Sin mercado para un tercio de hoteles, agencias y aerolíneas

La declaración de pandemia mundial hace año y medio no solo supondrá una caída temporal de la demanda, sino que va a traer un cambio estructural que amenazan con dejar sin mercado para varios años a alrededor de un tercio de la oferta hotelera actual, a cerca de una tercera parte de la planta de agencias, y a aproximadamente uno de cada tres asientos de avión.

Las previsiones pueden apuntar a que desde el año que viene puedan recuperarse casi todo el volumen turístico del 2019, pero con una distribución muy diversa, ya que los apartamentos han ganado mucha cuota a los hoteles, y el teletrabajo ha vaciado las clases business de los aviones, a la vez que la sociedad ha acelerado su digitalización y sorteado las agencias.

Los hoteles de ciudad son los más afectados por el auge de las videollamadas y el declive de los viajes de empresa y congresos, mientras los vacacionales con conceptos más industriales y de masas están resultando los más desfavorecidos respecto a los más personalizados y mejor ubicados en primeras líneas (Transformación: así han mutado los resorts en solo una década).

La preferencia de destinos cercanos y un escenario futuro de menos viajes pero las mismas noches de vacaciones en estancias más largas, afecta directamente a la capacidad de las aerolíneas de llenar su flota actual, a la vez que la gran fuente de ingresos, como es la clase business en los vuelos más largos, queda amenazada por la reducción de desplazamientos de trabajo.

Las agencias físicas, al ser las más débiles de la cadena, han sido las primeras en verse afectadas y ya acumulan un importante porcentaje de cierres, mientras las ventas de este verano no han colmado las expectativas ante un cambio de hábitos de la demanda tanto en la forma de comprar productos como de la preferencia por otros destinos y conceptos.

Así, la crisis del coronavirus amenaza con una transformación inédita para todo el sector turístico, con recorrido para varios años incluso en los escenarios más optimistas de recuperación de flujo, lo cual anticipa convulsiones en forma de sonadas quiebras, despidos, fusiones y adquisiciones o reconversiones, porque los proyectos que se resistan a adaptarse tendrán dificultades para capitalizar la aguda reconfiguración del mercado.

Fuente: Preferente.

Renace

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top
Close