Según The Economist las elecciones presidenciales de EE. UU. 2020 se inclinan a favor del demócrata Joe Biden

0
1950

Instituto de Gastroenterologa

Las perspectivas para las elecciones presidenciales de Estados Unidos, que tendrán lugar en noviembre, han cambiado dramáticamente en los últimos meses. A principios de 2020, Donald Trump, parecía listo ganar un segundo mandato presidencial.

La economía estadounidense estaba en su racha de crecimiento más larga, con una tasa de desempleo en un mínimo histórico, y el campo democrático estaba en desorden, con un gran número de candidatos que amenazaban con dividir el voto demócrata en la temporada de primarias.

Todo esto ha cambiado. La pandemia del coronavirus ha provocado la recesión económica más grave desde la década de 1930, acabando con más de una década de crecimiento del empleo. Estados Unidos también está experimentando su ola de disturbios civiles más grave en medio siglo, ya que la frustración pública por la desigualdad racial y la brutalidad policial ha provocado protestas en todo el país.

La respuesta de Trump a ambas crisis ha expuesto aún más su estilo divisivo, que es impopular entre los votantes independientes, que serán fundamentales para decidir el resultado de las elecciones. Mientras tanto, los votantes demócratas se han unido a su candidato, Joe Biden.

El camino hacia la Casa Blanca ha cambiado desde 2016. Trump recorrió un camino estrecho hacia la victoria en las elecciones presidenciales de 2016. Perdió el voto popular en alrededor de un 2 por ciento, pero sus márgenes reducidos en cuatro estados cambiantes (Michigan, Pensilvania, Florida y Wisconsin) ganaron la mayoría en el Colegio Electoral.

Trump todavía disfruta de una base sólida, estimada en alrededor del 40-44 por ciento de la población, que acudirá a él el día de las elecciones.

Sin embargo, Trump necesitará atraer votantes de fuera de su base principal para derrotar a Biden.

Ambos candidatos tienen una base sólida, por lo que el resultado de las elecciones de 2020 se decidirá por dos factores: el comportamiento de los votantes indecisos e independientes, en particular los votantes en áreas suburbanas y áreas industriales en dificultades, muchos de los cuales apoyaron a Trump en 2016, y la participación general de los votantes.

La campaña de Trump ha perdido la mayoría de sus ventajas anteriores en los últimos meses. Como resultado, no esperamos que pueda generar suficiente apoyo de los votantes del swing para seguir el mismo camino estrecho hacia la victoria en 2020.

La economía estadounidense se enfrenta a una recesión severa

El cambio más importante para la campaña de Trump es el estado de la economía. Las esperanzas anteriores de que la economía se recuperará con fuerza en el tercer trimestre de 2020 a medida que se levanten las medidas de bloqueo del coronavirus ahora parecen inverosímiles. No esperamos que el gasto del consumidor se recupere a los niveles anteriores al coronavirus hasta que una vacuna esté ampliamente disponible, lo que no esperamos que ocurra hasta fines de 2021 como muy pronto. La debilidad de la demanda seguirá pesando sobre las empresas y es muy probable que mantenga el desempleo en torno al 10 por ciento en el momento de las elecciones (en comparación con el 3.5 por ciento de febrero).

Aproximadamente 40 millones de estadounidenses han solicitado beneficios de desempleo mejorados desde marzo bajo la respuesta de emergencia al coronavirus del gobierno federal. Esta ayuda de emergencia ha protegido a muchos hogares de los peores efectos de la recesión, lo que puede estar inflando las ya poco impresionantes cifras de las encuestas de Trump.

Estos beneficios mejorados vencen en julio y no se garantiza que se extiendan. Esto significa que muchos hogares estarán en una situación financiera más precaria en el tercer trimestre de lo que están ahora.

Esto no es un buen augurio para Trump, ya que las condiciones económicas que rodean inmediatamente a las elecciones son un fuerte determinante del comportamiento de los votantes.

Esto en sí mismo no es suficiente para impedir que Trump gane la reelección. De hecho, el hecho de que la recesión fuera provocada por una pandemia mundial podría significar que tendrá un impacto negativo menor en Trump que en los presidentes anteriores de la era de la recesión. Sin embargo, este es solo uno de varios indicadores que parpadean en rojo para la campaña de Trump.

La titularidad se convierte en un riesgo

Como presidente, Trump sigue siendo central en el esfuerzo por combatir la pandemia de coronavirus, ofreciendo un nivel de atención mediática que cualquier candidato envidiaría. Hasta ahora, Biden se ha visto obligado a hacer campaña desde casa, incapaz de generar el mismo nivel de impulso (o donaciones) que normalmente se obtendría de los mítines de campaña.

Para Trump, sin embargo, las crisis nacionales que se están desarrollando han socavado los beneficios tradicionales de la titularidad. Su poder de toma de decisiones conlleva responsabilidad y su intensa exposición en los medios conlleva riesgos. La mayoría de los estadounidenses desaprueba la forma en que la administración Trump ha manejado la crisis de COVID-19, según los agregados de encuestas de FiveThirtyEight.

