Ticos dejan de utilizar efectivo para endeudarse con tarjeta de crédito

0
346

Costa Rica. En este 2019, los consumidores costarricenses han disminuido el uso del efectivo y lo han sustituido por tarjetas de crédito. Así lo revela la Encuesta de Hábitos del Consumidor realizada anualmente por la Asociación GS1.

El año anterior, un 48,6% de los costarricenses pagaban en efectivo sus compras en el supermercado, sin embargo, para este 2019 esta cifra cayó a un 37,3%. Al mismo tiempo, los pagos con tarjeta de crédito aumentaron 12 puntos porcentuales, pasando de 18,3% a 30,6%.

Este comportamiento, concuerda con las altas cifras de endeudamiento de la población dadas a conocer recientemente por el Gobierno y con la gran cantidad de tarjetas de crédito que circulan actualmente.  Según el tercer estudio trimestral de tarjetas de crédito del 2019, realizado por el Ministerio de Economía, Industria y Comercio (MEIC), a julio existían 2.984.769 de plásticos de este tipo, equivalentes a una deuda total de 1.465.061 millones de colones.

Guillermo Varela, director ejecutivo de GS1 explica que el estudio, que se encamina a medir los comportamientos de los consumidores de acuerdo a las generaciones, “muestra que las tarjetas de crédito son usadas mayoritariamente por personas en edad productiva, es decir, los Millenials (21 y 34 años) y la generación X (35 a 49 años), mientras que las personas mayores de 65 años son quienes utilizan más efectivo”.

Diferencias generacionales marcan la pauta

Precisamente, el estilo de vida de cada generación ha venido marcando la pauta en cuanto a los hábitos de consumo, lo que supone un reto para las cadenas de supermercados y el comercio en general.

Un ejemplo de ello es la elección del lugar donde compran. En relación con el año anterior, la cercanía a su casa del punto de venta se mantiene como la principal condición para seleccionar el supermercado (52% del total de encuestados). Pero el estudio muestra cómo para quienes se encuentran en edad productiva (entre 18 y 49 años), el segundo criterio de escogencia es la cercanía con el trabajo.

Por otra parte, la fidelización a un solo supermercado ha venido aumentando, en 2018 un 20,6% afirmaba que realizaba sus compras solamente en el punto de venta donde fue encuestado y para este año la cifra aumentó a un 38,2%. Destaca el dato de que a mayor edad, existe más fidelidad.

A pesar de esto, un 59,7% de encuestados prefieren fraccionar sus compras en diferentes puntos de venta. La principal razón para hacerlo es el factor precio (44,9%) y el no encontrar el producto que encontraban en el supermercado hace que un 24% de las personas se desplacen a otro lugar en busca de sus productos.

Aquí también vemos muestras de las diferencias generacionales, pues la mayoría de las personas que buscan mejores precios son quienes tienen edades entre los 18 y 49 años, pues se preocupan por dar un mejor uso a su presupuesto, mientras que los mayores se interesan por conseguir sus productos preferidos.

“Los supermercados tienen la gran tarea de satisfacer todas las exigencias de cada una de las generaciones si quieren mantener buenos índices de ventas: deben ofrecer precios competitivos si quieren atrapar a los costarricenses productivamente activos pero también ofrecer un surtido de calidad para quienes se toman su tiempo para encontrar lo que andan buscando”, afirma Varela.

Para este 2019, predomina la cantidad consumidores que adquieren un producto que no tenía contemplado comprar: un 54,4%. Las principales razones por las que incurrieron en la compra imprevista son que recordaron que necesitaban el producto (34,5%) y que encontraron el producto en oferta (32%).

El 50% de los jóvenes entre 18 y 20 años que compraron por impulso lo hicieron porque querían probar productos nuevos y las demás generaciones quisieron aprovechar las ofertas.

Otros hallazgos

Entre otros de los resultados que arrojó la tradicional encuesta, destacan que los supermercados se mantienen como el lugar preferido para adquirir los artículos que se van agotando en los hogares costarricenses (51% de respuestas afirmativas), mientras que las pulperías y abastecedores ocupan nuevamente el segundo lugar con un 25,3%.

Además, las ferias del agricultor se mantienen como el principal lugar para comprar frutas y verduras: 41,9% versus a un 32,2% que lo hacen en los supermercados. Sin embargo, la visita a la feria viene mostrando una tendencia a la baja desde el 2017, pasando de un 52,2% en ese año a un 41,9% para este 2019.

En cuanto a la compra de carne, no hay una variación con respecto al año pasado y se registra un 39% de preferencia a las carnicerías frente a un 34% de los supermercados.

Este año, se encuestaron a 670 consumidores que se encontraban comprando en tres de las principales cadenas de supermercados del país.

Fuente. Periódico Digital Centroamericano y del Caribe


Meli Hotels International Cuba


Banco Ficosah


Avianca


INOR


Ciengo Montero


Heberprot

Deja una respuesta

*


Hotel Barcelo Solymar


Hotel Conquistador


TransTur