Cómo estar preparado para la temporada de gripe en tiempos del COVID-19

Llegó la temporada de lluvias, la pandemia del coronavirus sigue con nosotros y, como si esto no fuera suficiente, la temporada alta de otra enfermedad infecciosas está aquí: la influenza, una enfermedad viral que ataca la nariz, la garganta y los pulmones.

El año pasado la temporada de gripe fue históricamente ligera. El Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) reportó solo 2,038 casos de gripe entre septiembre 27 de 2020 a abril 24 de 2021 en los Estados Unidos, a comparación de las 39 millones de personas que se contagiaron de la influenza el año anterior.

En E.E.U.U. la temporada de gripe puede empezar en octubre, aunque en ocasiones llega a verse hasta enero o febrero.

De igual forma, este año la gran pregunta no será cuándo empezará la temporada de gripe, es más “¿cómo se verá este año cuando el COVID-19 aún está latente?

¿Qué clase de temporada de gripe esperan los expertos?

La temporada de gripe no será tan ligera como el año pasado, dice la doctora Kristin Englund, especialista en enfermedades infecciosas. “Desafortunadamente, estamos esperando tener una peor ola de gripe este año”.

Las diferencias llegan dadas a los cambios de comportamiento relacionadas al COVID-19. “El año pasado teníamos muchas áreas donde la mascarilla era obligatoria y donde los negocios estaban cerrados”, dice la Dra. Englund. “Las personas estaban haciendo caso al aislamiento social y la higiene de las manos.

En muchos lugares esto se ve diferente, añade. “Estamos viendo a muchas más personas saliendo sin mascarilla. Como resultado, incluso si están protegidos del COVID al estar vacunados, no están protegidos contra la influenza, al menos que tengan la vacuna contra ella”.

Para tener una idea de qué tan fuerte o suave será esta temporada de influenza podemos ver los patrones del Hemisferio Sur, comenta la Dra. Englund. Eso tampoco es muy confiable este año. “Va a ser muy diferente, porque han mantenido muchas de sus estrategias de prevención, mientras que nosotros hemos perdido muchas de las nuestras”.

Un tema complicado es que la gripa y el COVID-19 suelen tener síntomas muy parecidos. “La influenza puede ser mortal a su propia manera”, dice la Dra. Englund. “Será muy difícil para las personas entender si tienen COVID o influenza durante este tiempo, porque más personas tendrán síntomas”.

Cómo te puedes proteger

La influenza y el COVID-19 pueden ser muy enfermizas. El virus de la influenza y el del coronavirus se pueden propagar de maneras similares, por lo que es probable que usar mascarilla, tomas distancia física y otras acciones que toman las personas para evitar el esparcimiento del coronavirus puede funcionar con la gripe.

De igual forma, hay unos pasos simples que puedes tomar para protegerte a ti y a tus seres queridos. Esto es lo que puedes hacer para estar preparado para la temporada de gripe:

1. Vacúnate contra la influenza: estudios muestran que vacunarse reduce el riesgo de contagiar la influenza en general y hace menos probable de enfermarte de manera severa si te infectas. La Dra. Englund dice: “La vacuna de la influenza no solo te protege a ti, sino que protege a todos los que te rodean”. La CDC recomienda que todos los que tengan más de 6 meses deben ser vacunados. “Este año estamos recomendando a las personas que se vacunen de septiembre a octubre para que estemos, de esta forma nos preparamos para el inicio de la temporada de gripe”, comenta la Dra. Englund.

2. Usa mascarilla: incluso si estás vacunado, ya sea contra el COVID o la gripe, deberías usar mascarilla en público. “Los alieno a que usen mascarilla durante la temporada de enfermedades respiratorias”, dice la doctora Englund. “Hay muchos virus diferentes que pueden hacer daño, no solo el COVID”.

3. Estate vigilante con protecciones de seguridad: Como con el COVID-19, el virus de la influenza se esparce por partículas que salen de la nariz y la boca de una persona enferma. Por lo que puedes utilizar muchas cosas que haz hecho anteriormente para evitar la propagación del COVID-19, como vacunarte, usar mascarilla en público, estar a dos metros de distancia de otras personas o lavar tus manos frecuentemente, también pueden ayudarte de estar expuesto al virus de la gripe. “Estoy bastante augusta usando mascarilla y limpiándome las manos, además de la distancia social cuando estoy en público, incluso cuando estoy vacunada contra el COVID y la influenza”, dice la doctora Englund.

4. Saber qué debes hacer si te contagias: la influenza y el COVID-19 tienen muchos síntomas parecidos como fiebre, tos, dificultad para respirar y dolores musculares, si desarrollas estos síntomas, llama a tu doctor. Ellos sabrán cómo ayudarte y saber si debes hacerte una prueba de COVID-19 o de influenza.

5. Ten un gabinete de medicinas preparado: también te puedes preparar contra la influenza en casa. La doctora Englund sugiere tener algunas cosas a mano si algo pasa: un acetaminofén para reducir la fiebre, ibuprofeno para el dolor muscular, medicina para la tos y un termómetro. “Estas son medicinas de libre venta que puedes utilizar para mejorar los síntomas”, dice la Dra. Englund. “Adquiere una medicina contra la gripe y el resfriado que ayude a reducir la congestión nasal y la tos que puedas tener”. Si tienes una condición previa que puede ponerte en riesgo con la fiebre, sería útil que tuvieras un oxímetro de pulso en casa, que mide el nivel de oxígeno en tu sangre.

6. Quédate en casa si estás enfermo y hazte una prueba de COVID-19: si te dio gripe o COVID-19, querrás quedarte en casa hasta sentirte mejor para evadir contagiar a otros. De igual forma, porque ambos virus tienen síntomas parecidos, también necesitarás hacerte una prueba de COVID-19 lo más pronto posible. “Cuídate a ti mismo”, dice la doctora Englund. “Asegúrate de hacerte las pruebas. Asegúrate que no irás al trabajo y que te vas a aislar hasta que te hagan la prueba y sepas con qué estás lidiando y la mejor forma de tratarlo.

El invierno también es perfecto para otras enfermedades virales como el virus sincitial respiratorio o el RSV (que comúnmente afecta a los niños) y la norovirus (virus de estómago). Muchas de las recomendaciones para evitar la propagación del COVID-19 y de la influenza también aplican para estos virus. Lavar tus manos con agua y jabón frecuentemente, desinfectar las áreas públicas constantemente, practicar toser correctamente y quedarse en casa cuando se está enfermo son buenas prácticas durante el invierno.

Con el elemento añadido del COVID-19 aún en juego, estas son muy importantes. “Pienso que nos vamos a sentir muy augustos con las técnicas preventivas”, dice la Dra. Englund. “Las mascarillas, por ejemplo, se han vuelto parte de la rutina de nuestras vidas durante esta temporada de enfermedades respiratorias. Eso está bien, si queremos proteger a las personas y bajar el nivel de fallecidos. Con estas medidas preventivas no solo nos estamos protegiendo a nosotros, sino que protegemos a los que nos rodean.

Fuente. Cleveland Clinic

Renace

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top
Close