Aprueba la Asamblea Nacional Ley de Regulación de Agentes Extranjeros

0
368

Nicaragua. La Asamblea Nacional de Nicaragua aprobó este jueves con 70 votos a favor la Ley de Regulación de Agentes Extranjeros, que garantiza la seguridad del Estado y que fue dictaminada favorable por la Comisión Económica del legislativo.

Con esta legislación queda establecido el marco jurídico de regulación a las personas naturales o jurídicas que respondan a intereses y financiamiento extranjero, y lo utilicen para realizar actividades que deriven en injerencia de gobiernos u organizaciones extranjeras en los asuntos internos de Nicaragua, poniendo en riesgo la seguridad del Estado.

El diputado José Figueroa, vicepresidente de la Comisión Económica de la Asamblea Nacional, explicó que Nicaragua, al igual que otras naciones de la región latinoamericana y caribeña, ha estado expuesta a ataques, intervenciones e injerencias a lo largo de su historia. “En estos acontecimientos históricos se han empleado diversos métodos e instrumentos incluso la intervención armada, el financiamiento de distintos grupos, la opresión o influencia a través de otros países entre otros», expresó

El ejemplo más claro de estos hechos a los que Nicaragua ha sido sometido está reconocido en la sentencia de la Corte Internacional de Justicia de La Haya el 27 de junio de 1986, sobre el caso de las actividades militares y paramilitares en contra de Nicaragua, basado en actividades violatorias del derecho internacional y que hizo énfasis en el principio fundamental de no intervención de un Estado con respecto a los asuntos de otros. Así como el respeto de la soberanía, integridad territorial y la independencia política de cualquier otro estado al señalar que los Estados deben observar ambos principios al saber en uso de la fuerza y de no intervención en interés de la paz y el orden de la comunidad, añadió.

En el marco del Estado Social de Derecho que rige Nicaragua se aprobó la Ley.

El artículo constitucional número 1 se reconoce la independencia, soberanía y autodeterminación como derecho irrenunciable de la nación. Además, señala que toda injerencia en los asuntos internos y cualquier otro intento de menoscabar eso derecho atenta contra la vida del pueblo, siendo un deber de los nicaragüenses preservar y defender estos derechos este precepto constitucional y está en armonía con el eje de seguridad soberana del Plan Nacional de Desarrollo Humano que dice promover y preservar la estabilidad la seguridad, el progreso y la paz del pueblo nicaragüense.

Regulación de actividades que pueda derivar de injerencia en los asuntos internos nuestro país o en la comisión de delitos vinculados con el lavado de activos y financiamiento al terrorismo y proliferación de armas, que tienen consecuencia en la seguridad y en el sistema económico político y social de la nación.

El objetivo que persigue esta ley con la regulación de las personas naturales o jurídicas que respondan a intereses y financiamientos extranjeros es mejorar el marco jurídico existente, a fin de contrarrestar las actividades que deriven en la injerencia de gobiernos u organizaciones extranjeras en asuntos internos y externos del país, que atenten contra la seguridad soberana de Nicaragua

La figura del Agente Extranjero no debe entenderse como término peyorativo en tanto al desarrollo de esta actividad enmarcada en la legalidad, es un derecho que tienen las personas naturales y jurídicas dedicadas a la realización de una actividad o prestación de un servicio a personas naturales, gobiernos y organizaciones extranjeras. Por tanto esta ley lo que pretende es conocer quienes se dedican a esta actividad, con el fin de llevar un registro que permita evitar que los recursos financieros o activos recibidos por estos sean destinados para ejecutar actos que atenten contra el interés superior y el bien común, así como los principios de independencia, soberanía nacional y autodeterminación de nuestro país.

Ley para mayor seguridad

Se crea un registro de agente extranjero que estará a cargo del Ministerio de Gobernación, a través del órgano destinado para tal fin, en dicho registro debe de inscribirse todos los sujetos obligados que señala esta ley, y brindar la información necesaria para el cumplimiento de la misma.

La Ley no es restrictiva en cuanto a la recepción de recursos financieros de origen extranjero, por cuanto no limita a que personas naturales o jurídicas que actúan como agentes extranjeros puedan percibir, más bien abona a la transparencia y publicidad del destino y uso de los mismos, por cuanto que la obligación del agente extranjero es informar de estos recursos.

