Seis preguntas clave para entender la colaboración quirúrgica remota

La prestación de servicios médicos es un rubro dentro de la medicina que se encuentra en constante cambio y evolución a medida que la tecnología avanza, lo cual tiene la intención de buscar nuevos métodos de atención a la sociedad.

Este año, con la presencia de Barco en la Sociedad Radiológica de Norteamérica (RSNA 2021), será posible observar cómo es que los avances tecnológicos que se gestan a través de las formas tradicionales de atención en los servicios médicos, permiten moldear nuevos paradigmas a seguir para remplazar o combinar los procedimientos en las cirugías.

Los métodos quirúrgicos han ido evolucionando, por ello en la 107 ª Asamblea Científica y Reunión Anual conocerá en voz de los expertos cómo es que estas nuevas directrices marcan la pauta para nuevas iniciativas, por ejemplo, las herramientas tecnológicas como una necesidad para la evolución hacia el cumplimiento del sector salud con mejores estándares de calidad.

Uno de los temas principales que se abordarán se refieren a la creciente tendencia que se han establecido en los últimos años, la colaboración quirúrgica remota y cómo a través de la concepción de este término surgen varias interrogantes que deben responderse para lograr su adecuación en cualquier contexto.

1. ¿Qué es la colaboración quirúrgica de manera remota?

Para poder adentrarse en este concepto, Francisco Fandiño, Managing Director Latin America en Barco, la define como “el acto que ocurre cuando el cirujano está operando a un paciente en el quirófano y otros participantes se unen virtualmente desde otra parte. Esta práctica no surge a raíz de la pandemia, pero sí se puede visualizar un crecimiento gracias a ella, pues con las restricciones que se establecen de un país a otro, los especialistas se vieron impedidos para trasladarse, lo que da como resultado una adopción cada vez mayor en esta práctica médica”.

Este método, no podría limitarse a una simple videollamada, pues no tendría todas las bondades de equipos profesionales que garanticen un entorno de nube seguro, privacidad del paciente, video y audio en vivo de alta calidad, además de herramientas adicionales dedicadas a la cirugía, así como diferentes tipos de anotaciones. Los adelantos de la ciencia y tecnología, le permiten al sector salud cumplir con la misión de realizar intervenciones quirúrgicas a distancia de forma eficiente.

2. ¿Quién hace uso de la colaboración quirúrgica remota?

Al tratarse de un campo especializado dentro de la medicina, las soluciones visuales de empresas como Barco, amplían las ventajas de colaboración quirúrgica para una gran variedad de situaciones, de las cuales el personal médico que puede hacer uso de ellas, principalmente se enfoca en: cirujanos y personal de asistencia, estudiantes o novicios de cirugía, expertos quirúrgicos, personal de ventas y servicio de integradores u organizaciones de ventas de tecnología médica.

La oportunidad de colaborar en conjunto desde cualquier lugar remoto, brinda a los participantes la posibilidad de observar secuencias de video sobre lo que ocurre en la sala de operación, además de que el equipo quirúrgico y los participantes remotos pueden comunicarse entre sí, por ejemplo, a través de un micrófono y audio o mediante chat, sólo por mencionar algunas de sus funciones que dentro de la práctica quirúrgica resultan de valor para todo el proceso.

3. ¿Cuándo se utiliza?

Las distinciones que se presentan de acuerdo al tipo de cirugía que se planea realizar, depende de factores como, el contexto e historial clínico, además de aquellas que requieran un largo periodo de hospitalización, entre otros. Así mismo, no todas requieren de la colaboración remota, pero en algunas ocasiones podrían presentar una gran ventaja, por ejemplo:

  • Para consultar con un experto que se encuentra geográficamente alejado.
  • Capacitar y evaluar a cirujanos jóvenes en sus primeras cirugías.
  • Invitar a un grupo de estudiantes o expertos de observación, sin poner en riesgo al paciente.
  • Como innovador tecnológico, con un enfoque más sencillo y fácil acceso.
  • Reduce los tiempos de traslado para realizar intervenciones, aumentando así la eficiencia y el retorno de la inversión de su infraestructura quirúrgica.
  • Ayuda a mostrar la experiencia del hospital al exponer la complejidad de los casos.

4. ¿Cómo se utiliza?

Para llevar a cabo la colaboración quirúrgica remota, el cirujano dentro de la sala de operaciones realiza sus labores sin ninguna interrupción, al igual que el equipo que lo asiste. Para el personal, resulta primordial que las tecnologías respondan a la mínima inmersión sin repercutir en cambios en su forma de trabajar y desplazarse en su espacio con total libertad. La tecnología funciona como una puerta de enlace en el quirófano que recopila la transmisión de video, y garantiza que se envíe a los participantes remotos de forma segura.

“Para los participantes remotos, esta opción representa mayor eficacia para visualizar lo que ocurre dentro de la sala de operaciones, pueden hablar entre ellos a través de la conectividad por sistemas de audio, o incluso chatear a través del chatbox, sin duda implica una revolución para la colaboración quirúrgica que, a partir de una única instalación, está listo para usarse”. Aseguró, Francisco Fandiño, Managing Director Latin America en Barco.

5. ¿Dónde se utiliza?

Como ya se ha mencionado anteriormente, este sistema se instala en la sala de operaciones y al establecer la conectividad con terceros por medio de una conexión a internet, ellos pueden estar en cualquier parte, dentro o fuera del país. Este avance dentro de la tecnología, permite colaborar con otros especialistas de manera remota, ante la urgencia que surge en los quirófanos de manera casi instantánea sobre complicaciones o el requerimiento de segundas opiniones.

6. ¿Por qué la debería utilizar?

La participación en conjunto dentro de la sala de operaciones es la clave para salvaguardar la vida de los pacientes. Para los cirujanos, esta herramienta permite combinar su capacidad intelectual con la de los expertos en el campo, para colaborar en vivo desde el quirófano. Un buen sistema también es el entorno de clase ideal para enseñar procedimientos, sin poner en riesgo a los pacientes.

Por su parte, los estudiantes pueden observar más de cerca los procedimientos, con la intención de actuar de manera adecuada una vez que ellos realicen sus primeras intervenciones. Para los hospitales, esta herramienta, le ofrece mayor reputación y prestigio con una infraestructura más sofisticada para las salas de quirófano. Mientras que para los empleados de ventas y servicio de Medtech, les ofrece la posibilidad de realizar capacitaciones a distancia, ayudar a clientes con equipos médicos nuevos o defectuosos, y una considerable reducción en tiempo y costos, pues ya no es necesario estar presentes en los quirófanos para toda esta serie de acciones.

Este nuevo concepto en la medicina, brinda múltiples bondades para la cirugía de manera remota, es responsabilidad del sector salud construir mejores ecosistemas de trabajo que ofrezcan al personal las herramientas necesarias para el desarrollo de cirugías, diagnósticos u otros procedimientos remotos, que mejoran los servicios de salud hacia los pacientes, ya que este tipo de prácticas repercuten directamente en los individuos y las comunidades que son parte del cuidado de la salud a distancia.

Fuente. Periódico Digital Centroamericano y del Caribe

Renace

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top
Close