Tigo Guatemala

¿Qué se busca con Cuba?, cuestionan medios de comunicación de EE.UU.

¿Qué se busca con Cuba?, cuestionan medios de comunicación de EE.UU.

Cuba. Las medidas de Estados Unidos tras los incidentes de salud reportados
por diplomáticos norteamericanos en Cuba buscan revocar las políticas
pronormalización de la administración previa, indicó un artículo
publicado recientemente en The Hill. El trabajo de opinión, uno de los varios
textos que en estos días analiza los recientes anuncios de Washington
sobre la isla caribeña, sostiene que los pasos del Departamento de
Estado persiguen mucho más que proteger a los ciudadanos
estadounidenses.

Según el material, la Casa Blanca y sus aliados en el Congreso a favor
del bloqueo a la nación antillana han aprovechado oportunistamente las
“misteriosas enfermedades que afectan a los diplomáticos
estadounidenses” para dar marcha atrás al camino de acercamiento
abierto por el expresidente Barack Obama.

La retirada de la apertura hacia Cuba alarma a nuestros amigos en las
Américas y cuestiona el valor perdurable de los compromisos
estadounidenses, agregó el artículo, de acuerdo con el cual este
patrón de animosidad imprudente hacia la diplomacia tiene un costo
para la reputación internacional de Estados Unidos.

A su vez, el semanario The Nation señaló que la decisión del
Departamento de Estado de reducir el personal en las embajadas de
ambos territorios y lanzar una advertencia de viaje a los ciudadanos
norteamericanos despertó preocupaciones de que la administración Trump
comenzó un repliegue del acercamiento.

El texto de Peter Kornbluh, director del Proyecto de Documentación
sobre Cuba en el Archivo de Seguridad Nacional de la Universidad
George Washington, recordó que este país dijo mantener relaciones
diplomáticas con la isla y seguir guiado por intereses de seguridad
nacional y política exterior.

Sin embargo, para el investigador abundan las sospechas de que la Casa
Blanca está atendiendo los intereses del senador republicano Marco
Rubio (Florida), “quien ha estado trabajando entre bastidores para
revertir la política hacia Cuba a la agresión de la Guerra Fría”.

Kornbluh llamó la atención sobre el hecho de que los funcionarios
norteamericanos creen firmemente que el gobierno del país vecino no es
culpable de los “ataques” -aunque no está claro que los problemas de
salud fueron realmente causados por tal evento- y han evitado
cuidadosamente acusar a Cuba de generarlos.

A la vez, apuntó que la investigación de las autoridades
norteamericanas está marcada por el secretismo, lo cual agrava la
naturaleza misteriosa del hecho.

En cuanto a los 22 diplomáticos que según el Departamento de Estado
fueron afectados por problemas de salud en la isla, añadió que ninguno
ha sido identificado o ha hablado públicamente sobre el tema.

De acuerdo con el investigador, quizás la voz más significativa a
favor de mantener las relaciones diplomáticas -restablecidas hace solo
dos años- son las mismas personas que la administración Trump dice
tratar de proteger: los funcionarios del servicio exterior.

“A medida que la crisis de salud evolucionó este año, los diplomáticos
afiliados a la embajada de Estados Unidos han dejado claro que quieren
quedarse”, manifestó en su artículo.

También mencionó a la presidenta de la Asociación Estadounidense del
Servicio Exterior, Barbara Stephenson, quien se mostró en contra de
una reducción a gran escala del personal en la misión en La Habana.

La versión estadounidense del portal web The Conversation también puso
en tela de juicio los propósitos de Washington.

El profesor de la American University William LeoGrande sostuvo en ese
medio que hasta ahora las investigaciones en curso no han podido
determinar el autor o el motivo detrás de los aducidos ataques.

“Funcionarios estadounidenses culparon inicialmente a algún tipo de
sofisticado arma sónica, pero los científicos han cuestionado si las
ondas sonoras por sí solas podrían haber producido los síntomas
reportados”, precisó.

“En este contexto, retirar personal estadounidense es, sin duda, una
precaución razonable. Pero, en mi opinión, la expulsión de los
diplomáticos cubanos a pesar de la cooperación de Cuba en la
investigación es infundada y contraproducente”, estimó LeoGrande.

También él mencionó que personal del Departamento de Estado duda que
el Gobierno del país caribeño esté detrás de los incidentes. “No ha
surgido evidencia que implique a funcionarios cubanos, y Cuba está
cooperando con la investigación”.

Sin embargo, dijo, los opositores al acercamiento han aprovechado con
éxito las misteriosas lesiones como una excusa para castigar a la
isla, causando estragos en las relaciones que estuvieron mejorando.

En ese sentido, se refirió tanto a Rubio como a la congresista Ileana
Ros-Lehtinen, quien declaró su satisfacción por la expulsión de
diplomáticos cubanos de esta capital.

Según el investigador, durante los 40 años que ha estudiado las
relaciones entre Estados Unidos y Cuba, ha sido la política interna,
más que los intereses de política exterior, la que a menudo ha
conducido la postura estadounidense, “y creo que eso es lo que está
sucediendo ahora”.

Fuente: PL

Hoteles Cubanacan


Hotel Barcelo Solymar


AMBEV

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada, los campos obligatorios están marcados*

*