Comerciantes del sector informal agradecen entrega de bono familiar

Guatemala. Después de cuatro semanas afrontando circunstancias difíciles tras la paralización de las actividades económicas, cientos de comerciantes del sector informal de la capital fueron los primeros beneficiados con la transferencia de mil quetzales del Programa Bono Familiar.

Desde el pasado 17 de marzo, cuatro días después de que Guatemala registrara el primer caso de coronavirus (COVID-19), los vendedores informales vieron cómo las actividades comerciales se redujeron y las plazas lucían vacías.

“Ya no teníamos medios para subsistir, todo se nos estaba complicando. Estábamos por salir a vender para obtener recursos, y estos centavitos cayeron en el mejor momento”, expresó emocionada, vía telefónica, la comerciante Marina León.

Ella explicó que la notificación de ser beneficiada la recibió en un mensaje de texto en su celular el Miércoles Santo a las 23:00 horas. “Ya no pudimos dormir por esperar que amaneciera porque había muchas cosas que pagar y comprar alimentos”, dijo.

“Somos testarudos, pero el Presidente ha tenido paciencia con toda Guatemala y ha hecho lo mejor para proteger nuestra salud y apoyarnos”, afirmó León, quien por 30 años se ha dedicado a la venta de artesanías en la Plaza de la Constitución.

Apoyo oportuno

El Programa Bono Familiar es parte del Plan de Reactivación Económica del presidente Alejandro Giammattei. Recientemente fue aprobado por diputados del Congreso de la República.

Se fundamenta en una ampliación presupuestaria de 11 mil millones de quetzales que incluyen distintos rubros para apoyar a las familias en situación de vulnerabilidad con la crisis por el coronavirus, que tiene 95 casos, 3 fallecidos y 17 recuperados.

El secretario adjunto de los vendedores de la Plaza El Amate, Carlos García, aseguró estar “complacido” por la ayuda que utilizarán junto con su familia para la compra de víveres.

“Le agradezco al Gobierno y al Presidente, quien en buen momento llegó a ser el Presidente de Guatemala. Estamos muy agradecidos que cumplió y nos está ayudando”, afirmó García.

Otros comerciantes como Carmen Camacho comprenden las disposiciones presidenciales y reconocen que han sido para el cuidado sanitario de los habitantes del país ante la crisis mundial por la pandemia.

“Nosotros comprendemos que estas medidas eran necesarias y trabajando con la Municipalidad llegamos al acuerdo de cerrar. El mandatario no lo hizo por fastidiar, él sabe cuál es el riesgo. Nos está apretando la mano porque nos está resguardando”, aseguró Camacho.

Ella ha sido vendedora por más de 50 años, en la actualidad comercia productos de belleza en la 19 calle y 9a. avenida, zona 1, y junto con su familia dejaron de trabajar desde el 16 de marzo.

“Esta ayuda vino a ser un respiro y un soporte para nuestras familias. Estamos agradecidos con Dios y con el Presidente, que, junto con el alcalde de la capital (Ricardo Quiñónez), están trabajando para apoyar a las personas que lo necesitamos, que vivimos de lo que ganamos día a día”, señaló Camacho.

El bono familiar será entregado a dos millones de hogares, para los cuales se destinarán 6 mil millones de quetzales de la ampliación presupuestaria aprobada por el Organismo Legislativo.

Fuente: AGN.

Renace

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top
Close