.

La hacienda cuenta con un área de restaurantes en el portal principal que ofrece platos típicos cubanos muy tradicionales, realizados según las costumbres de los campesinos de la zona. Tal es el caso del cerdito ahogado, el pollo Doña Inés, con una receta única, el hígado encebollado, el rabo encendido, el lacón al estilo Río Ay, entre otros.

Se ofrecen además para la renta tres habitaciones climatizadas, con agua caliente las 24 horas, televisión por cable, minibar, plancha y secadora de pelo, decoradas con la arquitectura de la época que combinan con modernidad y todo el confort necesario para un descanso placentero.

Guachinango y su entorno constituyen un lugar ideal para hacer paseos a caballos o a pie, muy cerca está el Río Ay, donde se puede tomar un baño, realizar observaciones de aves, con un paisaje muy natural. También la estancia le permite un contacto directo con las costumbres de los campesinos de la zona, aprender como moler granos de café en un pilón, ensillar un caballo, ordeñar una vaca, dar de comer a los animales de la hacienda, disfrutar de las plantaciones de caña y diversas variedades de árboles frutales, por solo citar algunos. También pueden visitar lugares de interés históricos y socio culturales del entorno, como la casa hacienda Manaca Iznaga y su torre con el campanario.

Por su frente pasa un ferrocarril con una de las excursiones más vendidas desde la ciudad de Trinidad, un tren con vagones tradicionales de la época y una locomotora de vapor, que le permite a los clientes, después de dar un paseo por el Valle de los Ingenios, hacer una parada en la Hacienda Guachinango y disfrutar de los servicios que allí se ofrecen.

Sin dudas es una experiencia única, en un entorno puramente campesino, auténticamente cubano.

Para mayor información puede contactar: 53 41 99 6304 / 53 41 99 6406

Email: reservas@trin.palmares.cu

Fuente: Periódico Digital Centroamericano y del Caribe.


Ministerio de Turismo de Cuba


Grupo Extrahotelero Palmares


Industria Molinera S.A.


Respaldando Guatemala


Ciengo Montero


Heberprot

Leave a reply

*