Crisis alimentaria afectará a millones de guatemaltecos a finales de este año

Guatemala. La pandemia por Covid-19, la guerra entre Ucrania y Rusia, el alza en los  precios mundiales de los alimentos y el paso de las tormentas Eta y Iota son solo algunos de los factores de una grave crisis alimentaria que afrontan los guatemaltecos y se incrementará a partir de los últimos meses de este año, según un estudio de la coalición de organizaciones internacionales Joining Forces y elaborado por World Vision Guatemala.

El  “Análisis del Impacto de la Situación Económica Mundial en la Seguridad Alimentaria y Nutricional de los y las Guatemaltecas”  detalla cómo los alimentos han  alcanzado los precios más altos de la década, cuya tendencia al alza persiste, a la vez que los ingresos de las familias han mermado por los fenómenos naturales que azotaron al país, mientras el mundo se ve afectado por un conflicto armado que amenaza con llevar el hambre y la desnutrición a niveles alarmantes.

“Aunque Guatemala ha tenido una rápida recuperación económica tras los efectos de la pandemia,  es necesario que se tomen medidas inmediatas para atender las consecuencias negativas que trae al país que dos de sus socios comerciales estén en guerra” aseguró  Mary McInerney, Directora de País de Save The Children. luego de informar que según las proyecciones más de 4 millones de guatemaltecos tendrán dificultades para acceder  a los alimentos a partir del último trimestre del 2022, dato presentado en el informe CIF de la SESAN.

Y es que el estudio revela que el conflicto entre las naciones europeas no afecta únicamente la producción de cereales donde tanto Rusia como Ucrania son relevantes para la economía mundial, sino también en la producción de fertilizantes, que su precio se incrementó en un 200% como se evidencia en el estudio.

“El alto costo de los fertilizantes ha impactado directamente en la reducción de cosechas que ha llevado, a las familias de áreas vulnerables, a cambiar hábitos alimenticios tales como la eliminación de tiempos de comida y a deshacerse de sus posesiones para poder comprar alimentos. Soluciones paliativas temporales que pueden empeorar la situación de las familias y principalmente de los niños y niñas menores de cinco años, quienes se verán expuestos a una desnutrición aguda.”  Lorena Bin, Directora de Programa de País de World Vision,

“Guatemala tiene una política en Seguridad Alimentaria y Nutricional que ya prescribió, el gobierno a través del liderazgo de la SESAN ha buscado su actualización y ha incluido consultas con diversos sectores. Sin embargo, a la fecha se visibilizan pocas acciones en materia de atención a la crisis del hambre.”

Por ello las organizaciones de Joining Forces hicieron un llamado a que el Gobierno de Guatemala, al igual que otros países del mundo declare como emergencia, la situación de Inseguridad Alimentaria del país y se fortalezcan los programas de atención a la crisis del hambre. Así mismo es importante que la Secretaría de Seguridad Alimentaria y Nutricional –SESAN-  como ente rector,  coordine y organice la ayuda que pueda provenir de la Cooperación Internacional y otros socios en esta materia.

Joining Forces está conformada por las seis mayores agencias centradas en la niñez, Aldeas Infantiles SOS Interntional, ChildFund Allience, Educo, Plan International, Save the Children International y World Vision, que unieron sus fuerzas para utilizar el poder colectivo en busca de acelerar el cambio para garantizar los derechos de la niñez y poner fin a la violencia contra las niñas y los niños, mediante la aplicación de enfoques innovadores y eficaces en todo el mundo, impulsados por las voces y las necesidades de la niñez.

Fuente. Periódico Digital Centroamericano y del Caribe

Further Reading
Docentes y trabajadores de Panamá anuncian paro nacional por 72 horas
CMI

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll to top
Close