Nicaragua en reunión de altas autoridades sobe asuntos de mujer y género del Alba-TCP

0
313

Industria Molinera S.A.

Nicaragua. Representantes de Nicaragua presentaron este viernes las experiencias del país en los asuntos de mujer y género desde la implementación del nuevo modelo social instaurado en el país en el año 2007 cuando se incluyó los históricamente excluidos por la oligarquía racista, clasista y sexista.

En la reunión de altas autoridades del ALBA-TCP participaron en representación de la tierra de Lagos y Volcanes Johana Flores, Ministra de la Familia; Doctora Martha Ruiz, Secretaria Adjunta de la Secretaría Privada para Políticas Nacionales, y la Doctora Jessica Padilla, Ministra de la Mujer.

Durante la cita enviaron a los presentes los saludos revolucionarios del Presidente-Comandante, Daniel Ortega Saavedra, y la Vice-Presidenta Compañera, Rosario Murillo.

A continuación discurso íntegro de Nicaragu en la reunión de altas autoridades sobre asuntos de mujer y género del alba-tcp:

Modelo

Nicaragua desarrolla desde 2007 un Nuevo Modelo Social basado en la inclusión de los históricamente excluidos por la oligarquía racista, clasista y sexista. Se trata de las y los pobres, las mujeres, la juventud, la niñez, las personas con discapacidad; las zonas apartadas e históricamente sin servicios de seguridad, electricidad, agua y saneamiento; carreteras, puertos y aeropuertos, comunicaciones, los pueblos originarios y afrodescendientes de la Costa Caribe y toda la población en cuanto al derecho a un ambiente sano, ya que había una depredación del medio ambiente y los recursos naturales.

En relación a inclusión se aplican políticas de redistribución, participación, protagonismo, empoderamiento y voluntarismo.

Política

A partir de 2007, en Nicaragua, las mujeres son protagonistas en el ejercicio pleno en la toma de decisiones de la vida pública y en todos los ámbitos gracias a las políticas aplicadas por el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional (GRUN).

Nicaragua fue el lugar 90 en el Índice de Brecha de Género del Foro Económico Mundial de Davos en 2007, y en 2020 ha llegado al quinto lugar en el mundo, detrás únicamente de Islandia, Noruega, Finlandia y Suecia. Esto debido a tanto la inclusión política como el avance económico de mujeres pobres. Somos uno de los países que más ha logrado reducir la brecha de género en el mundo en un 80,9%.

De acuerdo a las proyecciones del Foro Económico Mundial (FEM) de continuar con este progreso, en 2034 Nicaragua cerrará completamente la brecha de género.

Recientemente, ONU Mujeres ha reconocido a Nicaragua como el país que tiene el primer lugar en el protagonismo de las mujeres, tanto a escala regional, como mundial, con el 58.82% en los ministerios encabezados por mujeres. Las mujeres en el Gabinete incluyen no solo las carteras de Salud, Educación, Familia y Mujer, sino también Defensa, Gobernación, Economía Familiar, Trabajo, Medio Ambiente y Recursos Naturales, así como Turismo y Forestal.

A la vez mujeres ocupan los cargos de vicepresidenta de la República, presidente de la Corte Suprema de Justicia, vicepresidenta del Poder Electoral, Fiscal General de la nación y Procuradora de Derechos Humanos.

Nicaragua es cuarto en el mundo en la representación de la mujer en el Poder Legislativo con el 48.4% de la Asamblea Nacional. En el Poder Judicial con el 59.7% y el 40% en el Poder Electoral.

En Nicaragua, se cuenta con un marco legislativo nacional que consagra la paridad en la participación de elecciones, que establece que los partidos o alianzas de partidos que participen en las elecciones municipales, de diputadas y diputados de la Asamblea Nacional y el Parlamento Centroamericano, deben incluir en sus listas cincuenta por ciento de hombres y un cincuenta por ciento de mujeres, así mismo se aplica al binomio en las listas de alcalde y vice alcalde. También se aplica la fórmula de 50-50 en las elecciones de los Consejos Municipales. En los Gobiernos Locales el 47% son Alcaldesas, 51% Vicealcaldesas y el 49% Concejalas Propietarias.

La decidida participación de las mujeres desde los diferentes Ministerios y Poderes del Estado, ha contribuido a que se cumpla eficazmente la Política Nacional de Género, el Programa Nacional de Desarrollo Humano, y ahora el Plan Nacional de Lucha contra la Pobreza por el Desarrollo Sostenible 2021-2026.