Así mismo la Ley respeta el derecho de libertad, de sucesión constitucional de los nicaragüenses, normando que este derecho se realice en estricto respeto del principio de legalidad contenidas en las leyes que determinan la Constitución, regulación, control y supervisión de las organizaciones sin fines de lucros.

 Contribuye con el papel del Análisis Financiero en la lucha contra el lavado de dinero y financiamiento al terrorismo, ya que el Ministerio de Gobernación como autoridad competente del registro de agente extranjero deberá brindar información a esa institución cuando el manejo de recursos financieros y activos de los sujetos obligados pudieran indicar la realización de actos contrarios a la legislación vigente, lo cual es concordante con lo preceptuado en la ley 976 ley de la Unidad de Análisis Financiero.

La regulación de las personas jurídicas refuerza la transparencia, integridad y confianza pública en la generación y manejo de los recursos financieros y activos que reciben del extranjero, así como el financiamiento de sus actividades en el país.

El Ministerio de Gobernación desarrolla de buena manera su rol supervisador y garantiza que el destino y uso de estos recursos se corresponde con el marco vigente y con los fines y objetivos para los cuales fueron creadas estas organizaciones.

No sé está tipificando nuevos delitos, por cuanto esta ley no tiene carácter punitivo, sino que el objeto es regular a este segmento de sujetos obligados que desarrollan actividades legítimas como agentes extranjeros, creando para ellos un registro y las obligaciones de informar cualquier conducta contraria a los intereses supremos de la nación, del bien común, la paz, la tranquilidad y la seguridad de la familia nicaragüense.

Se propicia un ambiente de estabilidad y seguridad jurídica para las empresas productivas, comerciales, fábricas industrias y las inversiones, ya que quedan fuera del ámbito de aplicación de las personas naturales o jurídicas dedicadas a desarrollar estas actividades, respetándose también los compromisos contraídos con Nicaragua en acuerdos o tratados comerciales y los futuros a suscribir, con lo cual se cumple con el precepto consagrado en el artículo 100 de la Constitución Política, que establece la obligación que tiene el Estado de garantizar las inversiones nacionales y extranjeras, que contribuyan al desarrollo económico y social del país.

Ley preserva la paz y tranquilidad de las familias nicaragüenses

«Hay un enfoque de nuestros hermanos de la derecha muy mal, los nicaragüenses que amamos Nicaragua estamos también dispuestos a luchar por cualquier injerencia extranjera en los asuntos de Nicaragua. Somos un país libre, un país autónomo, independiente, la soberanía nacional reside en nuestros pueblos y nosotros estamos en la obligación de defender contra cualquier ataque a la soberanía o violación a la soberanía, ya es independencia esto, es derecho humano, no tiene esta ley más que decirles a estas personas naturales o jurídicas que están en nuestro país, o que representa al extranjero, hay gobiernos o empresas que vengan registrarse en el registro del Ministro de Gobernación, queremos saber cuánto existe, aquí va usted a declarar y si recibe recursos del exterior, pues aquí se va a decir para que quiere esos recursos. ¿Será eso violar los derechos humanos de los nicaragüenses o de cualquier persona?, es orden, en muchos países de Europa, en el mismo Estados Unidos existe la Ley que controla y registra estos asuntos», mantuvo el diputado Filiberto Rodríguez, presidente de la Comisión de Gobernación.

«Yo celebro este día porque tenemos una deuda con nuestro pueblo y con las familias nicaragüenses, en el sentido de que ya bastante tarde estamos legislando en este aspecto, porque la independencia y la defensa de la soberanía y la autodeterminación de la República de Nicaragua son derechos irrenunciables del pueblo. Y en este sentido esta materia de la aprobación de esta Ley ha sido una materia pendiente que otros países como el bloque de Europa, México, Estados Unidos tienen una ley por más de 80 años atrás y nosotros estamos honrando, cumpliendo al pueblo de Nicaragua legislando hoy en esta materia», enfatizó la diputada Irma Dávila, presidente de la Comisión de Justicia.

