Coronavirus: La OMS declara ’emergencia global de sanidad’

0
2615

En los últimos diez años han aparecido nuevas enfermedades, así como también han surgido brotes de varios virus que parecía se habían erradicado. Hoy estas dolencias infecciosas han acabado con la vida de millones de personas en el mundo.

El caso más reciente es el coronavirus, el cual se originó en la ciudad de Wuhan en China en diciembre de 2019 y hasta la fecha ha afectado a unas 8,000 personas y causado hasta el momento 170 muertos, según según datos de las autoridades chinas.

Un comité de emergencia de 15 expertos, convocado por el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, declaró esta tarde una alerta internacional para facilitar la coordinación entre todas las redes sanitarias nacionales en el mundo para tomar mayores medidas de prevención y homogeneizar los programas de aislamiento previo (cuarentena), tratamiento, y alerta a la opinión pública.

“Declaramos esta alerta no por lo que está ocurriendo dentro de China, sino por la situación en otros países, y por el temor a que el virus pueda extenderse a lugares con sistemas sanitarios más débiles”, anunció Adhanom, en rueda de prensa al declarar la emergencia internacional, la sexta en la historia de la OMS.

“Se ha convertido en un brote sin precedentes”. “Debemos actuar todos juntos ahora para limitar la difusión del coronavirus”, aseveró Adhanom. “Hemos visto ya algunos casos fuera de China y hubiera habido más si el Gobierno no hubiera protegido a los ciudadanos”,  enfatizó.

“Hay 98 casos casos de coronavirus fuera de China en 18 países, 8 de ellos de transmisión local”, aseguró.

La semana pasada un comité de la OMS consideró prematuro declarar una alerta global dado que el origen de la epidemia se mantenía en la ciudad Wuhan y los casos en el extranjero eran de personas procedentes de la misma.

Sin embargo, para declarar la emergencia internacional, la OMS se basó en tres criterios: se trata de un evento extraordinario, constituya un riesgo de rápida expansión en otros países, y requiere de una respuesta coordinada internacional.

Mientras que, el Gobierno de Panamá tomó la decisión de declarar ‘situación de amenaza de alto riesgo’ en el territorio panameño ante la posibilidad de propagación del brote del nuevo coronavirus.

Esta acción se toma tras la alerta internacional de salud declarada por la OMS y la Organización Panamericana de la Salud.

Es la sexta ocasión en que la OMS declara este tipo de emergencia global, tras las que activó ante el brote de gripe H1N1 (2009), los de ébola en África Occidental (2014) y en la República Democrática del Congo (2019), el de polio en 2014 y el de virus zika en 2016.

Pero, ¿qué es el coronavirus?

El o los coronavirus son una familia de agentes infecciosos que recibe este nombre debido a unas formaciones que, miradas al microscopio, parecen estar rodeados por una corona de espinas. Hasta ahora, se conocían seis tipos de coronavirus: cuatro de ellos causaban síntomas similares a un resfriado común, y otros dos eran los responsables de enfermedades más graves, como el síndrome respiratorio agudo y grave (SARS, también originado en China) y el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS), destaca la agencia española de noticias EFE.

El coronavirus de Wuhan es designado oficialmente por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como “nuevo coronavirus” y su referencia es “2019-nCoV”. Es considerado un mal de alto riesgo global en la medida en que han aparecido casos de contagio, de mayor o menor gravedad, en varios países ( y a personas que no necesariamente han pasado por la ciudad donde se originó.

Los científicos se encuentran, de momento, en la búsqueda de la cura para esta enfermedad cuyo origen,se dice, se encuentra en ciertos animales.

¿Qué influye?

La OMS afirma que los movimientos migratorios, la importación y exportación de mercancías, o los desastres naturales y los conflictos bélicos que provocan el desplazamiento de miles de personas favorecen la transmisión de enfermedades. La rápida propagación de las enfermedades supone un desafío para los sistemas de salud que deben reaccionar de forma apropiada y colaborar entre sí.

¿En qué se diferencia una pandemia de una epidemia?

Todos hemos oído hablar de los términos pandemia y epidemia, pero, en ocasiones, se confunden y se utilizan de forma errónea. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), una pandemia se produce cuando una enfermedad se propaga a nivel mundial. Por ejemplo, se produce una pandemia de gripe en el momento que surge un nuevo virus de la gripe, se extiende por distintos países y la mayor parte de las personas no están inmunizadas contra él.