Estas percepciones caen claramente en las líneas partidistas, con una mayoría de republicanos que aprueban el manejo de la crisis por parte de Trump. Pero Trump no necesita convencer a los republicanos acérrimos; necesita convencer a los votantes indecisos. Fundamentalmente, menos del 40 por ciento de los votantes independientes aprueban su respuesta.

La respuesta de Trump a las protestas en todo el país provocadas por el asesinato del 25 de mayo de un afroamericano desarmado, George Floyd, a

manos de un oficial de policía también influirá en sus perspectivas de reelección.

Trump ha adoptado una línea dura, denunciando a los manifestantes como radicales de extrema izquierda y alentando el uso intensivo de la fuerza para dispersar las manifestaciones.

El enfoque de Trump en la aplicación de la ley resonará en sus principales partidarios. Sin embargo, su desdén por las protestas movilizará a los votantes negros y podría antagonizar a los votantes suburbanos, lo que probablemente fortalezca la participación de votantes para Biden en estos dos grupos demográficos clave.

Desde el comienzo de las protestas de Black Lives Matter a fines de mayo, los índices de aprobación neta de Trump han caído de menos 10.8 por ciento al menos 14.3 por ciento, un mínimo de 18 meses y un punto de partida poco envidiable para cualquier candidato a la reelección.

Cambio clave: los demócratas tienen un candidato fuerte

Trump enfrentará un desafío mucho más significativo de parte de Biden que el de la nominada demócrata en 2016, Hillary Clinton. Por un lado, Biden tiene una base de apoyo más fuerte y más amplia entre los demócratas que la de Clinton. Tanto Biden como Clinton, demócratas centristas, compitieron contra el senador progresista de Vermont Bernie Sanders en sus respectivas carreras por la nominación demócrata.

Clinton ganó aproximadamente el 55 por ciento de la votación primaria contra Sanders, asegurando por poco la nominación al final de la temporada de primarias. Luego se vio obstaculizada en las elecciones presidenciales por el hecho de que luchó por ganar el apoyo de los demócratas progresistas, así como de los votantes blancos de la clase trabajadora en estados industriales como Michigan y Pensilvania.

La situación para la carrera de este año es diferente. Biden había ganado aproximadamente el 70 por ciento de los votos primarios demócratas a fines de marzo, lo que llevó a Sanders a retirarse de la carrera de nominación en una fecha anterior.

Biden también se beneficia de un índice de aprobación más alto entre el electorado general que Clinton lo hizo, aumentando la probabilidad de que se gane a votantes decisivos.

En el momento, Biden lidera a Trump en las encuestas de opinión en los estados clave de Michigan y Wisconsin, y los dos están codo con codo en Florida, Iowa, Ohio y Arizona (todos los cuales fueron para Trump en Estados Unidos). Sin el apoyo de los votantes indecisos, al presidente le resultará mucho más difícil recorrer el mismo camino estrecho hacia la victoria.

Riesgos de pronóstico: comodines en juego

Hay una serie de factores comodín que podrían afectar el resultado de la carrera.

Economía

El primer comodín es el ritmo al que la economía estadounidense se recupera de la crisis inducida por la pandemia. Una situación económica peor en el tercer trimestre que la actual, por ejemplo, si una segunda ola de casos de coronavirus provoca otro período de bloqueo, funcionaría a favor de Biden.

Por el contrario, si el virus se contiene más rápido de lo que esperamos, las probabilidades se inclinarían hacia Trump.

Malestar social

La reciente ola de protestas también tiene importantes implicaciones. Si las protestas continúan y van acompañadas de más saqueos y vandalismo, el atractivo del enfoque de Trump en la aplicación de la ley podría aumentar. Sin embargo, si las protestas se enfrentan con un uso excesivo de la fuerza, es probable que los votantes indecisos se alejen más de la administración.

Tensiones entre Estados Unidos y China

Un posible deterioro adicional de las relaciones entre Estados Unidos y China también podría influir en las elecciones, en particular si el acuerdo comercial entre Estados Unidos y China colapsara, lo que perjudicaría a los agricultores estadounidenses, cuyos votos son fundamentales para Trump.

Compañero de carrera

La elección de vicepresidente de Biden también será fundamental, dada su edad (77). Ha dicho que elegirá una compañera de carrera, lo que podría ayudar a calmar las preocupaciones entre las votantes sobre las recientes acusaciones de conducta

sexual inapropiada (que no han sido confirmadas y que Biden niega).

Si Biden elige un demócrata progresista, puede que le resulte más fácil ganarse a los ex partidarios de Sanders, fortaleciendo su base de apoyo.

Covid-19 y participación electoral

Finalmente, no está claro si las precauciones de distanciamiento social deprimirán la participación electoral en noviembre. Ambos candidatos tienen fuertes bases de apoyo y compiten por los votantes indecisos e independientes que se encuentran en el

medio.

Por lo tanto, maximizar la participación de los votantes será fundamental, incluidas las boletas por correo. Si el sistema de votación por correo funciona mal ante una votación por correo mucho más alta que la media, el resultado de la elección podría ser cuestionado, lo que provocaría una transición confusa.

Fuente: La Página.


Grupo de Turismo Gaviota


Meli Hotels International Cuba


Remington Latam

Leave a reply


Ciengo Montero


Servicios Mdicos Cubanos