Organismos internacionales promueven un comercio internacional normado, equitativo e inclusivo, como medida para hacer frente al contexto alimentario actual

El llamado se dio en el marco de la inauguración del curso “Comercio Internacional y Agricultura”, organizado por la FAO, el IICA, la SECAC y la SIECA. 

Panamá. La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), la Secretaría de Integración Económica Centroamericana (SIECA) y la Secretaría del Consejo Agropecuario Centroamericano (SECAC) iniciaron recientemente la tercera edición del curso virtual “Comercio Internacional y Agricultura”, con el cual buscan fortalecer las capacidades en la gestión de la política comercial del sector agroalimentario, en los países de la región.

Este espacio de diálogo aportará herramientas para profundizar sobre los principales instrumentos de la política comercial relacionados con el comercio agrícola en América Latina, como factores claves para facilitar la inclusión económica y la generación de oportunidades comerciales en la etapa de recuperación económica post COVID19, así como para hacer frente a la fuerte alza de precios de los alimentos.

El acto de inauguración del proceso formativo contó con la participación de la presidenta de las negociaciones sobre la agricultura en la Organización Mundial del Comercio (OMC) y Embajadora de Costa Rica ante la OMC, Sra. Gloria Abraham, quien destacó tres aspectos importantes que hacen del comercio agrícola un aliado clave en el actual contexto de crisis alimentaria: “primero, nos permite hacer un uso eficiente de los recursos disponibles; segundo, distribuir los alimentos de las regiones con abundancia hacia aquellas que padecen escases de alimentos; y tercero, ofrece empleos e ingresos a millones de familias rurales”, dijo la funcionaria.  

La Embajadora Abraham resaltó que el gran desafío mundial es que se necesita garantizar alimentos para más de nueve mil millones de personas para el año 2050, y eso significa más que duplicar la capacidad de producción y distribución de alimentos, en medio de un contexto en el que una tercera parte del área agrícola global está degradada y la mitad de esta misma área padece problemas serios de hambre, de degradación de las tierras y de gestión del recurso hídrico. 

Vale destacar que, a pesar de este panorama y de que durante la pandemia hubo una contracción global de la economía, un aumento del desempleo y una mayor vulnerabilidad social, el sector agroalimentario ha mostrado una mayor resiliencia durante el período de la pandemia, señaló la experta, lo que a su vez exige avanzar hacia un modelo de desarrollo sostenible.

“Tenemos que incrementar la producción y al mismo tiempo contribuir a mitigar y adaptarnos al cambio climático, para alimentar a la población del planeta; y todo eso implica que tenemos que trabajar en un diseño novedoso de políticas agrícolas”, añadió la funcionaria de la OMC.

En la discusión, las autoridades de FAO, IICA, SECAC y SIECA coincidieron en que es importante fortalecer el sistema multilateral de comercio, que garanticen que el comercio esté basado en normas, que sea equitativo e inclusivo, y que brinde certeza jurídica a los intercambios comerciales. 

El Curso “Comercio Internacional y Agricultura” aglutina a 200 funcionarios públicos y privados, de las especialidades en derecho, economía, administración agrícola, ingeniería agrícola o alimentaria, relaciones internacionales, comercio exterior, entre otros, quienes se estarán formando durante un mes en experiencias regionales y tendencias recientes en estos temas.

Proyecciones

El diálogo propiciado por la FAO, IICA, SECAC y SIECA con la Embajadora de la OMC, enfatizó además en importantes perspectivas sobre la situación para el próximo año, como resultado de la guerra en Ucrania. 

“La crisis alimentaria tiene dos manifestaciones: este año tenemos una crisis de acceso por el incremento de los precios, eso significa que los Estados y los privados tienen que hacer una inversión mucho mayor para comprar el volumen de producto para abastecer su mercado. Sin embargo, el próximo año puede haber una crisis de disponibilidad”, indicó la diplomática. 

Además, añadió que es importante considerar que solo Latinoamérica tiene un superávit alimentario, ya que todas las demás regiones son deficitarias de alimentos. Aseguró que América Latina tiene el potencial de producir el 166% de sus necesidades alimentarias, lo cual se traduce en la posibilidad de tener un intercambio comercial para abastecer a otros mercados.

Further Reading
Francia y Costa Rica anuncian interés de ser coanfitriones de la Conferencia de la ONU sobre los Océanos en 2025

Fuente. Periódico Digital Centroamericano y del Caribe

CMI
Irtra

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top
Close