Evitar la degradación de suelos es favorecer la vida

0
261

Instituto de Gastroenterologa

El 17 de junio se conmemora el Día Mundial de Lucha contra la Desertificación y la Sequía, una fecha que nos recuerda la importancia fundamental que tiene mantener suelos sanos.

El suelo es un recurso renovable que contribuye, mediante la captura y reserva de carbono, a la adaptación y mitigación del cambio climático. Además, los suelos permiten regular y proveer agua de calidad al servir de filtro de metales, contaminantes y compuestos orgánicos, evitando que lleguen a aguas subterráneas.

Además de todo eso, los suelos albergan un cuarto de la biodiversidad total del planeta, según la FAO.

El suelo es un ente vivo, que se ve amenazado por eventos naturales y climáticos, pero también por prácticas agrícolas no sostenibles, como la quema, la labranza tradicional y el inadecuado manejo de coberturas vegetales y mulch o mantillos.

El riego inadecuado también puede generar la salinización de los suelos y la pérdida de nutrientes, mientras que la contaminación, y la erosión hídrica y del viento, también amenazan la salud del suelo.

Para hacer frente a estos desafíos, la Alianza Mundial por el Suelo de la FAO está trabajando junto a los productores rurales para impulsar el manejo sostenible de los suelos, generando conocimientos, información, herramientas y protocolos para la toma de decisiones informadas y basadas en evidencias.

Una de sus líneas de trabajo ha sido la labor en los territorios rurales, para llegar con ayuda concreta a pequeños productores de la región: en las cuencas hidrográficas de Parita y Tonosí, en el corredor seco de Panamá, pequeños ganaderos y productores han logrado prevenir, reducir y restaurar la degradación de los suelos de sus fincas: A través de la implementación de un plan de trabajo que implicó el desarrollo de un marco de apoyo en la toma de decisiones, y la réplica de buenas prácticas de manejo sostenible de suelos y recursos hídricos.

Según el informe El cambio climático y la tierra, del Panel Intergubernamental de Expertos en Cambio Climático, aumentar la materia orgánica con alto contenido de carbono que contienen los suelos, proporciona beneficios a largo plazo en cuanto a la adaptación y a la mitigación del cambio climático, la biodiversidad y la mejora de las funciones y los servicios ecosistémicos al capturar carbono, purificar agua, contribuyendo al ciclo de nutrientes y ser el hábitat de microorganismos.

Por ello, la FAO está trabajando en el mapeo de zonas rurales que tienen un gran potencial para secuestrar carbono orgánico, es decir, que pueden retener dicho elemento en sus suelos, lo que además permite y obtener beneficios adicionales, como un mejor rendimiento de los cultivos alimentarios, la conservación y la protección de la biodiversidad al ser el refugio de los organismos que habitan en el suelo y la base para el crecimiento de plantas que alimentan y protegen a polinizadores e insectos.

La FAO busca promover un proceso de seguimiento de la salud de los suelos de la región por un período de 20 años, a través del análisis de datos, la interpretación cartográfica y la creación de modelos y herramientas técnicas y financieras para la valoración del potencial productivo y ambiental de los suelos, mientras se adoptan prácticas de gestión sostenible del suelo, orientadas a aumentar los aportes y la potencial captura de carbono en tierras de cultivo y pastizales.

Además, en el Caribe, la FAO ha impulsado la iniciativa SOILCARE, de cuidado de suelos. Con más de USD 8 millones aportados del Fondo para el Medioambiente Mundial, y USD 24 millones de cofinanciamiento, busca revertir la degradación de los suelos y aumentar la resiliencia climática, beneficiando a más de 5.000 personas con mejores suelos.

La gestión sostenible del suelo requiere impulsar el manejo del agua y de las pendientes, establecer de sistemas agroalimentarios biodiversos, fomentar la producción bajo principios agroecológicos, impulsar una agricultura de conservación adaptada al clima, y crear de modelos productivos basados en el conocimiento local y en las características particulares de cada región.

Restaurar los suelos no es sólo un tema agrícola. Puede favorecernos con una mejor vida, una mejor nutrición, un mejor ambiente y una mejor producción. Por eso, es una tarea de todos.

Fuente. Columna de opinión.  Ana Posas, Oficial de Agricultura de la FAO para América Latina y el Caribe y Carolina Olivera, Consultora internacional de Suelos de la FAO.


Irtra


Meli Hotels International Cuba


Ministerio de Turismo de Cuba

Leave a reply


Ciengo Montero


Servicios Mdicos Cubanos