Base de maquillaje: ¿amiga o enemiga?

Todos desean tener una piel tersa, jugosa y de buen aspecto como las supermodelos de revistas y pasarelas de moda; pero si nos vemos en un espejo, notaremos que en ocasiones nuestra piel luce opaca, con granos o mucha oleosidad.

Afortunadamente, en el mundo del maquillaje, la mujer le lleva ventaja al hombre. Existen diferentes productos cosméticos que ayudan a perfilar mejor el rostro y a corregir las imperfecciones naturales de la piel. Entre rubores, polvos, existe un producto que casi nunca falta: la base de maquillaje.

Existen bases de todo tipo, diferentes coberturas, diferentes acabados, diferentes marcas. ¿Es saludable para la piel? ¿Cómo se puede aplicar de la mejor forma posible? ¿Y cómo saber qué base es la ideal para mi piel? Te respondemos a estas preguntas:

Realmente la base de maquillaje, como todo producto cosmético, puede ser perjudicial para la piel si se aplica mal o si la piel no se prepara correctamente previo a la aplicación.

Debes saber que para que la base tenga un acabado más natural, primero deberás aplicar como mínimo una crema hidratante sobre tu rostro. Si no lo haces, cuando la base se seque en tu cara, darás una apariencia de piel «craquelada» (palabra usada cuando la base gruesa y se corta o quiebra) y de poca luminosidad. Al aplicar la crema de cara, permite que la base se asiente con más suavidad en la piel. También necesitarás aplicar un primer, también conocido como prebase; este creará una capa protectora entre tu piel y el maquillaje, evitando que la base toque tu piel y evitando que los poros de tu cara se tapen.

La base se puede aplicar con los dedos, manos, brochas o esponjas.

Dependerá del acabado que quieras lograr y de cómo te sientas más cómoda. Las bases van desde cobertura ligera (poco pigmentación y muchas de ellas a base de agua para crear apariencias más naturales) hasta cobertura alta (cubriendo totalmente el tono natural de la piel y dando la libertad de construir el rostro como mejor prefieras aunque son pesadas).

Existe bases que dejan una apariencia totalmente matte, otras que dejan apariencia de piel satinada, entre otras. Debes elegir la base de acuerdo a la necesidad de tu piel: si tienes piel grasa quizá lo mejor es una base con acabado matte, si tienes piel seca quizá sea mejor una base en crema.

La marca de base generalmente la eliges tú; no podemos encerrarnos en una sola marca o un único producto. Puedes experimentar combinando maquillaje de diferentes marcas y así descubrir cuáles son tus cosméticos favoritos.

Por último, para que la base dure las horas necesarias, tendrás que sellarla con polvos.

Fuente. vidasana.sv

Renace

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top
Close