Pandemia obliga a PYMES a acelerar el marketing digital en Centroamérica

0
595

Jessica Valenciano, emprendedora costarricense y propietaria del negocio Doble Espiral, esperaba con expectativas la Semana Santa 2020, para colocar y vender su colección de trajes de baño. Sin embargo, la irrupción de la pandemia de la COVID-19 y las medidas excepcionales adoptadas por el gobierno de Carlos Alvarado, alteraron por completo la demanda y, con ello, la sobrevivencia del negocio.

“Antes del COVID-19, el negocio venía muy bien, la pandemia llegó a pausar absolutamente todo el trabajo, la gente ya no podía salir a la playa. Las ventas bajaron muchísimo, en una de las mejores épocas del año para mi negocio”, relató a E&N.

Estudió diseño de moda e irrumpió como emprendedora, enfocándose en ropa deportiva y en trajes de baño. A finales de 2018 abrió una tienda física en Heredia, Costa Rica, la que tuvo que cerrar posteriormente por costos insostenibles. Optó por trasladar el taller y la tienda a su casa. Así estaba, cuando llegó la pandemia a Costa Rica y a la región.

“¿Qué hago?”, se preguntó y notó que la gente estaba haciendo rutinas de ejercicio en sus hogares, así que retomó la confección de ropa deportiva, especialmente para niñas, adolescentes y mujeres. La plataforma de venta y exposición era Instagram y Facebook, pagando publicidad y desarrollando estrategias de mercadeo digital aprendidas en la universidad.

Pero carecía de soporte logístico, desarrollo web, mercadeo digital, etc. Hasta que nació Avenida.cr, una plataforma de e-commerce as a Service.

“Incursionar en Avenida.cr ha sido un crecimiento para mi negocio, para mi marca, y más en este contexto de la pandemia. Desde que estoy ahí(a partir de junio), he tenido más visitación en la página y más interacción con clientes. Además, no tenía un mecanismo de entrega a domicilio. Para mí, ha sido una plataforma muy útil”, añadió. Por otra parte, su volumen de ventas ha crecido.

Buscan replicar modelo avenida.cr Detrás de Avenida.cr está una agencia desarrolladora de startups llamada Banana Code, integrada por cuatro jóvenes talentosos. Después de analizar limitaciones y necesidades en el mercado costarricense, buscan validar una idea que realmente genere una masa crítica de usuarios y clientes. De ahí surgió la idea de Avenida.cr un año atrás, la cual fue retomada y desarrollada con mayor empuje en 2020.

En junio inauguraron Avenida.cr con 10 emprendimientos de distintas categorías y a finales de julio cuentan con más de 40 tiendas, que funcionan y generan ventas. A diciembre de 2020, la meta es reunir unos 150negocios y validar elmodeloenun100%, con vistas a replicarlo en países vecinos como Panamá, Nicaragua y Guatemala, entre otros.

“A los negocios no se les cobra una mensualidad, ni un precio de instalación, sino una comisión por cada venta realizada exitosamente. En la plataforma nuestra, cada negocio tiene su propio panel administrativo y gestiona sus ventas”, explicó Pedro Gutiérrez, fundador.

El tema logístico es atendido por la empresa aliada, Red Logistic, con presencia en Centroamérica y Colombia. También trabajan con Glovo, para los pedidos en la Gran Área Metropolitana de San José.

“Nosotros nos convertimos en el Departamento de Tecnología de todos los negocios en Avenida.cr. Nos encargamos del mercadeo digital, de las relaciones públicas, y les brindamos talleres de capacitación para que potencien su marca en el ecosistema digital”, concluyó Gutiérrez.

La aceleración forzada

Rogelio Umaña, Consultor en Comunicación y Transformación Digital para RDP Consultores. (rdp. la), valoró que la Covid-19 vino a causar en la región una “aceleración forzada”, ya que negocios grandes que habían pospuesto decisiones de transformación digital como la venta en línea, el teletrabajo o las clases virtuales, se vieron obligados a implementar estas soluciones de un día para otro para poder asegurar la continuidad del negocio.

“Esta aceleración también la vivieron las PYMES en distintos niveles, pues muchas de ellas ya tenían las plataformas digitales (Facebook, Instagram, WhatsApp) como medio para darse a conocer y comercializar, pero las que dependían de locales o distribución física necesitaron también pasar toda su comercialización a canales virtuales de manera acelerada”, reiteró.

Esta urgencia ha provocado varias tendencias, entre éstas, la búsqueda de conocimiento en gestión, herramientas y estrategias de los negocios para poder manejar las herramientas digitales. Valoró que este requerimiento ha ido suplido por un gran número de instituciones y marcas, en su mayoría bancos, teleoperadores y universidades, ofreciendo webinars, talleres y cursos virtuales.

