A un año de la pandemia, el teletrabajo y la ciberseguridad siguen siendo importante

0
370

Industria Molinera S.A.

Recientemente se cumplió un año de la confirmación del primer caso de COVID-19 en Guatemala, lo que marcó el comienzo del confinamiento, el cual trajo algunos cambios en la vida de las personas, como el distanciamiento físico, la educación virtual y el teletrabajo.

Y aunque muchos guatemaltecos ya se adaptaron a la dinámica social, laboral y académica producto de la pandemia, en el país aún siguen las medidas de precaución, pues de los más de 184 mil casos registrados por el Ministerio de Salud y Asistencia Social, 7 mil 800 están activos. Eso marca la pauta para pensar que el trabajo a distancia aún es una necesidad para evitar los contagios.

Pero lejos de ver esta situación como algo negativo, tanto empresas como colaboradores la han tomado como una oportunidad para buscar nuevas formas de desarrollarse profesionalmente.  Según un estudio realizado por Lenovo en el 2020, el 63% de los trabajadores señalaron que se sienten más productivos laborando desde casa que cuando lo hacían en la oficina. Es decir, la tecnología ha sido una herramienta fundamental para que las organizaciones públicas y privadas puedan garantizar la continuidad de sus operaciones.

“Somos una sociedad ya mucho más tecnificada y, si bien faltan cosas por hacer, la pandemia evidenció las oportunidades que existen para continuar la transición digital. Las organizaciones mejor preparadas (en los aspectos tecnológicos y de capital humano) obtendrán las mayores ventajas del esquema de trabajo a distancia”, explicó Erika Domínguez, Directora de Planeación Estratégica y Comunicación Corporativa de KIO Networks.

Por ejemplo, KIO Networks implementó el programa SER-K DE TI, el cual ha logrado involucrar a todos los colaboradores de la organización y promover un sentido de compañerismo en la nueva realidad. “El trabajo a distancia, tecnológicamente bien implementado, trae muchos beneficios para colaboradores, clientes y sociedad”, agregó Domínguez.

A continuación, Domínguez enumera algunos beneficios del trabajo a distancia:

●Atrae y retiene el talento humano. Los colaboradores que forman parte de una empresa digitalizada se sienten con más deseos de trabajar y consideran que tiene más oportunidades de crecimiento.

●Mejora la productividad. Al lograr que la empresa se digitalice, los procesos productivos serán más rápidos y tendrán menos errores.

Para lograr que el teletrabajo sea eficiente, es importante utilizar ciertas tecnologías: servicios en la nube y ciberseguridad, ya que el uso de correo electrónico, redes sociales y mensajería instantánea son parte del diario vivir. Según Zendesk, en el 2020 se reportó un crecimiento de más del 100% en el uso de WhatsApp, 85% en el uso de plataformas de teleconferencias, más del 34% de canales como chat y más del 30% de redes sociales.

En este contexto, Bernardo González, Director de Capital Humano e Innovación de KIO Networks, destacó la manera en que la pandemia aceleró la adopción de tecnologías y destacó el caso de instituciones financieras y supermercados. “La pandemia impulsó la digitalización de las empresas, por lo que hay que  definir prioridades estratégicas. Además, se recomienda pensar en los beneficios de algunas herramientas tecnológicas como la automatización y uso de robots de software (RPA, por sus siglas en inglés). Esta tecnología posibilita manejar un volumen alto y repetible de tareas, con el objetivo de permitir al talento humano enfocarse en trabajos más estratégicos y de mayor valor agregado”, afirmó González.

Ambos expertos en tecnología coinciden en que el home office ya es una forma de trabajar y que difícilmente la vida laboral volverá a ser como antes de la pandemia. Sin embargo, cualquier esfuerzo por tecnificar y digitalizar una empresa debe ir de la mano de la ciberseguridad, pues la protección de los datos y la información debe ser una de las prioridades de las organizaciones que están impulsando la digitalización y el teletrabajo.

De acuerdo con el Panorama del Ecosistema de Ciberseguridad, desarrollado por Endeavor, KIO Networks y PayPal, en algunos países de Latinoamérica, el 65% de las empresas enfocadas al e-commerce, solo destinan entre 1% y 5% de su presupuesto total a la protección cibernética. “La ciberseguridad nunca será un gasto, sino una inversión para proteger el activo más importante de las empresas y los colaboradores: la información”, concluyó González.

Fuente. Periódico Digital Centroamericano y del Caribe


NiPromed


Meli Hotels International Cuba


INOR

Leave a reply


Banco Ficosah


Heberprot