«En este sentido, no es un tema nuevo, lo que pasa es que cuando el tigre está herido, el tigre tira manotazos para todos lados y no sabe ni para dónde lo está tirando. Y eso es lo que está sucediendo ahorita, el tigre está herido y está tirando manotazos por lo tanto en nuestro país para algunos que han venido desestabilizando, pretendiendo robar la paz y la tranquilidad de las familias nicaragüenses, quieren seguir con esas desfachateces porque se roban el dinero que entra, se sacan las mantillas al sol, hacen escándalo y ahora vienen a satanizar esta ley. No sé de qué tristezas hablan del pueblo nicaragüense, yo no sé quiénes son los que están tristes, porque el pueblo de Nicaragua está alegre, porque este Gobierno del frente sandinista presidido por el comandante, Daniel Ortega y la compañera Rosario Murillo ha sacado a más de la mitad de las familias nicaragüenses de la pobreza y la extrema pobreza», agregó Dávila.

La legisladora, afirmó que esta ley no es de persecución, no es penal, es una ley de carácter administrativo, porque todo aquél que es agente extranjero natural o jurídico debe registrarse.

Mentiras que dicen opositores

El diputado Carlos Emilio López, de la bancada del FSLN refutó todas las falsedades que ha generado la oposición en torno a esta Ley.

Se ha dicho que la Ley de Regulación de Agentes Extranjeros contradice la Constitución Política. La verdad es que esta ley es totalmente coherente, consonante y armónica con lo que establece la Constitución Política de Nicaragua, en cuanto a sus preceptos, sus principios, sus derechos y garantías consignadas en la Constitución.

Esta es una ley de la soberanía nacional, es la ley de la dignidad nacional, no contradice en lo absoluto la Constitución Política.

Igualmente refutó afirmaciones de que la ley violenta normas internacionales. Falso de toda falsedad, la verdad es que esta ley es coherente con el derecho internacional, es coherente con los instrumentos jurídicos internacionales. Esta ley no infringe en ningún punto, tratados internacionales, por el contrario, es totalmente armónica con los instrumentos jurídicos que reconocen los derechos colectivos, lo que se conoce hoy en la modernidad como los derechos de tercera generación, los derechos de solidaridad o los derechos de los pueblos.

También se pretende afirmar que esta ley es en contra de las organizaciones no gubernamentales, lo cual es falso. La legislación, en lo absoluto, afecta a las asociaciones sin fines de lucro en Nicaragua, que promuevan el desarrollo de Nicaragua, el desarrollo en lo social, en lo económico, en lo comunitario, en las organizaciones gubernamentales que promuevan la mejoría de las condiciones de vida de la niñez, de las mujeres, de la juventud de los pueblos originarios y afrodescendientes, de las personas con discapacidad y de cualquier otro sector. Esta ley no limita, no inhibe, no restringe la actuación de las organizaciones no gubernamentales, está concentrada en promover el desarrollo y los derechos humanos.

Las ONG’S podrán recibir fondos, pero no podrán ser utilizados para promover odio, la destrucción, el caos, no pueden ser utilizados como mecanismos para alterar la paz, la armonía y la tranquilidad de las familias nicaragüenses.

 La ley tampoco afecta las remesas, como tampoco los acuerdos o tratados comerciales vigentes ni futuros, así como tampoco inversiones extranjeras. También se exceptúan pensionados extranjeros que residen en Nicaragua, personas que reciben remesas familiares, empresas productivas o comerciales con filiales en el país, así como fabricas o supermercados de inversión extranjera.

El presidente de la Comisión Económica, diputado Wálmaro Gutiérrez, enfatizó que es la primera vez que el Estado de la República de Nicaragua y un Parlamento Nacional materializan en el ordenamiento jurídico interno el principio de seguridad soberana, el principio de autodeterminación y el principio de no intervención.

«Nosotros teníamos una deuda pendiente, teníamos una asignatura pendiente con el pueblo de Nicaragua, porque tuvimos que esperar décadas para poner en el tapete de este magno plenario la discusión sobre si Nicaragua tiene o no el derecho de tener una ley de Regulación de Agentes Extranjeros como la tienen la mayoría de Estados modernos en este planeta», expresó Gutiérrez.

Fuente: La Voz del Sandinismo.


Ministerio de Turismo de Cuba


Banco Ficosah


Tigo Guatemala


INOR


Ciengo Montero


Barcelo Guatemala City

Leave a reply

*