El gobierno del presidente Joe Biden intensifica expulsiones de familias desde frontera sur de Estados Unidos

Estados Unidos está expulsando a los migrantes a México, lejos de donde son sorprendidos cruzando la frontera, según testigos de Reuters, en una maniobra que elude la negativa de las autoridades del estado mexicano de Tamaulipas que dejaron de aceptar el regreso de familias migrantes con niños más pequeños.

La práctica es una señal de que el presidente Joe Biden está endureciendo su enfoque a la creciente crisis humanitaria en la frontera entre Estados Unidos y México después de que las súplicas de su administración para que los migrantes centroamericanos se queden en casa no lograron evitar que miles de personas se dirigieran al norte.

Algunas familias atrapadas en la frontera en el Valle del Río Grande de Texas dijeron en entrevistas que fueron trasladadas en avión a El Paso, Texas, después de haber estado detenidas solo unos días. Desde allí, fueron escoltados por funcionarios estadounidenses hasta el puente internacional a Ciudad Juárez, México, a unos 1.300 kilómetros de donde fueron recogidos por primera vez por agentes de la patrulla fronteriza estadounidense.

Un fotógrafo de Reuters vio aviones aterrizando en El Paso esta semana que estaban cargados con decenas de familias migrantes con niños pequeños, incluidos bebés en pañales, y luego vio a las mismas familias cruzando el puente internacional.

Algunos pasajeros entrevistados una vez que cruzaron a México dijeron que los agentes fronterizos los habían despertado en sus celdas de detención por la noche y no les habían dicho a dónde iban, ya que los cargaron en autobuses y los llevaron al aeropuerto.

Poca capacidad de albergue

Landon Hutchens, portavoz de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE.UU. (CBP, por sus siglas en inglés), dijo que debido a la falta de capacidad en el Valle del Río Grande, los migrantes han sido enviados a El Paso para su procesamiento, así como a Laredo, Texas y San Diego, California. .

Gloria Chávez, jefa de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos para el sector de El Paso, dijo que El Paso había estado recibiendo familias del Valle del Río Grande desde el 8 de marzo. Chávez dijo que la prioridad era expulsarlos a México, pero que México solo podía recibir una cantidad limitada de familias de la región por día. Y agregó que algunas familias aún estaban siendo entregadas a refugios en Estados Unidos.

El traslado de migrantes a El Paso fue informado por primera vez por Dallas Morning News.

Si bien Estados Unidos ha estado expulsando a miles de personas que cruzan la frontera ilegalmente, Tamaulipas, que se encuentra al otro lado de la frontera con Texas, no ha aceptado familias que regresan con niños más pequeños, lo que presenta un enigma para la administración de Biden.

Las autoridades estadounidenses han liberado a cientos de familias en refugios y les han notificado que comparezcan ante un tribunal de inmigración para reducir el hacinamiento en las instalaciones fronterizas.

Difícil situación

Dylan Corbett, director del Hope Border Institute, una organización de defensa, dijo que la mayoría de las familias expulsadas a Ciudad Juárez después de cruzar el sur de Texas tienen hijos menores de siete años.

«Han sido devueltos a Juárez a una situación de extrema vulnerabilidad», enfrentando peligros de traficantes de personas y grupos delictivos organizados, dijo Corbett en una entrevista, agregando que los refugios en México están llenos debido a la pandemia.

Edna Sorto, quien vino de Honduras con sus dos hijos pequeños, se sentó en el piso de una oficina de inmigración del gobierno estatal en Ciudad Juárez poco después de cruzar el puente desde El Paso. Docenas de familias se arremolinaban alrededor de la oficina con algunos niños pequeños y bebés durmiendo en mantas en el piso.

«No nos preguntaron nada sobre por qué veníamos o adónde íbamos o quién podía recibirnos en Estados Unidos», dijo Sorto entre lágrimas y sobre los gritos de los niños al fondo que decían que tenían hambre. «Vamos a esperar aquí y ver qué nos dicen, ver si podemos encontrar un lugar para quedarnos».

Manejo de la crisis

La nueva práctica de expulsar familias a una parte diferente de México se produce cuando el gobierno de Biden enfrenta la presión tanto de los críticos como de algunos partidarios por su manejo de la crisis en la frontera.

Los republicanos de la oposición culpan del aumento de los cruces fronterizos ilegales a las políticas de inmigración de Biden y lo que dicen es su mensaje mixto para los posibles migrantes.

Las advertencias de los funcionarios de la administración de Biden a los migrantes de que no hagan el viaje hacia el norte parecen ignorarse, ya que los traficantes de personas señalan que se permite la entrada a algunas familias para persuadir a los posibles migrantes de que la frontera está abierta.

«Hemos sido claros desde todos los niveles de gobierno que la frontera está cerrada y la mayoría de las personas serán rechazadas o expulsadas bajo el Título 42», dijo un portavoz de la Casa Blanca, refiriéndose a una orden de salud pública instituida bajo el expresidente Donald Trump en medio de la pandemia. La orden permite que los migrantes, incluidas sus familias, sean «expulsados» a México o sus países de origen.

Gil Kerlikowske, quien fue comisionado de CBP durante tres años bajo el expresidente Barack Obama, dijo que la gran dependencia de la administración de Biden en la mensajería fue «un gran error».

«Tenemos más de 25 años de mensajes en México y Centroamérica, desde carteles en autobuses y marquesinas hasta anuncios de radio y más, que dicen: ‘No vengas, es peligroso’, y durante 25 años ese mensaje no ha sido escuchado por completo».

Mientras tanto, demócratas y activistas dicen que los niños están bajo la custodia de la patrulla fronteriza durante demasiado tiempo y deberían ser entregados más rápidamente a sus familiares u otros patrocinadores.

Más de 500 de los aproximadamente 4.500 niños no acompañados retenidos en las pocas instalaciones de la patrulla fronteriza hasta el jueves han estado allí durante más de 10 días, por encima del límite legal de tres días, según datos del gobierno de Estados Unidos

Fuente: La Tribuna.

Renace

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top
Close