Evitando el dolor gracias a los avances médicos

1
1912

Instituto de Gastroenterologa

Al padecer una enfermedad o sufrir un accidente nos enfrentamos a la recuperación que puede estar acompañada de dolor.  Siendo este muchas veces molesto, interfiere con nuestro diario vivir e inclusive puede ser incapacitante. La medicina ha dado una importancia merecida al manejo del dolor, desarrollándose como una especialidad médica, tal como indica el Dr. Stanley Wu Tai, Anestesiólogo y Algiólogo (Especialista en el manejo del dolor) del Hospital Paitilla.

La Asociación Internacional para el Estudio del Dolor define el dolor como: “una experiencia sensorial y emocional desagradable que se relaciona con daño tisular real o potencial, o que se describe en términos de ese daño”. Esta definición destaca la importancia de los componentes físicos, psicológicos, emocionales, y subjetivos del dolor, implicando su impacto en la calidad de vida a nivel global. 

Tal relevancia ha adquirido el tema de dolor que, en la Asamblea Mundial de la Salud celebrada en mayo de 2019, la Organización Mundial de la Salud (OMS) presentó en su última revisión de la Clasificación Internacional de Enfermedades, un nuevo sistema de categorización para el dolor crónico, considerándose como una verdadera enfermedad que necesita tratamiento.

Diferentes tipos de dolor – Dolor crónico

El dolor podemos clasificarlo desde un punto de vista de tiempo, y por lo tanto un dolor crónico es aquel dolor que persiste por más de 3 meses.

Hay algunos factores que pueden influir en las causas del dolor crónico, tales como la historia previa de familiares con dolores crónicos (como antecedentes de algunas enfermedades), factores físicos como lesiones por accidentes (como los accidentes automovilísticos), enfermedades (artritis o enfermedades de la columna vertebral – lumbalgia, cervicalgia).  También, los factores como el aspecto emocional, tales como los pacientes con componentes de depresión están más predispuestos a desarrollar dolores crónicos.  

Tipos de dolor crónico

●Dolores generalizados – Por ejemplo, fibromialgia

●Síndrome doloroso regional complejo

●Cefaleas o dolores orofaciales

●Dolores primarios viscerales: Por ejemplo, colon irritable

●Dolores músculo-esqueléticos

Dentro de las causas del dolor crónico es importante determinar si el dolor es o no de origen oncológico (cáncer).

Tratamiento

Para determinar un tratamiento se busca la causa o el origen del dolor, para posteriormente realizar un abordaje inicial con medidas farmacológicas y no farmacológicas.  

●Farmacológicas: Dentro de la medicación siempre se ha manejado con anti-inflamatorios no esteroideos (Aines), relajantes musculares, neuromoduladores, antidepresivos o anticonvulsivantes y opioides.   No obstante, muchos de los pacientes no toleran la medicación ya sea por sus efectos no deseados o adversos, o porque presentan alergias a los mismos.  

●Dentro de las no farmacológicas:

Se encuentran las terapias físicas y ocupacionales, ejercicios de estiramiento (ejercicio en piscina, yoga o pilates), cambios o corrección de los hábitos posturales.

Intervenciones mínimamente invasivas: Dependiendo de la causa se puede realizar un bloqueo nervioso diagnóstico – pronóstico como mecanismo para el manejo del dolor y otras intervenciones mínimamente invasivas sin llegar a una cirugía abierta. 

Vemos la aparición de clínicas especializadas en el manejo y alivio del dolor.

“La Clínica de Alivio del Dolor ha sido un apoyo y soporte tanto para los pacientes como para el equipo médico tratante, ya que provee un auxilio en el manejo integral del paciente desde el punto vista físico, emocional y psíquico”, informó el Dr. Wu. “Se maneja de una manera protocolizada y conjunta con todo el personal médico, enfermería, psicología e inclusive apoyo del equipo de trabajo social para conocer el entorno familiar que presenta el paciente”.

Dolor Oncológico

Según estudios, el 55% de los pacientes con cáncer han experimentado dolor de moderado a severo y de éstos solo el 42% recibió tratamiento farmacológico para el mismo. El crecimiento tumoral afecta y lesiona tejidos circundantes provocando dolor. A medida que el tumor crece, puede presionar nervios, huesos u otros órganos. También es posible que el tumor segregue sustancias químicas que pueden provocarlo. O bien, la reacción del organismo a las sustancias químicas produce dolor.

Entre los tratamientos para el manejo del dolor oncológico existen varias formas. Una de ellas consiste en eliminar la causa del dolor mediante cirugía, quimioterapia, radiación u otro tratamiento.

Si esto no es posible, los analgésicos generalmente pueden controlar el dolor. Algunos de estos medicamentos son:

●Analgésicos no esteroideos, tales como aspirina, paracetamol/acetaminofén e ibuprofeno

●Medicamentos opioides débiles (derivados del opio), como la codeína

●Medicamentos opioides fuertes, como la morfina, oxicodona, parches de fentanilo

Algunos medicamentos vienen en tabletas o líquidos para ingerir; otros se disuelven rápidamente en la boca. Puedes recibir algunos medicamentos a través de una vena (aplicación intravenosa), por debajo de la piel (inyectables); por medio de supositorios rectales; o mediante el uso de parches cutáneos.

Otros medicamentos que se utilizan para tratar el dolor oncológico son los antidepresivos, los medicamentos anticonvulsivos y los esteroides.

Además, existen tratamientos especializados, como bloqueos nerviosos, que consiste en la inyección de un anestésico local en un nervio o alrededor de este. El bloqueo evita que los mensajes de dolor que viajan a lo largo de esa vía nerviosa lleguen al cerebro.

Otras terapias, como la acupuntura, acupresión, masajes, fisioterapia, la relajación, la meditación y la hipnosis pueden ser de ayuda, concluyó el Dr. Stanley Wu.

¿Se puede recuperar definitivamente un paciente con un dolor crónico?

“¡Claro!  La idea es tratar de ver primeramente la causa y dar con un diagnóstico certero de la causas y factores que ha desencadenado este tipo de dolor crónico. Hoy en día se puede ir dando manejo del dolor utilizando diferentes procedimientos mínimamente invasivos, que va desde los bloqueos e infiltraciones, como la utilización de ablaciones por radiofrecuencia de nervios sensitivos, además del auge las diferentes terapias regenerativas (ortobiología) en las diferentes estructuras ligamentosas, tendones y cartílagos”. 

El tratamiento debe complementarse con el equipo de Medicina Física y Rehabilitación, junto al equipo de fisioterapia y terapia ocupacional para apoyar en el manejo integral y proveer una recuperación satisfactoria del mismo.

Es importante recalcar que, aunque hay casos que se recuperan definitivamente, existen situaciones en las que solo es posible mitigar el dolor, ya sea porque hay un daño irreparable o la causa subyacente es una enfermedad crónica o progresiva, es por esto que la clínica no solo se enfoca en tratamiento definitivo de dolor sino también en llevar alivio, soporte y acompañamiento en los distintos padecimientos que provocan dolor. “Si no te puedo curar, me comprometo a estar para aliviar”.

Fuente. Hospital Paitilla


Grupo de Turismo Gaviota


Hard Rock Hoteles


Ministerio de Turismo de Cuba

Leave a reply


Ciengo Montero


Servicios Mdicos Cubanos