Alertan en Costa Rica por aumento de casos de dengue

0
2271

Industria Molinera S.A.

Costa Rica. El equipo de vigilancia epidemiológica de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), alertó a la población, en medio de la emergencia de la Covid-19, por el riesgo de enfermedad ante el aumento de casos de la fiebre del dengue y llama a las familias a entrar a un estado de protección personal contra el mosquito y la destrucción de criaderos en las casas.

“Igual que tomamos medidas en la calle por el riesgo de la covid-19 debemos tomar medidas firmes e inmediatas en la casa por el dengue”, dijo la doctora Catalina Ramírez, miembro del equipo de vigilancia epidemiológica de la Caja, unidad técnica que ha emitido un boletín de alerta a los equipos de salud en todo el país para llamar a la movilización comunal.

La estadística de la semana 32, al 22 de agosto, reporta la cifra de 9 008 casos por dengue en todo el país, lo que representa un incremento de un 114% en comparación con el mismo periodo del año anterior y con 518% en comparación con el 2018.

El número de casos actuales por cada 100 000 habitantes es de 168, lo cual representa la segunda marca más alta en el último quinquenio, pues en el año 2016 se presentó una incidencia de 341 casos por cada 100 000 habitantes, siendo el punto más alto de los últimos cinco años.

En estos momentos hay casos reportados en todo el país y en todas las edades; sin embargo, los focos de atención por mayor conglomerado de enfermos son los siguientes:

• La región de salud Huetar Atlántica (Limón) representa la mayor tasa de incidencia con 863 casos por 100 000 habitantes de la propia zona, en segundo lugar, la Pacífico Central (Puntarenas) con una incidencia de 91 por cada 100 000 habitantes.

• El grupo de edad más afectado comprende entre las edades de 10-39 años con una tasa de 54 casos por cada 100 000 habitante aproximadamente.

• En relación con el sexo la mayor incidencia se presenta en el sexo masculino con una tasa de 185 casos por cada 100.000 hombres, y el sexo femenino 168 casos por cada 100 000 mujeres.

Además se reportaron 27 casos confirmados de dengue grave. La infección causas síntomas gripales y en ocasiones evoluciona hasta convertirse en un cuadro potencialmente mortal llamado dengue grave, (conocido anteriormente como dengue hemorrágico).

Las regiones son las siguientes: Huetar Atlántica 11, Pacífico Central 6 y Chorotega 5 casos. Los casos graves se concentran en personas entre 40 y 49 años, la mayoría son mujeres (60% mujeres, 40% hombres)

Xiomara Badilla, jefa de Vigilancia epidemiológica, asegura que la institución debe activar el protocolo de emergencia por dengue con tres acciones que movilizan a los equipos de salud para movilizar y atender a la población:

• Los servicios de salud van a reforzar la educación continua sobre los protocolos de atención de dengue, chikungunya, zika, y malaria.

• Las áreas de salud realizarán la actualización cada dos semanas para conocer los tipos de virus circulantes según el mapeo de zonas.

• Los equipos de salud implementarán la consulta de dengue y la unidad de atención al dengue, de acuerdo con la Guía para la organización de la atención y manejo de pacientes con dengue y dengue grave que impera para casos de emergencia desde 2013.

El punto clave de la movilización de las familias es saber que cada depósito de agua limpia en el patio de la casa puede convertirse en un criadero de mosquitos transmisores de la enfermedad. Por eso se pide a la población que tomen todas las acciones necesarias para la protección de los miembros de la familia.

Según la literatura médica la fiebre del dengue es transmitida por mosquitos, principalmente por el Aedes aegypti. El virus se transmite a los seres humanos por la picadura de mosquitos hembra infectadas. Tras un periodo de incubación del virus que dura entre 4 y 10 días, un mosquito infectado puede transmitir el agente patógeno durante toda la vida.

Las personas infectadas sintomáticas y asintomáticas son los portadores y multiplicadores principales del virus, y los mosquitos se infectan al picarlas. Tras la aparición de los primeros síntomas, las personas infectadas con el virus pueden transmitir la infección (durante 4 o 5 días; 12 días como máximo) a los mosquitos Aedes.

La Organización Mundial de la Salud señala que se debe sospechar que una persona padece dengue cuando una fiebre elevada (40 °C) se acompaña de dos de los síntomas siguientes: dolor de cabeza muy intenso, dolor detrás de los globos oculares, dolores musculares y articulares, náuseas, vómitos, agrandamiento de ganglios linfáticos o salpullido.

Los síntomas se presentan al cabo de un periodo de incubación de 4 a 10 días después de la picadura de un mosquito infectado y por lo común duran entre 2 y 7 días.

El dengue grave es una complicación potencialmente mortal porque cursa con extravasación de plasma, acumulación de líquidos, dificultad respiratoria, hemorragias graves o falla orgánica.

Los signos que advierten de esta complicación se presentan entre 3 y 7 días después de los primeros síntomas y se acompañan de un descenso de la temperatura corporal (menos de 38 °C) y son los siguientes: dolor abdominal intenso, vómitos persistentes, respiración acelerada, hemorragias de las encías, fatiga, inquietud y presencia de sangre en el vómito.

En ese cuadro las siguientes 24 a 48 horas de la etapa crítica pueden ser letales; hay que brindar atención médica para evitar otras complicaciones y disminuir el riesgo de muerte.

Prevención

El único método para controlar o prevenir la transmisión del dengue consiste en luchar contra los mosquitos vectores. El cuidado máximo debe ser durante el día porque los mosquitos pican durante el día. Hay que enfocarse en la eliminación de criaderos porque los mosquitos no se sienten: no se escuchan cuando vuelan ni duele cuando pican. Simplemente, cuando aparecen los síntomas de la enfermedad es cuando la persona se da cuenta de que ha sido infectado por el virus.

Entre las medidas destacan las siguientes:

• Evitar que los mosquitos encuentren lugares donde depositar sus huevecillos en las inmediaciones de la casa aplicando el aseo del medio ambiente.

• Eliminar correctamente los desechos sólidos y los posibles depósitos de agua limpia por pequeños que sean.

• Cubrir, vaciar y limpiar cada semana los recipientes donde se almacena agua para uso doméstico:

• Aplicar insecticidas adecuados a los recipientes en que se almacena agua a la intemperie;

• Utilizar medidas de protección personal en el hogar, como mosquiteros en las ventanas, usar ropa de manga larga, repelentes, materiales tratados con insecticidas, espirales y vaporizadores.

Fuente: El País.cr


Irtra


Meli Hotels International Cuba


INOR

Leave a reply


Ciengo Montero


Heberprot