El Gobierno de Nicaragua trabaja para reducir las brechas de Género y restituir derechos a las mujeres nicaragüenses a través de acciones dirigidas a asegurar los principios de Protagonismo, Integridad, Complementariedad, Respeto, Dignidad, e Inclusión Equitativa y Justa de las Mujeres nicaragüenses.

Económico

Nicaragua tiene el mérito de que el mayor avance económico está en las mujeres pobres. El Programa Hambre Cero donó una vaca preñada, una cerda preñada, pollos, semillas, fertilizantes y materiales de construcción de corrales a 180.000 mujeres de familias empobrecidas con tierras. Así la mujer se hizo productora, esto mejoró la nutrición a través de la proteína animal y la financiación familiar mediante la venta de excedentes en los mercados locales.

El modelo contiene círculos de ahorro y préstamo, pero en 295 casos las mujeres locales, por iniciativa propia, han ido más allá y han organizado cooperativas.

El programa Usura Cero es un mecanismo de microcrédito pero, fiel a su nombre, cobra un 5% de interés anual en lugar del 30 al 40% que cobran las ONG y empresas de microcrédito. Se han concedido 1,253,060 préstamos a 396,394 mujeres. Para 2021, US$56 millones apoyarán el emprendimiento de 160,000 mujeres, en su mayoría urbanas.

Social

Nicaragua, desde su Modelo de Equidad y Complementariedad, continúa avanzando en la reducción de la brecha de género, fortaleciendo el protagonismo de la mujer en los Sistemas de Salud y Educación universales, gratuitas y de calidad. El Ministerio del Poder Ciudadano para la Salud a través del Modelo de Salud, Familiar y Comunitario (MOSAFC), ha garantizado el acceso a servicios de salud gratuitos, equitativos, integrales, humanizados y de calidad, llevando la información y acciones de Salud a nivel de barrios y comarcas.

En el sector Salud, 64% son mujeres, entre médicos, enfermeras y especialistas y en el Sector Educación, el 73% de maestros, son mujeres.

El avance de casas maternas de 50 en 2007 a 178 en 2021, por los buenos resultados de esta Estrategia País, Nicaragua ha recibido el Premio América por reducir los índices de mortalidad materna, disminuyendo en un 69% la Mortalidad Materna, pasando de 115 fallecidas por 100,000 nacidos vivos en 2006 a 36 en el 2020.

A pesar de los efectos negativos que la pandemia COVID-19 ha representado para las mujeres, por encontrarse entre los grupos de mayor vulnerabilidad, y las medidas unilaterales, coercitivas, ilegales impuestas por Estados Unidos, que, aplicadas en tiempos de pandemia, eleva su ilegalidad a nivel de crimen de lesa humanidad, Nicaragua ha logrado implementar políticas que promueven el empoderamiento social, económico, político y cultural de la mujer.

Todos estos programas están dirigidos al fortalecimiento de las capacidades de las mujeres para su participación en la actividad económica, también están respaldados por las Leyes, Decretos y demás Normas Jurídicas en cuanto a la equidad de género en puestos de dirección en los ámbitos laborales, políticos, gremiales y comunitarios, también respaldada por los trabajos y las remuneraciones iguales por igual trabajo del hombre y la mujer, trabajos intelectuales, académicos, productivos, creativos y comerciales.

Cultura de Paz

El Gobierno de Nicaragua impulsa políticas para la reducción y prevención de la violencia doméstica y de género que incluye acciones para, desde la educación y la prevención, se eliminen las manifestaciones de violencia contra las mujeres, niños, niñas y adolescentes. Incluye, entre otros: la Estrategia de Atención Integral en las Comisarías de la Mujer; la línea directa y gratuita de atención a mujeres en riesgo; la Estrategia de Escuela de Valores y las Consejerías Familiares.

Para continuar promoviendo una cultura de paz desde temprana edad es imprescindible impartir una educación que promueva justicia, equidad, inclusión y no discriminación; con este objetico el Ministerio de Educación, está implementando la nueva asignatura “Derechos y Dignidades de las Mujeres” como parte de la formación integral de niños, niñas y jóvenes, impulsando desde las escuelas el derecho a la dignidad, a la vida sin acoso y ciberacoso, sin maltrato, sin agresiones y el respeto irrestricto a los derechos humanos de las mujeres.

Conclusiones

Todo esto se ha logrado gracias a la voluntad política al más alto nivel, a las políticas públicas y las acciones afirmativas de nuestro buen gobierno, y a la inclusión, redistribución, participación, protagonismo, empoderamiento y voluntarismo, que nos permite un papel indispensable de las mujeres en la transformación de Nicaragua.

Fuente: La Voz del Sandinismo.


NiPromed


Trecsa


INOR

Leave a reply


Renace


Servicios Mdicos Cubanos