Umaña refirió que también se observa como tendencia la utilización de las redes sociales y la mensajería, como principales canales para comercializar:

Ofrecer y anunciar productos por Facebook o Instagram y utilizar WhatsApp para el cierre de negocios, haciendo pagos por vía de transferencia.

“Este uso se da por la familiaridad que tanto negocios como clientes tienen sobre estas plataformas, en lugar de soluciones un poco más complejas como un carrito de compra con pasarela de pago”, explicó.

En calidad de consultor internacional y conferencista, afirmó que la necesidad más grande de las PYMES en este contexto excepcional es el acompañamiento, ya que mientras empresas medianas y grandes pueden contratar los servicios de una agencia o tener un administrador de comunidades dentro del equipo de la empresa, las PYMES se auto gestionan por los mismos propietarios y sus familias.

Apuntó que la mayor oportunidad para las PYMES viene a través de alianzas con empresas financieras o de servicios, que puedan guiarlos en la toma de decisiones y la auto gestión digital de sus negocios.

“El reto para las PYMES sigue siendo grande, pero la situación definitivamente acelerará la implementación del marketing digital”, concluyó Umaña.

Visa fortalece ecosistema digital

Andrés Caldera, Director Senior de Soluciones Comerciales de Visa América Latina y el Caribe, confirmó que apoyarán a 4millones de PYMES, fundamentalmente para que pasen de pagos face to face a digital, puedan recibir pagos digitales y, a su vez, efectuar pagos digitales.

“Todavía estamos en proceso de decidir cómo van distribuirse esas 4 millones de PYMES en los países de América Latina y el Caribe, pero me atrevería a decir que es un compromiso con todos los países y con seguridad estarán incluidos Panamá, Guatemala y Nicaragua, en esta iniciativa”, dijo Caldera a E&N.

El ejecutivo de Visa América Latina y el Caribe aseguró que antes de la pandemia de la COVID-19, estaban enfocados en las PYMES y ahora con mayor razón, dado que representan el 90% de los empleos a nivel mundial.

“Las PYMES son un motor de la economía y Visa lo reconoce antes y durante la pandemia. Queremos contribuir ayudándolas a gestionar sus negocios, especialmente en esta coyuntura”, agregó.

Caldera indicó que antes de la pandemia, la tendencia de pagos digitales venía creciendo, por tanto, la crisis global que ha provocado el coronavirus, ha enfatizado esa tendencia, así como la necesidad para Visa de seguir trabajando sobre esa ruta.

Al respecto, una nota de prensa oficial de Visa América Latina y el Caribe, refiere que el comportamiento de los consumidores en América Latina y el Caribe ha cambiado notablemente en respuesta a la pandemia de COVID-19, favoreciendo las transacciones de comercio electrónico y los pagos sin contacto.

“Más de 13 millones de tarjetahabientes Visa hicieron una transacción en comercio electrónico por primera vez en su vida entre enero y marzo del 2020.

Esto significa que dos de cada diez tarjetahabientes activos en comercio electrónico son “nuevos al comercio electrónico”, lo cual representa hasta un 14% del total de cuentas activas de Visa en mercados clave durante este período”, cita el texto oficial.

Agregan que en 17 mercados en América Latina y el Caribe, la penetración de las transacciones presenciales sin contacto superó los dos dígitos en marzo, mientras que en Guatemala las transacciones sin contacto representaron más del 30% del total de transacciones presenciales de Visa.

Al cierre del 31 de diciembre de 2019, en América Latina y el Caribe se registran 487millones de tarjetas Visa.

La nota de Visa refiere que aunque América Latina y el Caribe tradicionalmente ha sido una economía impulsada por el efectivo, la pandemia ha hecho que los pagos digitales y las compras por Internet se volvieran una parte más frecuente de la vida de la gente, acelerando el ritmo del desplazamiento del efectivo en la región.

“Los pagos digitales emergieron como el método preferido de compras. En los últimos tres meses, las tarjetas de débito fueron elegidas como el método preferido el 72% de las veces, seguidas de las tarjetas de crédito (63%) y solamente después el efectivo (44%)”, refieren.

Por su parte, Caldera afirmó: “No tengo dudas que esta crisis va a continuar cambiando el ecosistema de pagos y cobranzas digitales”, y “Visa continuará apoyando las PYMES porque son un sector dinámico de nuestra región”.

Fuente: E&N.


Meli Hotels International Cuba


Grupo de Turismo Gaviota


Avianca


INOR


Ciengo Montero


Heberprot

Leave a reply

*