La alimentación balanceada es clave para evitar la desnutrición y la obesidad infantil

La infancia es una de las etapas más importantes de la vida, en especial, por los procesos de crecimiento y desarrollo físico y mental que se producen durante sus distintas fases. Estos procesos pueden ser influenciados por varios factores, entre ellos genéticos, ambientales, psicosociales, educativos y nutricionales.

Los padres de familia deben tomar en cuenta que el sueño, la salud y la nutrición son aspectos básicos para el buen desarrollo de sus hijos. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) los hábitos de alimentación saludables se forman en los primeros años de vida, siendo un factor protector contra la malnutrición y desarrollo de sobrepeso, obesidad y otros padecimientos. Por eso, para mantener una alimentación saludable, es importante lograr un consumo equilibrado de nutrientes.

Tanto la desnutrición como la obesidad son factores relacionados con la alimentación que van a afectar el proceso de crecimiento y desarrollo de los niños, y que pueden aumentar el riesgo de desarrollar enfermedades crónicas no transmisibles como hipertensión arterial, colesterol y triglicéridos elevados en sangre, y diabetes a edades tempranas.

Por otra parte, también es importante apoyar el sistema de defensas de los niños durante todo el año, y especialmente ante la circulación de gran cantidad de virus. Esto ayudará a evitar que contraigan enfermedades infecciosas.

Para fortalecer el sistema de defensas, es importante que en su alimentación estén siempre presentes los siguientes micronutrientes:

  • Vitamina A: en frutas y vegetales de colores rojo y naranja
  • Vitamina C: en frutas cítricas
  • Vitamina D: en huevos y leche fortificada
  • Vitamina B6 y B12: en alimentos de origen animal
  • Ácido fólico: en vegetales de hojas verdes
  • Hierro: en carnes rojas y vegetales de hojas verdes
  • Zinc y selenio: en carnes rojas y pescado

Una alimentación completa y balanceada permitirá que se cubran las necesidades nutricionales y, en caso de consumir alguna bebida láctea especial para niños, se recomienda revisar la etiqueta nutricional y verificar que el producto aporte como mínimo el 10% del valor diario recomendado de estas vitaminas y minerales.

Fuente. Periódico Digital Centroamericano y del Caribe

Renace

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top
Close