Para frenar la migración, Biden propone ayuda externa

0
454

Industria Molinera S.A.

El presidente de Estados Unidos pretende ir a la raíz del problema de la migración de centroamericanos hacia la frontera sur. Quiere destinar 4.000 millones de dólares a Guatemala, Honduras y El Salvador para combatir la pobreza y la violencia. Pero eso ya se ha intentado antes y Biden enfrenta una fuerte oposición.

Frente a una oleada de migrantes que acuden en masa a la frontera, la administración Biden está ajustando los requisitos de su paquete de ayuda de 4.000 millones para los países centroamericanos para abordar lo que llama la “causa raíz de la migración”.

La coordinadora de asuntos de la frontera sur de la Casa Blanca, Roberta Jacobson, dijo esta semana que la ayuda estaría sujeta a requisitos estrictos basados ​​en esfuerzos anticorrupción y medidas de buen gobierno.

    De los fondos que estamos pidiendo al Congreso, ni un dólar de los contribuyentes estadounidenses irá a un líder de gobierno”

    Roberta Jacobson, coordinadora de asuntos de la frontera sur de la Casa Blanca

“Quiero enfatizar que, de los fondos que estamos pidiendo al Congreso, ni un dólar de los contribuyentes estadounidenses irá a un líder de gobierno”, recalcó Jacobson durante una sesión informativa el miércoles en la Casa Blanca. “Van a las comunidades, a la capacitación, a la mitigación del clima, a la prevención de la violencia, a los programas antipandillas, en otras palabras, van a la gente que de otra manera migrarán en busca de esperanza”.

Respondiendo a una pregunta de la Voz de América, Jacobson no especificó los detalles de esos requisitos.

“Creo que es algo que nos gustaría discutir con los países involucrados antes de discutirlo públicamente”, dijo.

Factores de empuje

Jacobson dijo que parte del dinero está programado para la ayuda humanitaria inmediata, pero gran parte de ella está diseñada para mitigar los llamados factores de empuje de la migración, condiciones que hacen que las personas abandonen sus países de origen buscando una vida mejor.

Sin embargo, reconoció que, en última instancia, es posible que EE. UU. no pueda cambiar ciertas condiciones en el terreno.

“Podemos alentarlos. Podemos ayudar a apoyarlos con recursos, asistencia técnica y financiamiento. Pero no podemos hacer esos cambios”, dijo Jacobson.

La Administración Biden ha estado enfrentando una presión cada vez mayor de legisladores y activistas anti-inmigración para detener a los miles de migrantes que se apresuran a la frontera entre Estados Unidos y México para escapar de la violencia y la pobreza.

“Las afirmaciones de la Administración Biden sobre la ayuda exterior de Estados Unidos a Centroamérica son deliberadamente falsas”, dijo a la VOA Ana Quintana, analista de políticas senior del Heritage Foundation, un think tank sobre asuntos latinoamericanos.

Quintana agregó que como exdiplomática jefe de la región, Jacobson es muy consciente de que solo un pequeño porcentaje de los fondos llega a los gobiernos de esos países en forma de capacitación y equipamiento.

Programa de menores centroamericanos

El Gobierno del presidente Biden también está restableciendo un programa de la era de Obama que permitiría a los niños centroamericanos cualificados buscar asilo en los Estados Unidos desde sus países de origen.

Establecido en 2014, el programa de Menores Centroamericanos (CAM) permitiría que ciertos menores de El Salvador, Guatemala y Honduras se reúnan con sus padres que ya se encuentran legalmente en los Estados Unidos.

“Quiero ser claro: ni este anuncio ni ninguna de las otras medidas sugieren que nadie, especialmente los niños y familias con niños pequeños, deba hacer el peligroso viaje para intentar ingresar a Estados Unidos de manera irregular”, subrayó Jacobson. “La frontera no está abierta”.

El Departamento de Estado dijo que primero procesaría las solicitudes que se cerraron en 2017 después de que la administración Trump cancelara el programa. La administración comenzará a aceptar nuevas solicitudes una vez que se procesen las anteriores.

Los activistas de inmigración dieron la bienvenida al anuncio como un medio para expandir las vías para la migración legal en la región.

“Esperamos que pueda ser el primer paso para encontrar formas para que los niños con familia en los Estados Unidos vengan aquí de manera segura, en lugar de tener que hacer el peligroso viaje a la frontera”, dijo Aaron Reichlin-Melnick, asesor de políticas de la American Consejo de inmigración.

El sistema se inundó

Los menores no acompañados y otros solicitantes de asilo de América Central están abrumando el sistema de inmigración de Estados Unidos en la frontera. Múltiples informes de los medios muestran que los niños están detenidos en instalaciones fronterizas destinadas a adultos durante períodos más prolongados de lo que permiten las regulaciones estadounidenses.

El gobernador republicano de Texas, Greg Abbott, ha acusado al gobierno de Biden de restar importancia a una creciente “crisis fronteriza”. La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, y otros funcionarios de la Administración han rechazado la caracterización.

Psaki dijo que Biden había sido informado sobre la situación por funcionarios que visitaron las instalaciones donde se encuentran detenidos los menores. Afirmó que el mandatario discutió formas de acelerar la salida de los menores de las instalaciones de la Patrulla Fronteriza rumbo a refugios con mejores alojamientos y, finalmente, a hogares familiares que han sido examinados.

Psaki rechazó decir si el propio Biden visitaría la frontera.

Fuente: Voz de America.


Grupo Extrahotelero Palmares


Trecsa


INOR

Leave a reply


Banco Ficosah


Barcelo Guatemala City