Cuarenta mil trabajadores en Panamá han retornado a sus puestos de trabajo

Panamá. Miles de trabajadores han empezado a retornar a sus puestos de trabajo en medio de estrictos protocolos de bioseguridad, para evitar la propagación del virus que produce la covid-19, preservar la salud y evitar un rebrote.

Tras cinco meses de que el gobierno declaró el estado de emergencia nacional por la incursión de la mortal enfermedad que provocó la suspensión temporal de 277 mil contratos, el Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral (Mitradel) registró que se han reactivado 40,068 empleos.

La reapertura de otras actividades económicas estimuló 1,165 empleos, sobre todo en la provincia de Panamá y Colón. Hace cuatro días –17 de agosto de 2020– las organizaciones no gubernamentales, la venta de autos nuevos, los salones de belleza, las barberías, el comercio al por menor y algunos proyectos de construcción privados reactivaron sus actividades, pero con restricciones de movilidad.

Las cifras del Mitradel desglosan que a raíz de la última medida de apertura económica se reactivaron 757 puestos de trabajo en Panamá, 158 en Colón, 51 en San Miguelito, 48 en Chiriquí, 37 en Coclé, 33 en Panamá Oeste, 17 en Los Santos, 14 en Veraguas y 3 en Darién. A través de la sección de reactivación de contratos, en la página digital www.mitradel.gob.pa, las empresas deben reportar el regreso de los trabajadores.

El Mitradel ha insistido en que la suspensión de los contratos laborales busca salvaguardar los puestos de trabajo y evitar despidos masivos en las empresas que tienen cuatro meses cerradas y presentan falta de liquidez y capital por los efectos de la pandemia.

Cuarenta mil trabajadores han retornado a sus puestos de trabajo

Los indicadores económicos estiman que al cierre de 2020, el desempleo en el país alcanzaría las 400 mil personas, lo que representa entre un 20% y 25%. Al mismo tiempo, se espera que la informalidad se incremente un 10% para alcanzar un 55%.

“Obviamente es una situación inédita; ninguna parte del mundo pudiera estar preparada para un escenario como el que estamos viviendo en estos momentos”, señaló Zaritma Simón Rodríguez, directora nacional de Empleo del Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral (Mitradel), quien añadió que se está haciendo un esfuerzo a nivel interinstitucional para atender a estos cientos de miles de ciudadanos que se han visto afectados por la cuarentena.

René Quevedo, consultor empresarial, estima que la pandemia ocasionará la pérdida de 300 mil empleos en 2020, llevando a las personas ocupadas a las estadísticas del año 2012 (1,621,139 mil trabajadores), lo que ocasionará una catástrofe laboral y desencadenará las condiciones para una crisis social sin precedentes.

El consultor agregó que el 86% de la pérdida de empleos relacionada con la pandemia se producirá en los sectores de comercio, industria, logística, hoteles y restaurantes, amenazando también a los trabajadores informales de los sectores que suman 386,411.

Los puestos amenazados por la pandemia representan la mitad de la población ocupada a agosto de 2019, en los siete sectores más afectados, que eran 943 mil personas.

Quevedo concluyó que la reapertura de algunas actividades representan un paso en la dirección correcta. Sin embargo, la economía no se va a reactivar sin consumo, que dependerá de la flexibilidad de los horarios de movilidad.

Consecuencias sociales

La crisis económica como resultado de la pandemia traerá consigo otros problemas sociales. El investigador social Gilberto Toro aseguró que el estrés económico impactará en el núcleo familiar y en la criminalidad.

La pérdida de empleos, la reducción de salarios y de la calidad de vida puede conllevar a la descomposición de la familia. “Si no se está de acuerdo con el estilo de vida, puede darse un confrontamiento entre las personas que habitan en una residencia… Muchas personas acorraladas por la situación deciden quitarse la vida”, añadió.

La criminalidad, sin duda, aumentará, pronosticó. Las personas intentarán subsistir y para hacerlo buscarán cualquier alternativa. “Se las van a ingeniar para alcanzar su antiguo estilo de vida. Aumentará el narcotráfico y sus secuelas”.

Los narcotraficantes promoverán las drogas como un relajante mental, lo que conllevará a un aumento de los consumidores, que buscarán los recursos para satisfacer su necesidad.

El gobierno tiene que apuntar a mejorar las condiciones de vida de la población para evitar que se formen movimientos para fomentar todo tipo de protestas.

“Los reclamos sociales, que en un principio eran tímidos, se incrementarán y se convertirán en el día a día, y no se detendrán hasta que se encuentre una vacuna”, advirtió Toro.

El investigador social señaló que si las personas se percatan de que juntos son más fuertes, se van a integrar a las luchas sociales y se convertirán en los principales críticos del gobierno, sobre todo si solo se responde a sus necesidades con paliativos.

La pandemia del coronavirus ha expuesto que el sistema económico y social del país está en decadencia, por lo que podría ser un buen momento para hacer cambios sustanciales que conlleven a un nuevo modelo “económico y social”, ha señalado la Federación de Cámaras de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá (Fedecámaras), que emplea a más de 200 mil trabajadores cuyos salarios se traducen en $1,3 billones anuales, y las contribuciones tributarias directas se calculan en $983 millones anuales.

PANDEMIA

La reactivación de puestos laborales en cifras

386 mil son los trabajadores informales

40 mil personas han retornado a sus puestos de trabajo desde el inicio de la reactivación

1,165 empleos se reactivaron desde el lunes 17 de agosto

Fuente: La Estrella de Panamá.

Renace

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top
Close