Canasta básica de alimentos en Panamá, el desafío de los altos costos ante la crisis

Panamá. Los acuerdos alcanzados por la mesa de diálogo entre el Gobierno y los movimientos populares, estableció que 72 productos de la canasta básica ampliada estarán bajo medidas económicas especiales, lo que representa un ahorro de un 30% para la población: unos 80$ dólares. ¿Pero es suficiente este avance?

Para el economista Juan Jované la disminución del costo de la canasta básica dependerá del desarrollo que se le dé al sector agropecuario, ya que de esta forma se lograría hacer más productiva la rentabilidad de los renglones y se eliminaría el exceso de ganancia que se llevan los intermediarios.

“En primer lugar, hay que entender que la seguridad alimentaria se sostiene en la soberanía alimentaria. Tiene que ver con una política seria de promover la producción nacional, hay que ayudar al pequeño, mediano y al microproductor para que ellos puedan producir. En segundo lugar, hay que acercar al productor con el consumidor porque el problema está en la cadena”, comentó el economista.

Jované explicó que con la ampliación de los productos a la canasta básica surge la pregunta sobre «¿cómo se va a pagar?» si es un subsidio y el Estado no tiene los recursos suficientes.

“Si el subsidio tuviera un buen financiamiento podría ser, pero de hecho no existe en Panamá porque el problema que persiste es que las cadenas de comercialización alimenticias afectan al productor y al consumidor”, comentó el economista. Y añadió: “Fue un gran error de las personas que firmaron el listado no resolver previamente el problema de cómo se financiará, hubiera sido mejor que intentaran bajar el alto nivel de evasión fiscal que alcanza anualmente $6,300 millones”.

A los 72 productos de la canasta básica se le aplicarán tres políticas económicas. Primero, estarán los artículos al precio tope, por mencionar la babilla, pan michita, mortadela con pimienta y queso amarillo americano.

Luego, estarán los productos con control de los márgenes de comercialización como son la pasta de diente, papel higiénico, jabón de baño y toalla sanitaria.

Y, finalmente, están los productos con subsidios, en su mayoría de producción nacional, como es el huevo de gallina, café tradicional, lechuga, ñame, cebolla y frutas de la temporada.

El control de precio ya fue aplicado parcialmente en 2014 como una medida que busca una salida al alto costo de los principales alimentos de la dieta de los panameños, pero ha sido cuestionada por diversos sectores. Especialmente por los gremios empresariales.

El presidente del Sindicato de Industriales de Panamá (SIP), Luis Frauca, manifestó que la medida inició para ser temporal, pero ahora se ha convertido en algo permanente.

“No estamos de acuerdo con el control del precio», sostuvo Frauca, «creemos que el mercado debe encargarse de poder ajustarlo a los precios según costo, demanda y oferta. Tampoco estamos de acuerdo con que se ingresará más productos porque esto sencillamente va a ocasionar desabastecimiento y evidentemente generará un efecto en la industria y agroindustria”.

El presidente del SIP indicó que las medidas que se están tomando en la mesa de diálogo de Penonomé tienen que tener un tiempo limite de efectividad y parámetros que vayan de acuerdo a cómo se van a conducir esos subsidios.

Frauca expresó que si el Gobierno tuviera la estrategia de crear plazas de empleo en el sector privado no se tendría la necesidad de crear subsidios porque la tasa de desempleo estuviera baja y las personas estarían dentro del sector productivo del país y no receptivo, como es el sector público.

En este mismo contexto, Carlos Pitty, presidente de la Asociación Nacional de Porcinocultores de Panamá, manifestó que la mesa del diálogo debe enfocarse en que se asegure la generación de empleo.

“Ellos están pidiendo canasta básica económica cuando no hay empleo, por lo que creo que esa mesa de diálogo está equivocada en el planteamiento porque aquí hay que luchar por la educación de la población y la generación de empleo”, manifestó el presidente de la Asociación Nacional de Porcinocultores, quien recordó que la semana pasada, solo en el sector primario se perdió $140 millones por las protestas, que al sumarle la del sector industrial aumentó a $500 millones.

Pitty enfatizó que los porcinocultores no se encuentran dentro del control de precio, pero recalcó que los productores forman parte de un mercado donde no pueden fijar un costo de la carga hasta que logran obtener la materia prima.

Quenio Rodríguez, de la Asociación Nacional de Productores Unidos por Panamá, quien participa en la mesa de diálogo, dijo a los medios que de los 72 productos mencionados de la lista se está tomando en cuenta no afectar al productor nacional y muchos menos al consumidor.

“La cadena de distribución tiene muchos baches porque el intermediario se lleva la mayor parte de las ganancias y las empresas afectan al vender los artículos 200% por encima del precio real, esto se está tomando en cuenta”, puntualizó Rodríguez.

Vendedoras de Merca Panamá enfatizaron a La Estrella de Panamá que aunque el control de precio es factible en algunos productos, criticaron la forma en cómo se da el manejo sobre las normas de incumplimiento, ya que los pequeños vendedores son las más perseguidos versus los intermediarios.

Elvia Martínez afirma que es bueno se dé el control de precio en algunos productos como la yuca. Explicó que este rubro se encontraba antes a 0.32 centavos con el control de precio y al ser sacado subió a 0.70 centavos porque el saco de yuca se encuentra a $40.

Airubeth Aizpurúa indicó que los pequeños comerciantes son los más afectados con el control de precio, ya que la Autoridad de Protección al Consumidor y Defensa de la Competencia los controla a ellos y no a los intermediarios.

“La medida que se debe tomar es hacia el intermediario porque si el control del precio de la cebolla será de 0.80 centavos espero que el intermediario me la venda a 0.65 centavos para que quede 0.10 centavos por libra”, señaló Aizpurúa.

Según lo establecido en la mesa de diálogo, las medidas no afectarán la venta del micro, pequeño y mediano productor y, en todo caso, la diferencia será asumida por el gobierno.

El presidente de la República, Laurentino Cortizo, comunicó que esta medida incluye un 25% de descuento que el Gobierno Nacional adquirirá a precio de mercado a través del Programa Productos Panamá.

En este sentido, agregó que los productos del programa estarán disponibles en todas las tiendas y agroferias del Instituto de Mercadeo Agropecuario (IMA), incluyendo los puestos del IMA en los Merca a nivel nacional y en las tiendas, minisúper y abarroterías en las comarcas.

Fuente: La Estrella de Panamá.

CMI

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll to top
Close