Presidente de Costa Rica alerta a la ciudadanía de lo que se avecina por Covid-19

Costa Rica. El Presidente de Costa Rica alerta a la ciudadanía de las dificultades que enfrentará el país por el avance de la pandemia originada por la Covid-19, y advirtió que el país debe unirse para combatir el mal o hundirse.

En un audio distribuido por Casa Presidencial, previamente filtrado a los medios de comunicación tradicionales, el mandatario aseguró que «como lo he anunciado, será durísima y muy difícil».

El siguiente es texto escrito por el Presidente Alvarado:

«Costarricenses les habla Carlos Alvarado, presidente de la República. Hoy es domingo 19 de julio de 2020. Escribí estas líneas con la intención de publicarlas al país y creo que la circunstancia actual amerita que las escuchan de mi propia voz.

Frente a lo que sigue

La etapa que viene para Costa Rica en los próximos meses, como lo he anunciado, será durísima y muy difícil. Será durísima, pero no imposible de superar con éxito. Créanme que comparto la misma angustia que las personas que no saben cómo van a llevar comida a su mesa, o que temen que sus seres queridos caigan hospitalizados por el virus.

Por eso, debemos en el corto plazo adoptar y ejecutar acciones para sobrepasar la situación económica y social que crea la pandemia, a la espera de una vacuna y de la siguiente recuperación de las economías.

Hay preguntas válidas: ¿Cómo y qué se negociará con el Fondo Monetario Internacional? ¿Cómo se seguirán adoptando las medidas sanitarias en lo que sigue de la pandemia? ¿Qué pasará con el desempleo?

Hoy quiero hacer énfasis en una pregunta que debe estar anterior a todas las que debe responder el país, y que todo el país, cada sector y cada uno de nosotros en nuestro fuero interno debe responderse.

La pregunta es: ¿cuál es la actitud con la cual enfrentaremos las decisiones necesarias?

¿Vamos a dejar que sea un canibalismo de intereses sectoriales el que rija el debate o será la solidaridad la que prevalecerá?

¿Vamos a permitir que sea el cálculo particular o político el que marque la discusión? ¿O será la responsabilidad con todo el país con su presente y su futuro los que prevalezcan?

No son solo preguntas, son realidades que se manifiestan un día sí y el otro también sobre cómo los actores sectoriales y políticos asumen y actúan frente a esta discusión.

Como ocurrió con las guerras mundiales o las crisis económicas globales, la pandemia empobrece las economías de los países y eso también está pasando en Costa Rica.

Como una familia grande que de repente se ve empobrecida, la familia costarricense debe tomar decisiones para enfrentar esto, como lo están haciendo hoy nuestras propias familias y hogares a través de todo el territorio nacional.

Como gran familia, debemos cuidar a los más pequeños y vulnerables, debemos proteger a la niñez, a las mujeres y a aquellos más humildes.

Y quienes están mejor, deben por solidaridad aportar más a las soluciones.

Contrario, sería aplicar el sálvese quien pueda que llevaría a la ruptura y a la contradicción en el seno de la familia costarricense.

La primera decisión, tal vez la más importante que debemos tomar hoy como país es cuál será la actitud frente a los ajustes que tenemos por delante que debemos adoptar. La respuesta a esta pregunta será la que finalmente definirá cómo saldremos de la pandemia.

Esta decisión de actitud debe ser la que le dé margen al gobierno y a los diputados y a las diputadas para adoptar las medidas que necesita el país, poniendo la responsabilidad de primero, y no la presión de grupos o las amenazas políticas de cara al proceso electoral que se avecina.

Es momento de unirnos, de dejar las divisiones internas a los partidos o las divisiones nacionales.

Frente a las decisiones y acciones por adoptar, cada uno de nosotros debe ponerse la mano en el corazón y decir qué voy a poner yo para solucionar esto, en vez de empezar diciendo por qué soy excepcional y porqué me deben dejar exento.

Estamos frente al dilema planteado por el presidente Kennedy cuando dijo: “No preguntes qué puede hacer tu país por ti, sino qué puedes hacer tú por tú país”.

Así como en materia de salud luchamos con todo para que nuestro sistema hospitalario no se sature, como dolorosamente lo vemos visto en países hermanos, y así como aplicamos toda la solidaridad y el despliegue institucional para proteger a las comunidades más afectadas, así debemos aplicar nuestra humanidad y solidaridad para las medidas económicas y sociales que adoptemos.

He comenzado un diálogo con los diputados jefes de fracción en este sentido. También lo haré con los sectores sociales.

Es necesario que nos unamos, sin unión no habrá un buen futuro. O nos unimos o nos hundimos. Mientras haya solidaridad, habrá esperanza.

No me cabe ninguna duda, ninguna, de que podremos salir adelante.

Muchísimas gracias y cuídense mucho».

Fuente: El País.cr

CMI

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll to top
Close