Ryanair pierde 321 millones de euros en el último trimestre de 2020

Con una caída del 78 por ciento en el número de pasajeros transportados, Ryanair ha perdido 321 millones de euros en el último trimestre de 2020.

Ryanair ha anunciado unas pérdidas  de 321 millones de euros, incluyendo 15 millones de un cargo extraordinario por costes extra por las coberturas de combustible y diferencias del cambio de divisas en el último trimestre de 2020 (el tercero de su año fiscal), frente a un beneficio de 88 millones de euros un año antes.

Esto ha sido consecuencia de una caída del 78 por ciento en el número de pasajeros transportados en dicho trimestre, 8,1 millones, frente al mismo período de un año antes: 35,9 millones. Este descenso, que se ha traducido en una caída del 26 por ciento en la ocupación media de los aviones, ha supuesto también un desplome de los ingresos del 82 por ciento: de 1.910 millones de euros en el último trimestre de 2019, a 340 millones en el de 2020. Dentro de este descenso, el que un porcentaje mayor de la media escogiese la opción de embarque prioritario y reserva de asientos a bordo de los aviones, ayudo a evitar un desplome aún mayor de los ingresos.

Al mismo tiempo, el descenso de las operaciones aéreas, con menos vuelos operados, ha supuesto una disminución en el período de los costes operativos del 63 por ciento. De 1.810 millones a 670 millones.

Junto a la presentación de estos resultados, Ryanair ha confirmado sus previsiones de que las nuevas restricciones a los desplazamientos entre países, junto a los requerimientos de pruebas PCR para los viajeros, reducirán el tráfico aéreo al menos hasta Semana Santa. Ante esta situación, Ryanair espera terminar su año fiscal, que acaba el 31 de marzo de 2021, con entre 26 millones y 30 millones de pasajeros transportados en lugar de los 35 millones antes estimados.

Con todo ello, la dirección del grupo Ryanair estima que terminará este año fiscal con entre 850 millones y 950 millones de euros de pérdidas netas antes de partidas excepcionales.

Por otra parte, se muestran optimistas en medio de las críticas a los gobiernos europeos por lo que desde Ryanair califican de “ayudas estatales ilegales a sus aerolíneas de bandera” y los cierres de aerolíneas, ya ocurridos y que previsiblemente ocurrirán a lo largo de los próximos meses: “Esperamos que la capacidad intraeuropea se reduzca significativamente durante los próximos años, lo que creará oportunidades de crecimiento para que Ryanair (la aerolínea de menor costo de Europa) aproveche los incentivos de crecimiento de recuperación, ya que recibiremos 210 nuevos Boeing 737 (de menor costo). Tan pronto como el COVID-19 retroceda, y lo hará en los próximos meses a medida que los gobiernos de la UE aceleren el lanzamiento de vacunas, Ryanair y sus aeropuertos asociados restablecerán rápidamente los horarios, recuperarán el tráfico perdido, ayudarán a las naciones de Europa a reiniciar su industria turística y crear puestos de trabajo para los jóvenes en las ciudades y playas de la UE”.

Los 210 aviones a los que hacen referencia son los Boeing 737-8-200, la variante del B-737-8 MAX con mayor número de asientos gracias a dos salidas de emergencia extra en el fuselaje.

El pasado mes de diciembre Ryanair incrementó en 75 aviones sus pedidos del modelo. A la espera de que EASA certifique esta nueva variante, y con ello puedan dar comienzo las entregas, Ryanair espera tener unos 24 ejemplares en servicio para el período álgido del verano y haber recibido los 210 aviones para diciembre de 2024 y con ellos poder llegar a los 200 millones de pasajeros transportados en su año fiscal 2026 (el que termina el 31 de marzo de dicho año). Estos aviones serán repartidos entre las aerolíneas del grupo. De hecho en la factoría de Boeing en Renton ya hay varios con los colores de Buzz, el nuevo nombre de su filial en Polonia.

En previsión de inicio, por fin, de las entregas, la aerolínea está en proceso de devolución de 14 B-737-800 a las empresas de leasing, además de otros siete (vendidos en 2019) y que han sido o están siendo convertidos a cargueros, con dos de ellos ya prestando servicio con ASL Airlines que los opera en exclusiva para Amazon pintados con los colores de Prime Air, la aerolínea de esta.

Fuente: FlyNews.

Renace

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top
Close