Migrantes ven “esperanzadoras” primeras acciones de Joe Biden en cuanto a migración

0
545

Grupo de Turismo Gaviota

Guatemala. Guatemaltecos en EE. UU. recibieron con júbilo las noticias sobre las disposiciones emitidas por el presidente Joe Biden sobre migración, puesto que significarán un alivio después de cuatro años de sentirse perseguidos; no obstante, están consciente que será un enorme reto para muchos connacionales aplicar a los beneficios.

El mandatario estadounidense firmó el miércoles de esta semana, apenas horas después de asumir el cargo, una serie de ordenes ejecutivas que, entre otras acciones, eliminan el polémico programa Quédate en México que obligaba a esperar en ese país a solicitantes de asilo.

También firmó una orden que suspende las deportaciones por lo menos durante 100 días y otra que fortalece el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia, más conocido como Daca, del cual dependen cerca de 700 mil jóvenes.

“Es una esperanza y un alivio, muchos están saltando de alegría”, resume Anamaría Tejada, una guatemalteca que lleva 30 años de residir en EE. UU.

En California, estado donde radica, hay muchos jóvenes beneficiarios de Daca que ahora “pueden seguir adelante con sus sueños”, agrega.

Los cuatro años de la administración Trump dejaron un recuerdo amargo en las familias migrantes, muchas de las cuales tuvieron que soportar el trago amargo de ver deportado a alguno de sus seres queridos.

Por tal razón, no dudan en calificar las disposiciones emitidas por Biden como “una luz al final del túnel”. “Yo tengo familiares y conocidos que no tienen documentos y que por eso no han podido ir a Guatemala desde hace 25 años”, expuso Juan Carlos Pocasangre, un líder migrante que vive en Nueva York.

Esperanza por reforma

El presidente estadounidense también entregó al Congreso una propuesta de ley de reforma migratoria mediante la cual millones de personas que viven en EE. UU. sin un estatus regular podrían hallar un camino a la nacionalización.

Según detalles que han filtrado medios estadounidenses, la propuesta de Biden incluiría un camino a la ciudadanía en ocho años para unos 11 millones de migrantes que hayan ingresado antes del 1 de enero de 2021.

Además, incluye el otorgamiento de permisos de residencia en cinco años, si el solicitante cumple con una serie de requisitos como haber pagado impuestos y carecer de antecedentes. Los beneficiarios de Daca, así como los amparados por el Estatus de Protección Temporal (TPS, en inglés) podrán hacerlo en menos tiempo.

Pocasangre afirma que junto al júbilo hay muchos nervios en la comunidad migrante porque no se conoce a detalle la propuesta; sin embargo, adelantó que es importante que los guatemaltecos cuenten con comprobantes de pago de impuestos, así como constancias de pago de servicios en donde se refleje cuántos años tienen de vivir en EE. UU.

Otros migrantes consideran que las medidas dictadas por Biden son buenas, pero no suficientes.

“¿Qué piensa hacer con suspender la deportación por 100 días, solo suspender el sufrimiento?”, cuestionó Eddy Garrido, parte del Foro Migrante de Guatemala en Phoenix, Arizona. Al final de ese tiempo, indicó, debería ya haber sido aprobada una reforma migratoria, algo que, a su juicio, es muy difícil.

Al referirse a Daca, Garrido recuerda que la intención del expresidente Trump de acabar con ese programa había enfrentado reveses judiciales. Y en cuanto a la derogatoria del programa Quédate en México, precisó que los solicitantes de asilo siempre tendrán que cumplir con todos los procedimientos para intentar recibir protección.

“Es como darle a alguien una aspirinita para un cáncer. Estas medidas tienen sus beneficios, pero tenemos que ver qué más sigue, una propuesta que beneficie a la comunidad en general”, indicó el líder migrante.

Lo ven viable

Los guatemaltecos radicados en EE. UU. coinciden en que hoy más que nunca existen probabilidades de aprobar una reforma migratoria integral y cifran sus esperanzas en que ambas cámaras del Congreso serán dominadas por los demócratas al menos en los próximos dos años.

Por esa razón, consideran que la administración Biden debe fijarse como meta que el Congreso pase esta ley en los primeros cien días de su mandato.

Pocasangre cree que el aval del Legislativo estadounidense es posible, y aunque no necesariamente se aprobará todo lo que Biden propone “algo van a hacer”. “Con el simple hecho que le den protección temporal a nuestra gente, eso valdría oro”, subrayó.

“Si no lo hacen hoy es porque no quieren hacerlo. Tienen mayoría en el Congreso y en el Senado… tienen todo para hacerlo. Obama no lo quiso hacer, y ahora ya se dieron cuenta que el voto latino es muy importante para llegar a la Casa Blanca”, añadió.

Poco preparados

Pocasangre lamentó que los guatemaltecos parecen ser quienes menos preparados están para aplicar a los beneficios de una posible reforma migratoria debido a la irregularidad para pagar impuestos y porque muchos suelen vivir en compañía de otras personas y no tiene como comprobar sus gastos y su estancia en el país.

Además, urgió a la Cancillería a que implemente una línea telefónica exclusiva para atender dudas sobre qué se necesita para aplicar a los beneficios, y que estas llamadas sean atendidas por personal conocedor de los procesos legales estadounidenses.

Indicó que normalmente las líneas para llamar a los consulados se mantienen saturadas y cuando atienden es solo para extender citas que pueden ser hasta para cinco meses después.

“Ahora más que nunca necesitamos consulados móviles todos los días porque los pasaportes es lo que se va a necesitar. Acá hay miles de guatemaltecos que necesitan ese documento y sin él no iremos a ningún lado”, enfatizó.

En Guatemala, el consultor migratorio Fernando Castro calificó de “buena” la iniciativa de reforma migratoria; sin embargo, coincidió en la poca preparación de los guatemaltecos, muchos de los cuales no pagan impuestos, y hay quienes lo hacen, pero a nombre de terceras personas que figuran en tarjetas de residencia permanente que suelen ser falsas.

Respecto a las otras medidas adoptadas por Biden, Castro recordó que el gobierno de Guatemala debe llevar a cabo una “fuerte” campaña informativa para decirle a los ciudadanos que los eventuales beneficios de una reforma migratoria e incluso los que resulten de las medidas aprobadas no beneficiará a ninguna persona que viaje ahora.

“Esta campaña debe orientar a la gente en Guatemala para que no caigan en las redes de coyotaje que promueven la migración irregular”, indicó Castro.

La Cancillería no respondió a una solicitud de comentarios que le hizo Prensa Libre.


NiPromed


Trecsa


Remington Latam

Leave a reply


Ciengo Montero


Heberprot