Certificar como sostenible el 75% del aceite de palma producido en Guatemala es la meta para el 2025

Guatemala. La Gremial de Palmicultores de Guatemala (GREPALMA) en conjunto con la Mesa Redonda sobre el Aceite de Palma Sostenible (RSPO por sus siglas en inglés), organizaron la Semana de Sostenibilidad en Guatemala, realizada del 20 al 23 de junio de 2022 con la participación de Francisco Naranjo, director de RSPO para América Latina y otros representantes de RSPO para la región latinoamericana. 

Durante la semana se desarrolló el Programa de formación en RSPO con una serie de capacitaciones dirigidas a productores de palma de aceite de Guatemala que están iniciando o avanzando en su proceso de certificación bajo los Principios y Criterios de RSPO. 

“Guatemala en los últimos años ha avanzado muy rápidamente en la certificación RSPO; se ha convertido en un referente regional y global de sostenibilidad en la industria del aceite de palma. Actualmente, el país cuenta con más de 570 mil toneladas de aceite de palma certificado bajo los estándares de la RSPO. Volumen que proviene de 13 extractoras certificadas y representa casi el 60% del total nacional producido”, señaló Francisco Naranjo en distintos espacios de participación durante su visita a Guatemala. 

Dentro de las actividades programadas, representantes de RSPO y GREPALMA sostuvieron una reunión multisectorial de alto nivel donde compartieron información del impacto de RSPO a nivel mundial y, puntualmente, en América Latina. En este acercamiento se evidenciaron los esfuerzos que realiza la agroindustria de aceite de palma de Guatemala para mantener el liderazgo en productividad y sostenibilidad a nivel mundial.  

“La única forma de hacer sostenibilidad es trabajando juntos el sector público y sector privado”, enfatizó Naranjo durante la reunión multisectorial donde participaron el Ministro de Economía, Janio Rosales; Ministro de Agricultura, Ganadería y Alimentación,  José Ángel López;  autoridades del Consejo Nacional de Áreas Protegidas (CONAP), autoridades del Ministerio de Relaciones Exteriores, autoridades del Organismo Internacional Regional de Sanidad Agropecuaria (OIRSA), la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO por sus siglas en inglés), representantes de cámaras y aliados locales como Red Pacto Global Guatemala, CentraRSE, Cámara del Agro, AGREQUIMA y Solidaridad Network. 

La Semana de Sostenibilidad RSPO y GREPALMA concluyó con el desarrollo del “Foro ambiental Enfoque Planeta: Agroindustria de aceite de palma de Guatemala aportando al desarrollo sostenible del país”, en el cual Karen Rosales, directora ejecutiva de GREPALMA presentó los aportes económicos, sociales, ambientales, las prácticas agroindustriales, laborales y avances en el abordaje del respeto a los derechos humanos en la palmicultura guatemalteca, vinculados a 12 de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible.

“El gremio palmero desarrolla la producción de aceite de palma con base en prácticas laborales y ambientales que responden a la legislación nacional vigente en Guatemala, y a su vez, se orientan en la adopción de estándares internacionales de sostenibilidad yendo más allá de lo requerido y aportando a la Agenda 2030”, mencionó Karen Rosales. 

Durante el foro se dio a conocer que más de 58 mil personas de las áreas de influencia de empresas asociadas a GREPALMA fueron beneficiadas, en el año 2021, con iniciativas de acceso a salud, seguridad alimentaria y educación, invirtiendo más de Q7 millones 123 mil ese año.  

“La certificación RSPO mediante el impulso a la producción sostenible de aceite de palma, está contribuyendo a generar desarrollo económico en las zonas más deprimidas de nuestros países, zonas rurales que usualmente han sido postergadas y muchas veces abandonadas por los gobiernos centrales. El cultivo de palma y la producción de aceite de palma, cuando se hace con respeto a los derechos humanos de las personas, comunidades y trabajadores, genera un desarrollo económico muy importante y mejora las condiciones de vida de las personas que participamos en la cadena productiva de este aceite vegetal”, enfatizó Francisco Naranjo durante el foro.  

Por su parte, representantes de Grupo HAME y Grupo MEME profundizaron en prácticas vinculadas con la conservación ambiental, tales como: transición hacia una agricultura regenerativa y generación de energía limpia en la agroindustria de aceite de palma de Guatemala.

Fuente. Periódico Digital Centroamericano y del Caribe

Further Reading
BCIE sostiene conversaciones con agentes económicos de sus países socios en primer semestre del 2022
Nestle
Irtra
CMI

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top
Close