Asegura Comandante Daniel Ortega que la mejor manera de controlar esta pandemia es haciendo un esfuerzo mundial común

0
423

Tigo Guatemala

Nicaragua. La mejor manera de controlar la epidemia que azota al mundo entero, y las próximas que puedan venir, es haciendo un esfuerzo común, trazando políticas que le den seguridad y salud a los pueblos del mundo, reflexionó el Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega, en el acto por el 41 aniversario del glorioso Ejército de Nicaragua.

“Hay que cambiar el modelo económico, social, político, partiendo del principio del comercio justo, del respeto a las asimetrías entre las diferentes economías y al contribuir a que las economías de los países en vías de desarrollo se fortalezcan. Entonces nos estaremos protegiendo todos porque el virus puede aparecer en cualquier parte del mundo”, aseguró Daniel.

En su intervención en el acto, que estuvo presidido también por la Vice Presidenta Compañera Rosario Murillo y los principales dirigentes del Ejército de Nicaragua, el Comandante Daniel se refirió a los momentos difíciles y trágicos que vive hoy la humanidad entera. Es una tragedia que no es la que históricamente han sufrido los pueblos en vías de desarrollo: epidemias, desastres naturales, migraciones, muertes por hambre o por enfermedades controlables, una vez más se ha impuesto “la política del egoísmo, del capitalismo salvaje, donde no hay corazón, lo que hay es venta de servicios médicos”.

Remarcó que incluso, en países desarrollados, si no tienes dinero para pagar o un seguro privado, no se puede acceder a servicios de salud.

“En Estados Unidos, por increíble que parezca, hay millones de desempleados desde antes de la pandemia que deambulan en las grandes ciudades”.

Por eso, dijo, esta tragedia no es de ahora, no la ha provocado la pandemia. En ese sentido se refirió a lo que viviera y luego plasmara Rubén Darío en su poesía. El Poeta “se admiró cuando vio los grandes edificios, pero lo aterró la pobreza y la miseria en medio de una ciudad de supuesta opulencia».

Esta pandemia lo que ha hecho es sorprender, justamente, a los países más desarrollados, quienes se consideraban, por su riqueza material, desarrollo económico y potencial militar, libres de cualquier peligro de ese tipo, afirmó.

“Pensaban que esas pandemias solo podían afectar y matar millones de gente en países latinoamericanos, africanos o asiáticos, como históricamente ha sucedido. Pero esos países tan ricos y prepotentes, con riqueza que los llena de soberbia, les cuesta entender que no hay riqueza que valga frente a epidemias”.

Consideró Daniel que este es el momento en el que tiene que tomarse una conciencia mundial.

Naciones Unidas, recordó, estará sesionando por su 75 aniversario y el tema central será el de la pandemia. “No existe un entendimiento, unidad, racionalidad entre los países desarrollados para enfrentar esta pandemia y para defenderse ellos mismos y contribuir a que podamos defender nosotros a nuestros pueblos”, subrayó.

No podemos desconocer —afirmó— que como resultado de las políticas que se venían aplicando, alguna cooperación ha brindado a los pueblos con mayores dificultades para defenderse de esta pandemia. “Agradecemos y reconocemos esta colaboración. Pero todos sabemos la solución la tienen que crear y encontrar esos países desarrollados. Tienen que estar totalmente convencidos de que por muy poderoso que sea una nación, si no hay un cambio radical en el modelo de desarrollo económico social, que ponga en primer lugar la salud y la asegure para todos los ciudadanos, puede aparecer otro virus y provoca igual o mayor daño que el actual”.

En otra parte de su discurso, Daniel recordó que en la región centroamericana se han presentado algunas situaciones complejas con afectaciones a la economía, como la provocada cuando se produjo la parálisis en la frontera sur y quedó congestionado todo el transporte comercial, de alimentos, medicamentos e insumos que se intercambian entre los países de la región. “Pero al final se tomaron acuerdos y se logró resolver los problemas”, afirmó.

Por ello, remarcó, no podemos confiarnos y pensar que ya se acabó la pandemia. “Debemos seguir las indicaciones del sistema de salud y continuar con las medidas que se orientan”.

Esa es la ruta que tenemos que seguir construyendo. “Los momentos difíciles acercan a los seres humanos. Hoy más que nunca tenemos que acercarnos los nicaragüenses para trabajar, producir, mejorar las condiciones de la economía, construir más hospitales, carreteras, caminos, puentes. No podemos dejar de trabajar porque somos un pueblo que depende del trabajo por cuenta propia, que es el pilar fundamental de la fuerza productiva del país”.

Fuente: La Voz del Sandinismo.


Irtra


Trecsa


INOR

Leave a reply


Ciengo Montero


Heberprot