Los modelos de negocio tradicionales ya no son una opción

0
223

Estamos viviendo un período de gran conmoción. El cambio en muchas formas -tecnológico, geopolítico, social, ambiental- se está acelerando. Los riesgos globales se están intensificando, pero nuestra capacidad de respuesta colectiva está disminuyendo.

Esto está creando un entorno muy exigente y volátil para los negocios, lo que dificulta que las empresas continúen con los modelos de negocios que han tenido éxito en el pasado. En los últimos cinco años, las ganancias de las 700 empresas multinacionales más importantes se han reducido en alrededor del 25 por ciento. Las vulnerabilidades macroeconómicas se han agudizado en su enfoque y apuntan a un deterioro del entorno económico internacional. Las empresas también enfrentan una mayor incertidumbre sobre las regulaciones que dificultan la capacidad de tomar decisiones comerciales e inversiones cruciales. En general, estamos operando en un contexto que presenta un riesgo significativo, pero también una oportunidad importante para las empresas que pueden adaptarse a los cambios emergentes.

Los riesgos globales que más preocupan

El aspecto más sorprendente del Informe Global de Riesgos de este año, preparado por el Foro Económico Mundial con el apoyo de Marsh & McLennan Companies y otros socios, es el nivel de alarma sobre los problemas geopolíticos. De los 10 principales problemas de riesgo que los expertos creen que empeorarían, siete están conectados al panorama geopolítico.

Las agendas nacionalistas están creando cada vez más fricciones entre los países, mientras que el compromiso con las instituciones multilaterales se está debilitando. Más del 90 por ciento de la encuestada espera que la confrontación económica entre las principales potencias aumente en 2019, con una proporción similar anticipando una mayor erosión de las normas y acuerdos comerciales multilaterales.

El creciente riesgo social, debido a la polarización y fragmentación política interna, también se destaca como una preocupación para 2019, que se espera ejerza mayor presión sobre las instituciones y complique el proceso de proporcionar una gobernabilidad estable y efectiva.

Navegando por un mundo fragmentado

El mundo ha entrado en una fase nueva y desconcertante de las relaciones internacionales. Está surgiendo un círculo vicioso: cuanto más comprometen los países una agenda nacionalista y ponen a prueba los vínculos del multilateralismo, mayor será la presión sobre las instituciones y acuerdos transfronterizos, que a su vez sirve para reforzar la necesidad percibida de las agendas nacionalistas.

Estos cambios geopolíticos se están extendiendo a la esfera económica a través de aranceles, sanciones y otras disrupciones en el comercio internacional y las relaciones de inversión. Un buen ejemplo es la relación económica entre Estados Unidos y China, donde la fricción se ha ampliado de una disputa comercial a un concurso estratégico de gran alcance. Incluso el desarrollo de infraestructura, donde existe un consenso generalizado sobre la necesidad de inversión, se ha visto interrumpido por agendas políticas en competencia.

Las empresas están siendo cada vez más arrastradas al círculo de las disputas políticas. En un grado que no hemos visto en los tiempos modernos, se encuentran en la mira de los políticos y potencialmente de legislaciones de gran alcance. Y aunque las empresas son frecuentemente atacadas por ser parte del problema, las sociedades también buscan que el sector privado proporcione (o trabaje con el sector público para brindar) las soluciones a muchos de los grandes desafíos, ya sea la ciberseguridad, nuevas formas de trabajar, adaptación al clima, seguridad de retiro o desarrollo de infraestructura.

Crecientes inestabilidades tecnológicas

Las tecnologías innovadoras, como la inteligencia artificial, el Internet de las cosas y la robótica, ofrecen claramente el potencial de generar enormes beneficios tanto para las empresas como para la sociedad. Sin embargo, a medida que estas tecnologías se integran cada vez más en los procesos empresariales centrales e infraestructura crítica, aumenta la exposición a los ataques cibernéticos y aumenta la posibilidad de violaciones masivas de datos, así como de interrupciones operativas. Esto se reflejó en la Encuesta Global a Directivos del Informe Global de Riesgos, donde se identificó al riesgo cibernético como el que más preocupa a los ejecutivos de negocios en prácticamente todas las economías avanzadas.

La tecnología también está cada vez más entrelazada en el discurso político dentro y entre los países. El aumento de la automatización de la fuerza laboral está desplazando puestos de trabajo en todas las industrias, creando problemas políticos internos en muchos países relacionados con el desempleo generalizado y la creciente desigualdad de ingresos.

