México entre reapertura económica y la Covid-19

0
688

México. México llegó al pico de contagio de la pandemia la Covid-19, que puede extenderse hasta el 20 de mayo o más, lo cual aplazaría los planes de reabrir de forma paulatina la economía y la reanimación de espacios públicos.

Si bien la sicosis social es siempre una preocupación expresada por el gobierno y una parte de su propaganda en los medios, sobre todo en la televisión, va encaminada a mitigar la ansiedad de la población, la amenaza de un rebrote por levantamiento anticipado de las medidas de protección siempre está presente.

Es el caso de las decisiones que obligatoriamente el gobierno tiene que tomar respecto de la reapertura económica y las presiones cada vez más fuertes que está recibiendo de los sectores productivos y de los servicios, desesperados por el reinicio de la actividad.

Las presiones más evidentes son las que provienen de las cientos de maquiladoras estadounidenses asentadas en la región norte del país como Baja California, Sonora, Chihuaha, Coahuila, Nuevo Léon y otros, en especial las de la industria automotor.

El gobierno mexicano planteó comenzar a reabrir de forma racional y paulatina una buena cantidad de municipios en todo el país a partir de mañana domingo si cumplían requisitos como estar libres de casos de la Covid-19 y no ser fronterizos con otros contaminados.

De forma general, el 17 de este propio mes se harían otras liberaciones, y finalmente el 30 de mayo la relajación de las medidas de confinamiento sería total, pero ese esquema está alterado por la aparición tardía del pico de contagio en más de 48 horas, lo cual no significa un agravamiento de la epidemia.

Esto último desespera a los dueños de maquiladoras de automotores en el norte mexicano porque una tardanza en la reanudación de la actividad les rompe el cronograma sincronizado con las matrices en Estados Unidos que tienen programado reabrir la industria el 17 de mayo, pero sin las piezas y partes que suministra México no lo podrán hacer.

Las grandes transnacionales del automóvil solicitaron al presidente estadounidense, Donald Trump, su mediación ante México para que adelante la suspensión de la parálisis en la industria bajo el argumento de que la patronal puede tomar por sí misma medidas para evitar rebrotes de la pandemia, lo cual no convence a la Secretaría de Salud.

Sin lugar a dudas, acceder sería caminar por el filo de la navaja, pues desde el punto de vista científico en México no hay condiciones todavía para la reapertura, aun cuando hay conciencia de que es un paso ineludible si se desea no seguir ocasionando más perjuicios a la economía.

La gran disyuntiva para México es la más simple de todas: sí o no. Es decir, abrir o no abrir la industria, sobre todo en una región en la que el único estado que está en el momento crítico de la epidemia es Baja California, uno de los que registra mayor cantidad de contagiados y decesos en el país.

Los demás irán llegando a ese punto crítico, exactamente cuando las maquiladoras deben estar en pleno apogeo productivo y sus plantas con mayor cantidad de empleados agrupados en los talleres.

Cosa que viola todos los protocolos de la diplomacia, el embajador de Estados Unidos en México, Christopher Landau, cuestionó públicamente al gobierno al calificar de falta de definiciones su criterio para restablecer las cadenas de suministro en el marco del cierre de actividades por la pandemia de la Covid-19. El diplomático dijo que ‘Estados Unidos siempre ha sido claro en que, cuando se establecen reglas y una empresa privada llega para invertir, tienes que respetar esas reglas, no puedes estar cambiándolas’.

Landau ni siquiera hizo mención a la cantidad de decesos en su país y en México por el SARS-CoV2, ni admitió el macabro cálculo de su presidente, Donald Trump, sobre la cantidad de muertos que de forma indefectible causará una apertura apresurada de la planta industrial y las consiguientes actividades sociales masivas, como advierte la Organización Mundial de la Salud.

Fuente: PL.


Ministerio de Turismo de Cuba


Banco Ficosah


Avianca


INOR


Ciengo Montero


Heberprot

Leave a reply

*