Países de América Latina reafirman compromiso para promover consumo de frutas y verduras

Impulsar la transformación de los sistemas alimentarios, trabajar de la mano con el sector agroalimentario y disminuir la pérdida y desperdicios de alimentos, fueron las principales propuestas expuestas en este intercambio.

Panamá. Siete países de América Latina y el Caribe compartieron sus principales experiencias, buenas prácticas y recomendaciones para el fomento del consumo de frutas y verduras, como un elemento clave para mejorar hábitos y estilos de vida diversificados, equilibrados y saludables, indispensables para el logro de la Agenda 2030 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Este espacio de intercambio denominado “Frutas y verduras, beneficios para la salud y la nutrición”, fue organizado por la FAO como parte de las acciones del Año Internacional de las Frutas y Verduras (2021), en el contexto del Decenio de las Naciones Unidas de Acción sobre la Nutrición (2016-2025) y del Decenio de las Naciones Unidas de la Agricultura Familiar (2019-2028), celebraciones que se refuerzan mutuamente para proporcionar mayor visibilidad a las productoras y los productores en pequeña escala, y a la vez ayudar a concienciar sobre la seguridad alimentaria y la nutrición.

En el marco de la actividad, el Coordinador subregional de la FAO para Mesoamérica, Adoniram Sanches Peraci, reiteró la importancia de tomar acción frente a los principales retos del sector de frutas y verduras, particularmente, en Centroamérica en donde la producción de estos alimentos coloca a la región como la novena exportadora de frutas y verduras en el mundo; y en la posición 17° en el mercado de exportaciones e importación de frutas de mayor tamaño.

El funcionario recordó que, precisamente, uno de los principales retos a superar en este tema, es lo que la FAO ha indicado anteriormente en relación a que las dietas saludables continúan siendo más costosas que las dietas que solo satisfacen las necesidades energéticas mediante alimentos amiláceos. Y que las frutas y verduras representan aproximadamente el 30% del costo total de una dieta saludable, más que los productos de origen animal y las legumbres.

Partiendo de esta realidad, FAO ha generado una serie de propuestas que parten de la premisa que los productos frescos no sólo son beneficiosos para los consumidores, sino también para el sistema alimentario. Y en ese sentido, el sector de frutas y verduras contribuye a incrementar la biodiversidad, generar sostenibilidad ambiental y mejorar los medios de vida de los agricultores y colaboradores que operan a lo largo de las cadenas de valor.

“La propuesta de FAO básicamente se resume en tres ideas: primero, impulsar la transformación de los sistemas alimentarios para proporcionar dietas saludables para todos; segundo, trabajar mano a mano con el sector frutícola para lograr sociedades rurales prósperas e inclusivas, que nos permitan reducir la pobreza, el hambre y las desigualdades; y tercero, disminuir las pérdidas de alimentos, mejorar la gestión poscosecha y la infraestructura logística y de comercialización”, añadió Sanches Peraci.

Según los expertos de FAO, desarrollar estas propuestas repercutirá en la generación de empleos y promoción de la seguridad alimentaria, acortando la cadena de suministro desde el productor hasta los consumidores, para mejorar el acceso y, a su vez, la dieta de la población en términos de calidad y nutrición.

Por su parte, la Oficial Principal de Políticas de Seguridad Alimentaria en FAO, Daniela Godoy, compartió el contexto global y regional sobre los principales indicadores de Seguridad Alimentaria y Nutricional (SAN) y resaltó la importancia de acabar con la pérdida y el desperdicio de los alimentos, principalmente, de las frutas y verduras. “Reducir las pérdidas y desperdicios de alimentos debe ser una prioridad fundamental en la agenda global y en las de los países de América Latina y el Caribe, porque no solo tiene efectos en la inseguridad alimentaria, también tiene graves consecuencias sociales y económicas, y un gran impacto ambiental”, explicó Godoy.

La funcionaria enfatizó que acabar con las pérdidas y desperdicios de alimentos requiere políticas públicas, regulaciones y leyes, inversiones e innovaciones. Así como la colaboración del sector público, la ciencia, el sector privado y todas las personas; y agregó: “Juntos con buenas prácticas y experiencias, podremos mejorar el acceso y consumo de frutas y verduras en la región, para alcanzar una mejor producción, una mejor nutrición, un mejor medio ambiente y una vida mejor”.

Entre las políticas públicas o programas sociales que contribuyen a las dietas saludables, los ponentes destacaron los programas de alimentación escolar (AE), considerando a las escuelas como espacios idóneos para promover mejores prácticas alimentarias y de estilos de vida saludables, a través de intervenciones de educación alimentaria y nutricional. Sobre este punto, Najla Veloso, Coordinadora Regional del Proyecto Consolidación de Programas de AE en América Latina y el Caribe, expuso sobre la revalorización de las frutas y verduras en los programas de alimentación escolar.

También se destacó el trabajo de la Comisión de Agricultura del PARLATINO, quienes recientemente respaldaron la Declaración de Naciones Unidas sobre el “Año Internacional de Frutas y Verduras 2021”, este compromiso y trabajo de los parlamentarios de América Latina y el Caribe, en especial del Frente Parlamentario contra el Hambre, el Parlamento Latinoamericano y Caribeño (PARLATINO), que desde sus espacios regionales y nacionales – con apoyo de la FAO, la Cooperación Española y el Programa Mesoamérica sin Hambre AMEXCID FAO – contribuyen a instalar la importancia de las dietas saludables en base a frutas y verduras en la agenda pública.

En el webinar se contó, además, con la participación de otras instancias destacadas por su labor a nivel regional, entre ellas la Universidad Nacional de Asunción (Paraguay), la Fundación Brotes (Chile), el Movimiento de Alimentación Saludable (Panamá) y representantes expertos de diversos programas de la FAO en República Dominicana, Ecuador y El Salvador.

Fuente. Periódico Digital Centroamericano y del Caribe

Renace

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top
Close