La politización de la tecnología

En el ámbito internacional, las alarmas políticas están siendo provocadas por la inversión extranjera en sectores sensibles y el alcance del despliegue de tecnología extranjera en infraestructura crítica. Las preocupaciones sobre las dependencias sistémicas y el espionaje generalizado se ven subrayadas por el aluvión de ataques cibernéticos patrocinados por el estado en activos clave, como la infiltración de hackers rusos de los proveedores de electricidad de Estados Unidos en julio, y otros en las cadenas de suministro.

Por lo tanto, a medida que el entorno tecnológico continúa avanzando, las empresas no solo deben mantenerse al día con las mejores prácticas de administración de riesgos contra las amenazas tecnológicas, sino que deben ser lo suficientemente ágiles como para aprovechar la promesa y el valor social del cambio tecnológico. En otras palabras, deben desarrollar la capacidad de recuperación interna y externa para poder protegerse contra las crisis a su infraestructura y modelo de negocio, pero también prosperar en el cambiante ecosistema del mercado.

Creciente preocupación ambiental

El 2018 trajo otro año de tormentas, incendios e inundaciones récord, aunque en conjunto causaron menos daños económicos que en 2017. El huracán Michael fue el huracán más intenso que azotó  Estados Unidos en los últimos 50 años, y el tercero más fuerte en general; el California Camp Fire fue el incendio forestal más letal y destructivo de la historia del estado; y la inundación en Kerala, India, fue la peor experimentada en el estado durante el último siglo.

El Informe Global de Riesgos 2019 se centra en el aumento probable del nivel del mar en todo el mundo y los distintos grados de preparación de las ciudades más vulnerables. Como se destaca en el informe, la adaptación y mitigación del cambio climático se han vuelto cada vez más urgentes, en particular a medida que aumenta la proporción de la población mundial que vive en zonas costeras vulnerables. En su informe reciente, el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático llegó a la conclusión de que tenemos solo 12 años para realizar transiciones rápidas y de gran alcance en todos los aspectos de la sociedad para evitar que el aumento de la temperatura global supere el límite de 1.5 grados centígrados, y para evitar consecuencias significativas ambientales y socioeconómicas. Esta preocupación se refleja completamente en la encuesta del Informe Global de Riesgos, donde el clima extremo y el fracaso de la adaptación al clima y las medidas de mitigación dominaron las preocupaciones de riesgo a largo plazo.

Dada la incertidumbre que rodea a los acuerdos multilaterales sobre el clima, los líderes empresariales deberán enfrentar un desafío dual: responder a la creciente presión de los inversionistas, clientes y otros constituyentes para comprometerse con los objetivos relacionados con el clima y desarrollar planes de contingencia que anticipen mayores desafíos relacionados con el clima.

Muchos podrían hacer más para prepararse para las sorpresas diversificando las cadenas de suministro, fortaleciendo la capacidad de recuperación de su infraestructura, anticipando la escasez de recursos y adelantándose a los desarrollos regulatorios.

El impacto psicológico

El impacto psicológico del aumento de la volatilidad y la incertidumbre no se puede subestimar, tanto en el lugar de trabajo como en la sociedad en general. Muchos de los cambios estructurales en el panorama del riesgo global conllevan una tensión emocional significativa para los individuos y las comunidades.

Según el análisis de Gallup del estado emocional del mundo, el bienestar humano se está deteriorando, como lo demuestra un aumento en el índice de experiencias negativas, que captura la ira, el dolor, el estrés, la tristeza y la preocupación en los últimos cinco años. Esto presenta una gama de desafíos potenciales para las empresas, desde huelgas y otras interrupciones de la fuerza laboral hasta la reacción de las redes sociales de los clientes a problemas de reputación más amplios.

Los líderes organizacionales deberán comprender los factores que promueven el bienestar en un entorno que cambia rápidamente si desean administrar y reducir el riesgo de capital humano, y desarrollar productos y servicios que coincidan con la mentalidad emergente en temas críticos.

Las transformaciones relacionadas con el lugar de trabajo, como las disrupciones debidas a la automatización, que afectan la percepción y el bienestar de los empleados, deben ser un enfoque importante. Gran parte de esto se puede administrar y aliviar a través de una planificación de la fuerza laboral más efectiva, beneficios e incentivos.

El nuevo Informe Global de Riesgos revela un mundo de cambios extraordinarios, complejidad y fluidez. Los líderes deben flexibilizar sus modelos de negocios, procesos de gestión de riesgos y cultura corporativa, si desean prosperar en este entorno.

Fuente. John Drzik, Presidente de Riesgos Globales y Digital en Marsh


Ministerio de Turismo de Cuba


Servicios Mdicos Cubanos


Avianca


INOR


Hotel Conquistador


Taco Bell

Deja una respuesta

*


Hotel Barcelo Solymar


SEK


TransTur