La ONU revela que unas 150 millones personas podrían caer en pobreza multidimencional

La Organización de las Naciones Unidas(ONU) reveló que entre 88 y 115 millones de personas podrían caer en pobreza extrema, mientras que otros 150 millones lo harían en pobreza multidimencional, producto de los efectos sanitarios indirectos de la pandemia, los cuales han complicado el acceso de vivienda, nutrición, atención médica y saneamiento, a muchas personas.

Esta realidad afecta principalmente a madres e hijos de países con bajos ingresos, y se préve un aumento en las muertes de madres y menores de 5 años producto de esto.

El informe se reveló como parte del Día Internacional de la Familia  que se celebra el 15 de mayo.

La ONU, en su informe, detalla que se incrementó considerablemente el desgate de los padres, productos de factores asociados al covid-19 como el desempleo, la inseguridad económica y el escaso apoyo social por parte de los miembros de la familia extensa como abuelos, tíos o primos. Situación que genera la degradación física y mental de los padres, así como las relaciones de pareja y la satisfacción de la vida familiar.

Los progenitores manifestaron sentir agotamiento físico y mental, peor calidad de sueño, distanciamiento de los hijos y una percepción de incompetencia en sus funciones parentales, producto del desgaste parental.

Consecuencias en la educación infantil

Cerca de 1,500 millones de niños han sido perjudicados por el cierre de las escuelas a nivel mundial y se ha limitado el acceso a los recursos educativos. Lo que ha redefinido el rol de los padres dentro de la educación de sus hijos.

Una investigación del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), revela que las decisiones de los gobiernos en relación a la educación a distancia o los sistemas mixtos de enseñanza, deben consideran la capacidad de los progenitores para ayudar a sus hijos a aprender.

Los padres son indispensables al momento de apoyar a sus hijos a superar las dificultades propias del aprendizaje, por ende se les debe dotar de todas las herramientas para hacerlo.

Violencia corporal como método de aprendizaje

La violencia como forma método de disciplina está muy normalizada pese a sus múltiples consecuencias en el desarrollo del niño. Datos de 69 países revelan que entre 2012-2019, ocho de cada diez niños de entre uno a catorce años, habían sufrido agresiones psicológicas o físicas en el hogar, durante el mes anterior.

Further Reading
El mundo avanza con “ojos cerrados hacia la catástrofe climática»: ONU

La ONU define castigo corporal como: el uso de fuerza física de cualquier intensidad con la intención de infligir dolor corporal, principalmente para disciplinar el comportamiento del niño. A escala mundial se reporta que cerca del 80% de los niños ha padecido castigo corporal, por lo menos una vez en su vida.

Hacia una parentalidad positiva

La ONU defina parentalidad positiva como la crianza democrática de los hijos, traducida en una relación continúa de padres a hijos, capaz de desarrollar cuidado, enseñanza, orientación, comunicación y satisfacción sistemática de las necesidades del niño.

Este tipo de parentalidad impulsa la creatividad, la capacidad de congeniar con otras personas y la sensación del niño, de sobreponerse a las circunstancias. Permiténdole ser autosuficiente y mejorar su capacidad de decisión.

El impacto de este modelo en los padres también es ventajoso porque: mejorar la sensación de competencia, las relaciones de pareja y el bienestar personal.

La disciplina dentro de este tipo de crianzas hace énfasis en el tratamiento de los comportamientos problemáticos haciendo frente a los motivos recurrentes, los cuales tienen relación a las necesidades insatisfechas de pertenencia y atención que poseen los niños.

Objetivos de la disciplina positiva:

  • Fomentar el sentido de conexión, pertenencia e importancia de los niños.
  • Ser eficaz a largo plazo.
  • Ser fuente de amabilidad y firmeza.
  • Enseñar habilidades sociales que propicien el respeto, la preocupación por el prójimo, la resolución de conflictos y la cooperación.

Fuente: La Estrella de Panamá.

CMI
Irtra

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll to top
Close