Putin y Biden acuerdan el regreso de sus respectivos embajadores tras una cumbre “constructiva”

0
509

Instituto de Gastroenterologa

El encuentro en Ginebra entre Joe Biden y Vladimir Putin fue “constructivo”, según el presidente ruso. Los mandatarios acordaron el regreso de sus respectivos embajadores, reanudar las conversaciones sobre control de armas y un “diálogo sobre ciberseguridad”, uno de los temas más espinosos. 

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y su homólogo ruso, Vladimir Putin, concluyeron este 16 de junio una cumbre que pronosticaba fuertes desacuerdos.

Pero fue el líder ruso el primero en compartir a la prensa los principales puntos de unión tras el encuentro en Ginebra: devolver a los embajadores a las respectivas capitales, reanudar las conversaciones sobre control de armas y entablar un diálogo sobre ciberseguridad.

Para Putin, el encuentro de unas cuatro horas en la antigua mansión de La Grange, fue “constructivo”, sin hostilidad y con espacios de entendimiento entre las partes.

El mandatario ruso reconoció que su país y Estados Unidos comparten la responsabilidad de la estabilidad nuclear mundial y por ello confirmó que sostendrán conversaciones sobre los posibles cambios al tratado sobre limitación de armas New START, un acuerdo recientemente extendido por Washington y Moscú.

El caso del opositor ruso Alexéi Navalny fue uno de los temas en los que Putin se mostró más crítico al desestimar las preocupaciones de Estados Unidos sobre el político arrestado: para Rusia, Navalny ignoró la ley y conocía lo que sucedería si regresaba a Rusia desde Alemania, donde recibió atención médica tras un intento de envenenamiento.

También, el líder del Kremlin dijo que Washington y Moscú iniciarían consultas sobre ciberseguridad, no sin antes enviar un último dardo a Biden al afirmar que la mayoría de los ataques cibernéticos contra Rusia provienen de Estados Unidos.

Biden: ‘Rusia no quiere otra Guerra Fría’

Al finalizar su encuentro de cuatro horas con el presidente de Rusia, el mandatario estadounidense describió el tono de la reunión como “bueno” y “positivo”.

El presidente estadounidense tocó varios temas espinosos para Moscú y, a pesar de que el demócrata ha calificado de “asesino” en el pasado a su homólogo ruso, se encargó de bajar la temperatura asegurando que ni Rusia ni su país quieren otra Guerra Fría.

“Durante esta última semana, espero que Estados Unidos le haya mostrado al mundo que volvemos a estar con nuestros aliados”, dijo el demócrata.

Biden dijo que, aunque queda mucho trabajo por hacer, “hemos establecido una base clara sobre cómo pretendemos tratar con Rusia”.

El líder estadounidense insistió en que su agenda no era contra ese país, sino “para el pueblo estadounidense”.

También dijo que durante la reunión con Putin dedicaron mucho tiempo a hablar sobre el control de armas y los ataques cibernéticos.

Después de terminada la cumbre, Biden dejó claro que seguirá elevando la voz en defensa de los “derechos fundamentales”, como es el caso del opositor Alexéi Navalny. De hecho, el mandatario dijo que habrá consecuencias devastadoras para Rusia si Navalny llega a morir.

“No se trata solo de perseguir a Rusia cuando violan los derechos humanos, se trata de quiénes somos”, afirmó Biden.

Biden se refirió también al destino de dos ciudadanos estadounidenses “encarcelados injustamente” en Rusia. Si bien Putin dijo que creía que se podían llegar a cumplir algunos compromisos, no dio indicios de ningún acuerdo de intercambio de prisioneros.

Todas las miradas en Ginebra tras la gira de Biden por Europa

En la primera parte de la reunión, ambos líderes tuvieron una conversación de aproximadamente una hora y media, con la presencia del secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, y el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov.

Pese a su historial de hacer esperar a los líderes mundiales, Putin –que realiza su primer viaje público al extranjero desde el inicio de la pandemia– fue quien llegó primero al encuentro, seguido de Biden que se encontraba en Bruselas participando en reuniones con la Unión Europea y la OTAN, en su primer viaje como presidente al viejo continente.

Todas las miradas estaban puestas en la reunión, cuyas negociaciones para llevar a cabo la cita fueron tensas dada la compleja relación entre Moscú y Washington, por lo que los analistas previeron importantes ‘líneas rojas’ y pocas concesiones.

Durante la primera parte de la reunión bilateral, el presidente de Suiza Guy Parmelin hizo de anfitrión y les deseo una “reunión fructuosa en el interés de sus respectivos países y del mundo entero”. En la segunda parte de las conversaciones se trataron los temas delicados con mayor profundidad y en presencia de funcionarios y asesores de ambos países.

Desde una antiquísima y lujosa biblioteca, con un gran globo terráqueo de fondo y las banderas de sus respectivos países, los mandatarios se dejaron fotografiar y se dedicaron unas palabras frente a la prensa, mostrando la cara amable del encuentro, pese a que las relaciones entre el Kremlin y la Casa Blanca se encuentran en su punto más bajo.

“Señor presidente, quiero agradecerle su iniciativa para la reunión de hoy”, dijo Putin a Biden, añadiendo que “en las relaciones ruso-estadounidenses se han acumulado muchas cuestiones que requieren una reunión al más alto nivel. Espero que nuestra reunión sea productiva”, señaló optimista el ruso.

Por su parte, Biden subrayó que, para un debate “entre dos grandes potencias” es “mejor encontrarse cara a cara” y tratar así áreas de cooperación e interés mutuo. Pese a esto, algunos miembros de la delegación estadounidense anticiparon grandes desencuentros y se propusieron a rebajar las expectativas: “No esperamos una gran cantidad de resultados de esta reunión”, dijeron.

    It was a chaotic scrum with reporters shouting over each other. @POTUS was very clearly not responding to any one question, but nodding in acknowledgment to the press generally. He said just two days ago in his presser: “verify, then trust.” https://t.co/5C9gP4XTtO

    — Kate Bedingfield (@WHCommsDir) June 16, 2021

Poco después de su aparición frente a las cámaras, la Casa Blanca publicó un comunicado desmintiendo que el líder de Estados Unidos asintiera cuando una periodista le preguntó si confiaba en Putin. “Durante un caótico ‘vía libre para todos’ con miembros de la prensa gritándose unos a otros, el presidente (Biden) sacudió la cabeza de forma general en dirección a los medios”, afirmó la portavoz de Biden, Jen Psaki, agregando que ese movimiento no respondía a una respuesta.

En ese momento inició la segunda sesión de la cumbre, tras un receso de 45 minutos y pocas declaraciones a los medios de comunicación, que vivieron un momento de tensión cuando la prensa de ambos países se enzarzó en una disputa mientras los políticos observaban desconcertados. Putin optó por ignorar los comentarios y preguntas de la prensa internacional, entre ellas la referida al caso Navalny.

    Первые кадры с расширенных переговоров Президентов России и США Владимира Путина и Джозефа Байдена

    📸 @rian_ru pic.twitter.com/y5nwV4Uu3s

    — МИД России 🇷🇺 (@MID_RF) June 16, 2021

La Casa Blanca optó por no dar una conferencia de prensa conjunta, decidiendo que no quería parecer que elevaba a Putin en un momento en el que el presidente de Estados Unidos está instando a los aliados europeos a presionar a Putin para que deje de hacer “innumerables provocaciones”.

Fuente: France24/AP.


Grupo Extrahotelero Palmares


Meli Hotels International Cuba


INOR

Leave a reply


Banco Ficosah


Heberprot