Una epidemia se produce cuando una enfermedad contagiosa se propaga de forma rápida en una población y en un área geográfica determinadas, y afecta a un gran número de personas en un espacio corto de tiempo.

¿Qué otros virus han azotado al mundo?

Ébola: El virus del Ébola es una enfermedad grave y, en muchos casos, mortal. La tasa de letalidad actual de la enfermedad es del 50%, aunque en brotes anteriores llegó hasta el 90%. El último gran brote del virus del Ébola se produjo entre los años 2014 y 2016 en el oeste de África y afectó tanto a personas que vivían en las ciudades como a las que residían en zonas rurales. En julio de 2018, se detectaron e investigaron presuntos casos de ébola en la República Democrática del Congo, algunos de los cuales dieron resultados positivos.

Malaria: Esta enfermedad se transmite a las personas a través de la picadura de un mosquito hembra infectado del género Anopheles. De acuerdo con los datos de la OMS, en el año 2016 hubo 126 millones de casos de paludismo en 91 países, lo que representa un aumento de 5 millones con respecto al año 2015. La mayor parte de los casos mortales se produjeron en el África subsahariana, en la República Centroafricana y en Sudán del Sur.

Sarampión: Aunque existe una vacuna contra esta enfermedad, sigue siendo una de las principales causas de muerte entre los niños. En el año 2016, hubo 89.780 muertes por sarampión en todo el mundo. Se transmite por el contacto directo y por el aire. Las vacunas contra el sarampión evitaron 20,4 millones de muertes. Afecta sobre todo a algunas regiones de Asia y de África.

Dengue: Es una enfermedad infecciosa que se transmite mediante las picaduras de mosquito y que puede llegar a ser mortal. Según los datos de la OMS, se producen 390 millones de infecciones por dengue cada año. En el año 2016, surgieron grandes brotes de dengue en varios países. Solo en Brasil, se produjeron 1,5 millones de casos.

Cólera: Ya se hacía referencia a esta enfermedad en un texto de Hipócrates de hace más de 2,000 años y el cólera sigue afectando a las personas en la actualidad. Según datos de la OMS, el cólera mata anualmente a alrededor de 100.000 personas. El uso de vacunas, la mejora de la red de saneamiento, del acceso al agua potable y de los hábitos de higiene puede contribuir a reducir la incidencia de esta enfermedad. Los principales países afectados son Bangladesh, Camerún, Haití, Malawi, Mozambique, Nigeria, Sierra Leona, Somalia y Sudán del Sur.

La gripe aviar: En el año 2003 se manifestó una de las epidemias más mortíferas de los últimos tiempos: la causada por el virus H5N1 (gripe aviar) y que afectó a poblaciones de aves de corral en numerosos países de Asia, Oriente Medio, Europa y África. Más de 200 personas que estuvieron en contacto con las aves infectadas fallecieron. Se sacrificaron unos 200 millones de pollos para detener la propagación del virus.

Con el fin de evitar que se convirtiera en una pandemia al contagiarse al hombre, se decidió tomar dos medidas esenciales: Controlar el virus en animales como pollos y patos, además de organizar los recursos adecuados por si se producía una pandemia en seres humanos.

Meningitis: La meningitis C acaba con la vida del 10% de los afectados, y los que sobreviven a esta enfermedad pueden tener graves secuelas neurológicas. Existe una vacuna efectiva contra la meningitis, pero cada año se necesitan más dosis para evitar una epidemia. De entre los países más afectados, destacan Níger y Nigeria.

Fiebre amarilla: Hace 100 años, la fiebre amarilla terminó con la vida de muchas personas y, aunque con las vacunas se redujo su incidencia, en el año 2000 surgió un nuevo brote de esta enfermedad. De entre los países en los que es necesario la vacunación frente a la fiebre amarilla, podemos destacar Tanzania, República de Guinea o la India.

Difteria: Con el uso de la vacuna antidiftérica se logró reducir y casi erradicar esta enfermedad. Sin embargo, actualmente, debido a las deficiencias en los sistemas de salud de determinados países, la enfermedad está comenzando a afectar de nuevo a algunas personas. Indonesia o Yemen fueron los países más afectados.

Fuente: La Estrella de Panamá.


Ministerio de Turismo de Cuba


Grupo de Turismo Gaviota


Industria Molinera S.A.


remingtonlatam


Ciengo Montero


Heberprot

Leave a reply

*