Las calorías en los propósitos de año nuevo

0
537

Estamos a mitad de febrero y en un abrir de ojos estaremos empezando marzo. Si se siguieron los pasos adecuados en enero y se realizó algún proceso Detox, posterior a esto no se debe olvidar de algo que también es importante, las calorías.

Lo que se mide se mejora.  Sin embargo, a veces la medida no es algo con lo que se quisiera lidiar, especialmente en diciembre cuando se olvida por completo de la palabra “calorías” o simplemente se considera que no es algo relevante para las comidas especiales de ese mes.

Cuando la gente se compromete con un propósito como “bajar de beso”, el enunciarlo o “publicarlo en las redes sociales” crea un compromiso “público” es prácticamente una toma de decisión.  Sin embargo, sin fijarle un valor a medir es más algo filosófico que algo concreto a realizar.

Para poder fijar una meta se debe primero entender que es Sobre-Peso (IMC > 25) u Obesidad (cintura mayor a 88 o 100 cms) y muy importante como se llegó hasta allí (hábitos), lo cual no fue de a la noche la mañana, es decir, tener claro los antecedentes y entender a través de ello que se puede mejorar y lograr.

Calorías:

Las calorías como tal no son un elemento malvado, son una medida que expresa el valor energético de un alimento.   El problema está en que alimentos aportan más o menos y la manera en cómo se va a procesar ese alimento y la necesidad que tenga de hacerlo.

Existen 3 grupos alimenticios:

  • Los carbohidratos (4 calorías).
  • Las grasas (9 calorías).
  • Las proteínas (4 calorías).

Estas conforman las comidas diarias y la relación entre éstos tres (volumen y composición) dependerá qué tanta energía estamos consumiendo y qué tanto nuestro cuerpo podrá procesarla. 

Al decir “procesarla” se incluyen otros elementos como son el “gasto energético”, esto implica que el cuerpo tendrá una emisión de energía que con actividades como el ejercicio se logra un mayor gasto a la vez que facilita un “círculo virtuoso” de la habilidad para procesar esa energía.

A este punto, ya se está hablando de calorías y ejercicio.  Pero… ¿Qué pasa si no se hace ejercicio?  Toca concentrarse en ser más hábiles en emplear inteligentemente el consumo de calorías.

Corta calorías no nutrientes:

Acá se debe emplear una estrategia. Si se quiere perder peso y no se está haciendo ejercicio, la mejor estrategia es concentrarnos en una alimentación inteligente que modere la cantidad de calorías, pero una en la que se siga recibiendo nutrición.

Idealmente se debe hacer ejercicio, estar activos será la vía correcta para mantener un peso saludable, junto a una mejor alimentación. Si los hábitos no lo incluyen, hay que saber que una mejor distribución de los alimentos con una regulación de volumen, será una gran estrategia para un peso saludable. Eso significa hacer más comidas pero con menor cantidad. 

Para moderar la cantidad los reemplazadores de comidas como Lean Shake de GNC facilitan mantener la nutrición y agregar la cuarta y/o quinta comida del día, ayudando a compensar la regulación de volumen que se hizo en las otras 3 comidas anteriores y que aportan elementos valiosos como la proteína y nutrientes importantes como las vitaminas y minerales. Nótese que se ha mencionado que se debe hacer más comidas y cada una más pequeña. Una de las peores estrategias es no comer o saltarse las comidas por el impacto que tiene sobre el ritmo de procesamiento o metabolismo.

Así como el ritmo de nuestro Metabolismo, hay otros factores importantes a tomar en cuenta para alcanzar las metas que incluyen: Apetito, activación de la quema calórica, capacidad de acumulación de grasa (tipo de organismo) y lugar donde almacenamos dicha grasa.

Fuente. GNC


Ministerio de Turismo de Cuba


Banco Ficosah


Avianca


WalMart Guatemala


Ciengo Montero


Barcelo Guatemala City

Leave a reply

*